7 usos interesantes de la mandarina

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 20 febrero, 2019
Erika Cristina Petit Camargo · 20 febrero, 2019
La mandarina es una fruta excepcional que brinda múltiples beneficios tanto cosméticos como medicinales. Conócelos y no dudes en chuparte esa mandarina.

La mandarina es un cítrico, uno de tantos en este grupo de frutas. Esta vez, vamos a descubrir todos las bondades que esta fruta encierra y que benefician tu salud, por ejemplo, desde sus usos cosméticos, hasta las propiedades medicinales para sanar heridas o incluso para combatir el cáncer.

Ahora, atrévete a conocer los secretos que esta pequeña, apetitosa y nutritiva fruta, esconde bajo la manga (en sentido figurado, por supuesto). ¡No te quedes con la duda! A continuación descubrirás una serie de usos interesantes de la mandarina.

Múltiples usos de la mandarina para el organismo

Es posible que en el momento de pelar la cáscara de una mandarina, sentado en el sofá, o durante la merienda, no te pares a pensar en las interesantes propiedades que este cítrico posee. Sin embargo, puede que sí estés al tanto de su alto contenido en vitamina C, un dato altamente conocido. A continuación, te maravillarás con esta información y usos de la mandarina.

En primer lugar, puedes hidratarte mejor comiendo esta fruta:

  • El cuerpo humano tiene una composición increíblemente alta de agua. La densidad de este elemento en la composición del cuerpo es de alrededor de un 75 hasta un 80 %. Toda una locura, si se tiene en mente que la mayoría de las comidas que ingerimos son sólidas. En el caso de la mandarina, no es distinta.
  • A medida que vamos adentrándonos en el mundo sorprendente de esta fruta, descubrimos que sus usos no solo están reservados a la alimentación.Son conocidas las propiedades de la mandarina para el cuidado de la piel, el cabello.También son conocidos sus beneficios en la lucha, alternativa e indirecta, contra las causas de propagación del cáncer.

La manera en que los componentes de la mandarina actúan en el cuerpo humano, la hacen una fruta excepcional. Recuerda, que la mandarina es abundante en vitaminas A y C. Además, se encuentran repletas de carotenoides.
Por ello, ayudan a combatir enfermedades bastante agresivas.

1. Ayuda a combatir los problemas con el colesterol

Mandarina-efectiva-contra-la-hipercolesterolemia

Las mandarinas están cargadas de una sustancia llamada sinefrina, que sirve para frenar la producción de colesterol y regular el exceso que este tenga para la salud. ¿Cómo funciona? Los antioxidantes presentes en esta fruta son los encargados directos de combatir la incidencia del colesterol malo dentro de las arterias. Por lo tanto, actúan aislándolo y nivelando las cantidades de colesterol bueno en la sangre.
Todo con solo incluir  esta deliciosa fruta dentro de tu dieta diaria.

Visita este artículo: 6 trucos de cocina que te ayudan a reducir el consumo de colesterol

2. Combate el cáncer de hígado

En la larga y ardua lucha que los pacientes tiene que sostener contra el cáncer, las mandarinas tienen algo que aportar y decir. Y es que según evidencia científica, existen componentes propios de los cítricos, más concretamente de la mandarina, que ayudan a combatir algunos tipos de cáncer.

El jugo de mandarina que reciben los pacientes con hepatitis C reduce el riesgo de desarrollar cáncer de hígado. Esto se debe a su alto contenido de criptoxantina beta. Además, las mandarinas tienen un alto nivel de limoneno, que tiene efectos anti-cancerígenos. También ayuda a prevenir el cáncer de mama en cierta medida. Todo siempre apoyado con el tratamiento tradicional contra el cáncer.

3. Mejora el tono de la piel

La piel es la esponja absorbente y delicada de la estructura del cuerpo humano. Las características que encierran los nutrientes de la mandarina involucran dos grandes elementos para poder mejorar el tono de la piel.
En realidad, entre la estética y la salud existe una línea muy fina, pero cuando se trata de cuidar apropiadamente de la piel, ten en cuenta estos dos compuestos: vitaminas C y E.

