8 advertencias que te da tu cuerpo antes de un infarto cerebral

Aunque los síntomas del infarto cerebral pueden confundirse con otras dolencias es importante conocerlos y comentarlos con el especialista para obtener un diagnóstico y un tratamiento oportunos

El infarto cerebral es un accidente cerebrovascular provocado por un proceso durante el cual muere una parte de la masa encefálica a causa de un fallo en la irrigación sanguínea.

Dado que uno de los vasos sanguíneos se rompe o se tapona por un coágulo, el cerebro no consigue el flujo de sangre que necesita y, como consecuencia, las células nerviosas no reciben suficiente oxígeno.

Se trata de un mal que va en aumento en toda la población mundial y cuya aparición está relacionada con los casos de hipertensión, trastornos lipídicos y tabaquismo.

Afecta casi igual a hombres y a mujeres, pero más de la mitad de las muertes se producen en estas últimas.

Además, pasados los 55 años de edad el riesgo va incrementando y se duplica con cada década vivida.

Lo más preocupante de todo es que, al igual que otras enfermedades del sistema cardiovascular, su detección oportuna es difícil y suele confundirse con problemas más comunes.

Si bien los síntomas tienden a surgir de repente, en algunos casos los pacientes perciben que algo no marcha bien antes de que ocurra lo peor.

Y, aunque detectarlo no lo previene, sí aumenta las probabilidades de sobrevivir al mismo sin padecer secuelas graves.

¡Descubre las señales de alerta!

1. Presión arterial alta

Reduce la presión arterial

Los pacientes con presión arterial alta no suelen sentir síntomas contundentes que los alerten del peligro en el que se encuentran.

El problema es que esta avanza sin control y aumenta considerablemente el riesgo de infarto o hemorragia cerebral.

La presión alta tiende a dañar o estrechar los vasos sanguíneos del cerebro, lo cual hace que se rompan o pierdan sangre.

Es importante someterse a chequeos médicos regulares, en especial cuando se presentan factores de riesgo significativos.

Lee también: Cómo entrenar el cerebro para dormir en un minuto

2. Cuello rígido

La rigidez en el cuello puede estar causada por momentos de estrés, malas posturas o un sobresfuerzo muscular.

Sin embargo, no se debe descartar la posibilidad de que se deba al bloqueo o sangrado en uno de los vasos sanguíneos.

Si no puedes tocar el pecho con la barbilla y sientes que el dolor se extiende hasta la cabeza, consulta de inmediato con el médico.

3. Un fuerte dolor de cabeza

mujer con dolor de cabeza

El dolor de cabeza es un síntoma común que se puede manifestar por múltiples causas, casi siempre sin representar algo grave.

No obstante, cuando se produce de forma severa y sin una causa aparente, es conveniente ir al hospital para que nos hagan un chequeo.

Los dolores de cabezas intensos y palpitantes suelen alertar de un aumento en la presión arterial y, en casos más graves, la proximidad de un ictus.

4. Parálisis en un lado del cuerpo

Conocido también como parálisis hipoglicémica, se trata de un síntoma habitual entre quienes van a sufrir un infarto cerebral.

Suele ocurrir mientras la persona está durmiendo, aunque en algunos casos puede aparecer un poco antes del descanso.

La mayoría de las veces no es fácil de diagnosticar, pero bajo ninguna circunstancia se debe ignorar.

5. Problemas visuales

Estrés visual o miopía

Una persona que no tiene problemas visuales pero que, de repente, presenta visión nublada o disminuida debe consultar con su médico.

Aunque este síntoma se puede originar por varios problemas de salud, no se debe descartar que pueda deberse a un ictus.

6. Fatiga repentina

Perder las energías de forma repentina siempre debe ser un motivo para encender las señales de alerta.

La fatiga es un síntoma habitual de muchos problemas graves de salud, en especial cuando algo interrumpe la correcta oxigenación del cerebro.

Las personas con riesgo de sufrir un infarto cerebral tienden a dormir más de lo normal y hasta pueden quedar inconscientes.

7. Dificultad para caminar y mover los brazos

Eliminar_el_dolor_de_piernas

Tener dificultades para coordinar los movimientos de las extremidades es un síntoma frecuente antes de padecer un ictus.

Si bien no todos los que sufren esta enfermedad lo perciben, algunas veces se manifiesta momentos antes del ataque.

El dolor fuerte y anormal de hombros es un motivo más que suficiente para solicitar ayuda médica.

Visita este artículo: La felicidad reduce el ictus

8. Vértigos, mareo y confusión general

Es cierto que son síntomas de muchos problemas de salud y casi nunca representan algo grave, pero son un motivo de consulta médica.

Estos deben ser atendidos y evaluados, sobre todo cuando la persona tiene algún tipo de problema cardiovascular que aumente el riesgo.

En conclusión, aunque no es fácil detectar a tiempo un accidente cerebrovascular, es conveniente conocer los posibles síntomas que se manifiestan antes de tenerlo.

Atender estas señales y solicitar ayuda médica inmediata es clave para evitar consecuencias trágicas.

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar