8 actividades en el jardín para pasar tiempo en familia

Te preponemos una serie de diversas actividades para que disfrutes de tus seres queridos en el jardín de tu hogar. El tiempo en familia será, en definitiva, genial. ¡Aprovéchalo!

Seguramente ya habrás escuchado y leído que el tiempo en familia es sumamente importante y, por ende, valioso. No solo porque nos acerca a nuestros seres queridos, sino porque nos fortalece como personas a nivel psíquico, lo cual se traduce en múltiples beneficios en la vida diaria. En vista de ello, te proponemos algunas actividades que puedes organizar en el jardín para pasar tiempo con los tuyos.

La idea es disfrutar en compañía de una o más actividades de una forma simple, que permita que todos se desenvuelvan con espontaneidad y soltura. ¿Por qué esto es tan importante? Muy simple, porque garantiza el bienestar común pero sin descuidar el individual.

8 actividades en el jardín para pasar tiempo en familia

Si en tu casa dispones de un patio al aire libre o un jardín, no dudes en aprovecharlo. Todo ser humano se beneficia de la luz solar, la libertad de movimiento y la amplitud de espacio que ofrecen los sitios abiertos.

Familia en el jardín.

Los médicos señalan que, aunque parezca una cuestión muy simple, brinda mucha vitalidad y placer. Te damos algunas ideas para que las lleves a cabo:

1. Arreglar, podar, y sembrar plantas en el jardín

Evidentemente esta es la primera actividad que se puede realizar en el jardín. Aunque parezca que solo implica labor y esfuerzo, en realidad, también incluye cierta diversión y nos permite conectar con las personas de una forma distinta. Por otra parte, resulta muy educativa, lo cual favorece mucho el desarrollo personal.

Puedes organizar una sesión de jardinería con tu familia y hacer de esta actividad, una verdadera dinámica de grupo. Delega tareas y procura combinar distintos grados de dificultad para que nadie se aburra. Por otro lado, trata de llevar contigo un cronómetro para asegurarte de que ninguna tarea se prolongue demasiado. Una buena idea es hacer una especie de circuito.

A los niños pequeños les puedes delegar tareas como: exploración del terreno, evaluación del estado de las plantas (así ellos te podrán decir cuáles necesitarían más cuidado y cuáles no tanto), así como también puedes encargarles el riego. Al involucrarlos activamente en el proceso, se sentirán valorados y motivados a aprender más y a sentirse a gusto en general.

Por ejemplo, a los mayores les puedes pedir que poden las hojas marchitas, secas o con agujeros hechas posiblemente por bichos. Mientras que, a los más pequeños puedes encargarles que arranquen la maleza (para ello deberás indicarles muy bien cuál es la maleza, para que la identifiquen correctamente y no arranquen todas las plantas que vean a su paso).

Al final, pueden compartir una pequeña merienda como premio. Un granizado de frutas o una limonada bien fría son opciones excelentes.

Ver también: 14 mini jardines urbanos para darle armonía a tu balcón

2. Una comida especial

Las comidas al aire libre se disfrutan de una manera muy especial. En este sentido, nosotros somos quienes decidimos qué es lo que queremos y cómo lo queremos: una parrillada, una barbacoa, un almuerzo, un picnic, una merienda surtida, una sesión de mini postres… Las opciones son muchas. Lo mejor de este tipo de actividades en el jardín es que podemos invitar a los amigos e, incluso, a los vecinos con quienes mejor nos llevemos.

3. Un circuito en bicicleta

Si tu patio es suficientemente amplio, puedes aprovecharlo para organizar juegos, ejercicios o paseos en bicicleta. Una buena idea de combinar el ejercicio físico con la parte lúdica es construir un circuito. Para ello se necesitarán algunos palos, cintas, una tiza y poco más. Invita a todos aquellos amantes de la bicicleta en tu hogar y rétalos a completar el circuito, entonces, ya solo tendrás que decir la archiconocida frase de inicio: ”En sus marcas. ¿Listos? ¡Fuera!”.

Si no todos tienen bicicletas, no te preocupes, también se puede hacer un circuito estándar o una carrera de relevos. De más está recordar que lo importante no es la competencia en sí, sino en disfrutar el tiempo en familia.

4. Recolectar curiosidades naturales

Hay muchas curiosidades naturales en el jardín. ¡Aprovéchalas! Sobre todo si tienes hijos pequeños. Anímense a empezar una colección de hojas, plumas o piedras. Pueden tomarse el tiempo que quieran para clasificar las hojas por su tamaño, color, forma, etcétera. Todos los pasarán muy bien y aprenderán muchísimo. Para añadir algo más de diversión, puedes proponer retos como ”Quien encuentre una flor amarilla, será el ganador de una bolsa de galletas”.

Te recomendamos leer: Tres recetas de postres perfectos para reuniones familiares

5. Acampar

Se puede acampar en el jardín (por una tarde o un día entero). Nos divertiremos mucho de las ocurrencias de todos los miembros de la familia y podremos disfrutar de momentos para cantar acompañados por una guitarra, contar historias, reír, cocer malvaviscos. En fin, todo lo que se pueda hacer juntos.

Acampar en el jardín.

6. Cultivar un huerto

Empezar a cultivar un huerto en familia es una actividad que favorece mucho la comunicación y fomenta la cooperación en cada uno de los integrantes. Además, resulta muy emocionante trabajar para conseguir llegar a la meta (en este caso, ver los frutos de una planta).

7. Cine al aire libre

Si queremos pasar un rato relajados y tranquilos, una sesión de cine al aire libre nos vendrá como anillo al dedo. Como medida adicional, podemos improvisar una especie de foro (antes o después de la película) para compartir y acercarnos más a nuestros seres queridos. Lo importante será lograr que nadie se aburra.

8. Juegos de persecución

Los juegos de este tipo son ideales para reírse, moverse y crear recuerdos sumamente gratos en familia. Algunos de los más populares son: el escondite, policías y ladrones, y el pilla-pilla. A los niños les encanta y a los adultos nos ayuda a mantenernos en forma y a no olvidar nuestro niño interior.