Proporcionan en gran medida la regulación de la tez, y la reproducción de colágeno necesario para el aspecto delicado y joven de este gran y sensible órgano: la piel.

4. ¡Adiós canas! Sí, también retarda su salida

Mandarina-para-las-canas

¿Cómo es esto posible?  Funciona de esta manera: la vitamina B12 presente en las mandarinas ayuda a ralentizar el encanecimiento del pelo. Si deseas saber cómo aplicar en tu cabello este truco maravilloso, a continuación te dejamos el procedimiento.

Brillo  y rebote:

  • Puede aplicar tópicamente jugo de mandarina para el cabello y enjuagar luego. Brillo y soltura instantánea serán visibles en el pelo.

Las mandarinas son ricas en vitamina E y B12. Estas son extremadamente esenciales para inducir el crecimiento del cabello.

5. Ideal para curar heridas

El aceite que se concentra y desprende la piel de la mandarina es magnífico para curar heridas no profundas en la piel. Las propiedades de la composición química del aceite de cáscara de mandarina tiene efectos útiles en combatir las heridas. Por ejemplo, las desinfecta y ayuda al crecimiento de nuevas células y tejidos para la sanar estas lesiones.

6. En ensaladas, para aumentar la ingesta de nutrientes

Usa-las-mandarinas-al-preparar-ensaladas

Como toda fruta, puede ser vista como un ingrediente más al momento de decidir elegirla como aporte dentro de una ensalada. Así, en personas con deficiencias de vitaminas o con repulsión hacia lo verde, utilizar las mandarinas junto con otros alimentos, como la lechuga, zanahorias o tomates, ayudará a asimilar proteínas y nutrientes esenciales para la salud.

Cualquier estado inicial de deficiencia de vitaminas, se suplirá con inmediatez gracias al consumo de mandarina. En este caso, todo depende de la manera en que la prepares, pero como sucede con muchos otros aspectos, dentro de la cocina reinventarse es parte del éxito.

7. Como desengrasante natural

Usa-el-zumo-de-mandarina-como-desengrasante

Aunque no está relacionado directamente con la salud personal, este uso peculiar de la mandarina tiene una explicación bastante sencilla. Todo se debe al aporte de la vitamina C que compone en gran medida los frutos cítricos. Y es que la grasa común que queda después de haber cocinado con aceite o los residuos pegados en algunas partes de la cocina, se pueden limpiar con zumo de mandarina.

Hay que tener en cuenta que para poder usar esta fruta como desengrasante, se necesitan grandes cantidades de zumo y que la fruta no esté próxima a la madurez.
Por lo tanto, de la misma manera que hace con el colesterol malo en sangre, uno de los componentes de la grasa, las concentraciones de vitamina C  eliminan los residuos que quedan después de cocinar.

Finalmente, ya eres consciente de todos los usos interesantes y beneficios de mandarina. Aplícalos y seguro volverás por más.

  • Liu, Y. , Heying, E. and Tanumihardjo, S. A. (2012), History, Global Distribution, and Nutritional Importance of Citrus Fruits. Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety, 11: 530-545. doi:10.1111/j.1541-4337.2012.00201.x
  • Chemopreventive Agents and Inhibitors of Cancer Hallmarks: May Citrus Offer New Perspectives? (2016). Cirmi S, Ferlazzo N, Lombardo GE, Maugeri A, Calapai G, Gangemi S, Navarra M.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27827912
  • Yamada, T., Hayasaka, S., Shibata, Y., Ojima, T., Saegusa, T., Gotoh, T., Ishikawa, S., Nakamura, Y., Kayaba, K., Jichi Medical School Cohort Study Group (2011). Frequency of citrus fruit intake is associated with the incidence of cardiovascular disease: the Jichi Medical School cohort study. Journal of epidemiology, 21(3), 169-75.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3899405/
  • Yamada, T., Hayasaka, S., Shibata, Y., Ojima, T., Saegusa, T., Gotoh, T., Ishikawa, S., Nakamura, Y., Kayaba, K., Jichi Medical School Cohort Study Group (2011). Frequency of citrus fruit intake is associated with the incidence of cardiovascular disease: the Jichi Medical School cohort study. Journal of epidemiology, 21(3), 169-75.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3899405/