8 aguas saborizadas curativas que tienes que probar - Mejor con Salud

8 aguas saborizadas curativas que tienes que probar

Tanto el melón como la sandía son ricos en vitaminas. Al ser casi todo agua, son diuréticos, estimulan la quema de grasas y nos ayudan a limpiar el organismo

No hay duda de que la bebida más sana que podemos consumir en nuestro día a día es el agua. El consumo de agua diario es vital para mantenernos hidratados y obtener una gran cantidad de beneficios para nuestra salud. Sin embargo, en ocasiones nos cansamos de consumir solo agua y queremos disfrutar de algo con más sabor. Para no tener que recurrir a refrescos azucarados o gaseosas, una buena opción es preparar aguas vitaminadas. ¿Has oído hablar de ellas?

Las aguas vitaminadas son unos refrescos o aguas saborizadas hechas en casa, las cuales tienen un plus de vitaminas y sabor para disfrutar todos los días. Son una excelente opción para variar el sabor del agua sin dejar de recibir todos sus beneficios y aportándole a nuestro cuerpo unas bondades adicionales. Estas deliciosas bebidas son muy fáciles de preparar, no utilizan colorantes ni saborizantes y aportan los beneficios de las frutas y las hierbas.

Té verde, menta y lima

Esta agua saborizada es ideal para estimular la quema de grasas, mejorar la digestión, aliviar dolores de cabeza, combatir la congestión y refrescar el aliento. Se puede consumir bien fría para refrescarse y, para mejores resultados, se recomienda beber un vaso en ayunas y varios vasos más durante el día.

Fresa y kiwi

Jugo de fresas

Esta deliciosa agua vitaminada te gustará mucho por su refrescante sabor y le aportará a tu organismo una gran cantidad de vitaminas que reforzarán el sistema inmune, además de mejorar la digestión, la salud cardiovascular y disminuir los niveles de azúcar en la sangre.

Pepino, lima y limón

Esta bebida es ideal para refrescarse en esos días soleados y disfrutar de los beneficios de los cítricos y el pepino. Sus propiedades ayudan a reforzar el sistema inmunológico, alivian la distención abdominal, controlan el apetito, promueven la digestión y está especialmente recomendada  para aquellas personas que están buscando perder peso.

Limón, lima y naranja

Zumo de naranja

Esta agua vitaminada cítrica tiene propiedades que mejoran la repuesta inmunológica ante una gran cantidad de virus, bacterias y hongos. Previene las gripes y resfriados, estimula la digestión y ayuda a combatir la acidez estomacal. Se recomienda beberla a temperatura ambiente.

Piña y salvia

Esta agua tan apetitosa es depurativa, ayuda a limpiar el organismo y promueve la eliminación de toxinas para protegerlo.  Es una bebida muy refrescante y su delicioso sabor te encantará para esos días calurosos.

Limón, toronja y menta

Agua_de_limon_y_menta

El sabor de los cítricos y la menta le dará un sabor muy delicioso a esta agua vitaminada. Se puede beber más de un litro al día y, como resultado, tendrás un sistema inmunológico más fuerte, depurarás el organismo y tendrás una sensación de bienestar única.

Melón y sandía

El melón y la sandía son conocidas por sus altos contenidos de agua, delicioso sabor y gran cantidad de vitaminas que mejoran la salud. Esta agua vitaminada es ideal para combatir la retención de líquidos, estimular la quema de grasas, limpiar el organismo y mantener la piel súper hidratada. Se recomienda para aquellas personas que están buscando bajar de peso y que sufren de resequedad en la piel.

Moras, limón y menta

Mora

Esta agua vitaminada tiene un alto poder antioxidante que previene de enfermedades crónicas y promueve la regeneración celular.  Su consumo regular te ayudará a mantenerte bien hidratado, estimulará la eliminación de toxinas y es ideal para prevenir el envejecimiento prematuro.

¿Cómo preparar las aguas vitaminadas?

Las aguas vitaminadas son muy fáciles de preparar y puedes variar el sabor todos los días para hacer más divertido el hábito de beber agua diariamente. Recuerda que el agua es esencial para mantenerte hidratado y debes consumir una buena cantidad al día según tu peso.

  • En primer lugar, vas a elegir las frutas y hierbas seleccionadas según el tipo de agua que quieres preparar y las vas a lavar muy bien.
  • Posteriormente, vas a cortar las frutas en dados o gajos y las vas a echar en una jarra con un litro de agua y las hierbas.
  • Deja reposar el agua de cinco a seis horas en la nevera, de modo que pueda adquirir color, sabor y aroma.
  • Finalmente, puedes consumirla para aprovechar todos sus beneficios.

Las porciones de frutas y hierbas a utilizar pueden variar según la intensidad de sabor, color y aroma que desees. Para empezar, puedes utilizar una o dos porciones y, adicionalmente, las puedes endulzar con miel de abejas.