7 usos alternativos que le puedes dar a la leche de magnesia

9 febrero, 2018
Además de por su poder antiácido la leche de magnesia también destaca por ser un ingrediente muy adecuado para cuidar la piel y combatir la producción excesiva de grasa

La leche de magnesia, nombre comercial con que se conoce el hidróxido de magnesio, es un producto de venta libre que se emplea para neutralizar la acidez estomacal.

Durante décadas ha sido el antiácido más utilizado, no solo por su eficacia, sino porque se adquiere en cualquier farmacia en presentaciones de comprimidos y líquido.

Si bien es importante usarlo de forma moderada, preferiblemente bajo recomendación médica, no es mala idea tenerlo a la mano en el botiquín.

Y es que, aunque muchos limitan su uso al alivio de problemas gástricos, en realidad se le puede sacar provecho con otras aplicaciones alternativas.

¿Las conoces? Te compartimos las 7 mejores.

1. Combatir la piel grasa

leche-magnesia-piel-grasa

Una de las propiedades más interesantes de la leche de magnesia es que tiene un efecto matificante que ayuda a reducir ese aspecto brillante de la piel debido a la producción excesiva de grasa.

Su composición no altera el pH cutáneo y ayuda a remover las impurezas para evitar la formación de puntos negros o granos de acné.

¿Cómo utilizarla?

  • Sumerge un disco de algodón en el producto y aplícalo sobre la zona T del rostro (frente, mejillas y mentón), que es donde se suele acumular la grasa.
  • Déjalo actuar 20 minutos y enjuaga.
  • Úsala hasta 2 veces al día.

Lee también: 4 mascarillas peel off caseras para piel grasa

2. Tratar las aftas bucales

Las aftas bucales son lesiones dolorosas que pueden perdurar varios días. No obstante, si aplicamos un poco de leche de magnesia sobre su superficie se puede acelerar su recuperación.

Este ingrediente brinda un efecto protector sobre la zona afectada, de modo que evita que se generen infecciones o problemas de mayor cuidado.

¿Cómo utilizarla?

  • Sumerge un hisopo de algodón en leche de magnesia y frótalo sobre el afta.
  • Deja que actúe sin enjuagar y repite su aplicación 3 veces al día.

3. Aliviar las quemaduras solares

leche-magnesia-quemaduras

Los nutrientes contenidos en este producto pueden acelerar la regeneración celular de la piel para curar en poco tiempo las secuelas causadas por las quemaduras solares.

Su uso directo refresca la zona afectada y disminuye la irritación. A su vez, hidrata los tejidos y evita la aparición de manchas o arrugas.

¿Cómo utilizarla?

  • Frota una pequeña cantidad de leche de magnesia sobre la quemadura.
  • Déjala secar durante 20 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Repite su uso todos los días hasta notar una mejoría.

4. Neutralizar el mal olor corporal

Gracias a su composición, la leche de magnesia puede servir para neutralizar esos olores desagradables que suelen aparecer por el exceso de sudor y bacterias.

No es tan agresiva como muchos desodorantes y puede aplicarse sobre pieles sensibles o con tendencia a las alergias.

¿Cómo utilizarla?

  • Sumerge un trozo de algodón en el producto y aplícalo sobre las axilas o los pies.
  • Deja que se absorba sin enjuagar y repite su uso 2 veces al día.

5. Combatir el acné

acne

Por su capacidad para neutralizar el exceso de grasa y bacterias, la leche de magnesia es una solución alternativa para reducir el acné.

Lo más interesante de todo es que limpia los poros obstruidos y ayuda a regenerar la piel inflamada para evitar la aparición de cicatrices.

¿Cómo utilizara?

  • Humecta un bastón de algodón con leche de magnesia y aplícalo sobre los granos de acné.
  • Deja que actúe toda la noche y enjuaga a la mañana siguiente.
  • Repite el tratamiento todos los días hasta dejar el cutis suave.

6. Curar heridas superficiales

La leche de magnesia contiene ligeras dosis de vitamina C que permiten acelerar la recuperación de heridas superficiales. Este nutriente mejora la producción de colágeno y repara las células afectadas por la lesión.

¿Cómo utilizarla?

  • Cubre la herida con una fina capa de leche de magnesia.
  • Déjala expuesta, sin enjuagar, y repite su uso 2 veces al día.

Nota: Evita aplicarla si la herida está abierta.

Visita este artículo: Las maravillosas bondades del magnesio en el cuerpo humano

7. Calmar la dermatitis

Dermatitis

Uno de los remedios alternativos para controlar el picor y enrojecimiento causados por la dermatitis es la leche de magnesia. Sus nutrientes regulan el pH cutáneo y reducen la irritación que caracteriza este problema.

¿Cómo utilizarla?

  • Humedece un disco de algodón con el producto y aplícalo sobre las zonas afectadas.
  • Deja que se seque sin enjuagar y repite su aplicación 2 veces al día.

¿Tienes leche de magnesia en casa? ¿Solo la utilizas como antiácido? Ahora que conoces otros usos, no dudes en aprovecharla al máximo.

 

 

Te puede gustar