8 alimentos cancerígenos que debes dejar de consumir

Para preservar nuestra salud y no exponernos a peligros innecesarios sería conveniente que limitáramos el consumo de ciertos alimentos, ya que podrían ser más perjudiciales de lo que pensamos

El cáncer es una de las enfermedades que más atemoriza a la medicina moderna a pesar de los avances que se han hecho para combatirla.

Las investigaciones han podido determinar que son muchos los factores que influyen en su aparición y, en cierta medida, todas las personas tienen riesgo de padecerla.

El vínculo que tiene con la alimentación es bastante complejo y difícil de establecer, sobretodo porque cada individuo tiene hábitos dietarios distintos.

Pese a esto, los expertos han podido determinar que hay cierta relación entre el consumo de algunos alimentos y el mayor riesgo de desarrollar esta patología.

Lo más preocupante es que muchos se incluyen de forma continua en los planes de alimentación y los consumidores ni siquiera saben que son dañinos.

Por tal razón, entes como el Instituto americano para la investigación oncológica (AICR, por sus siglas en inglés) han creado informes especiales en los que enumeran esos alimentos cancerígenos que se deben evitar o reducir.

En este espacio compartimos los 8 principales con el fin de que los identifiques y empieces a tomar medidas.

1. Comidas procesadas

Alimentos procesados

Todas las comidas procesadas están llenas de sustancias añadidas, como los colorantes artificiales, edulcorantes o conservantes, entre otros, los cuales han demostrado ser perjudiciales para la salud.

Sustancias como las que contienen las comidas ahumadas y los embutidos son responsables del riesgo de cáncer de hígado, de estómago y de colon.

Lee también: Activa la función del colon con estas bebidas naturales: ¡Te encantarán!

2. Azúcar refinada

La azúcar blanca o refinada está considerada como el “alimento del cáncer”, ya que influye en el crecimiento de las células malignas.

Los endulzantes como la fructosa resultan más ofensivos, porque hacen que las células cancerosas se metabolicen más rápido.

Es importante tener en cuenta que este tipo de azúcar está presente en una amplia variedad de alimentos del consumo regular.

Entre estos cabe destacar:

  • Galletas
  • Tortas
  • Refrescos
  • Bizcochos
  • Dulces
  • Energizantes
  • Salsas
  • Pastas
  • Enlatados

3. Carnes rojas

Carnes rojas

El consumo excesivo de carnes rojas y embutidos está vinculado con el incremento del 22% en el riesgo de cáncer de seno.

Desde el Instituto americano para la investigación oncológica nos advierten de que los adictos al bistec tienen hasta un 36% más de riesgo de padecer cáncer de colon.

4. Harinas blancas

Las harinas blancas son uno de los alimentos de alto índice glicémico que se relacionan con el crecimiento y la difusión de las células cancerígenas en el cuerpo.

Durante el proceso de blanqueado pierden una parte importante de sus propiedades y se les añade sustancias químicas que resultan agresivas para el organismo.

5. Comida frita

Comida frita

La comida frita contiene niveles elevados de una sustancia cancerígena conocida como acrilamida, la cual se forma cuando el alimento se somete a altas temperaturas.

Este compuesto puede encontrarse en cualquier comida cuya preparación haya superado los 120 grados centígrados.

Métodos como el freír, hornear y asar puede producir más cantidad de acrilamida que cuando se cocinan los alimentos  al vapor o en microondas.

Otra razón por la que se consideran como cancerígenos es por su aporte de grasas trans, las cuales se forman cuando la comida se hidrogeniza.

Estas grasas no solo están relacionadas con el cáncer, sino también con las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2.

6. Organismos genéticamente modificados

Por desgracia para todos, los alimentos genéticamente modificados han invadido el mercado y están en una gran cantidad de los productos de la cesta de la compra.

Estos y los productos químicos que se emplean durante su cultivo tienen una fuerte relación con el aumento del riesgo de tumores en el organismo.

Los más populares son los derivados del maíz, la soja y la colza convencional.

7. Palomitas de maíz para microondas

Palomitas de maíz para microondas

Las palomitas de maíz caseras son saludables y cuentan con muchos beneficios para el organismo.

Sin embargo, estas no se deben confundir con las que venden en bolsas para preparar en microondas ya que, aunque suelen ser más deliciosas, están llenas de sustancias químicas relacionadas con el cáncer.

Los químicos que se liberan con el calor podrían provocar varios tipos de tumores e infertilidad. Además, un añadido llamado “diacetilo” puede tener mucho que ver con las enfermedades pulmonares graves.

Todo esto sumado al hecho de que contienen materiales genéticamente modificados.

Visita este artículo: Las propiedades del maíz

8. Alimentos carbonizados

Los alimentos que se queman un poco al cocinarse generan moléculas perjudiciales que podrían estimular el crecimiento de las células malignas.

Lo idóneo es prepararlas a término medio para evitar que se carbonicen.

A pesar de que se requieren más estudios para vincular los hábitos alimenticios con el cáncer, se deben comenzar a considerar estos primeros hallazgos científicos.

Procura basar tu dieta en alimentos orgánicos y de alta calidad nutricional.

 

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar