8 alimentos para combatir el insomnio de forma natural

Daniela Castro · 23 diciembre, 2016
En caso de padecer insomnio o dificultades para conciliar el sueño es conveniente incrementar el consumo de alimentos con triptófano o que nos ayuden a producir serotonina para relajarnos

Tener una buena calidad de sueño es fundamental para mantener una buena salud, tanto física como emocional. Dormir bien permite renovar las energías y es clave para que el organismo realice una serie de funciones que no puede llevar a cabo en otros momentos del día.

Si bien muchos consideran que es un problema común, se le debe prestar mucha atención por las consecuencias que puede acarrear, tanto a corto como largo plazo. Y es que, aunque a veces no se achaque al insomnio, el decaimiento, la irritabilidad y la disminución en la productividad tiene mucho que ver con esta condición.

Por fortuna, hay una amplia variedad de alimentos cuya composición ayuda a tratar el insomnio sin necesidad de acudir a fármacos u otros elementos procesados. Su consumo regular relaja el cuerpo y contribuye a mejorar los hábitos de sueño entre aquellos que están teniendo algún tipo de trastorno. ¡Seguro que te interesa conocerlos!

1. Leche caliente

beneficios-de-la-leche

El consumo de leche caliente antes de irnos a la cama es uno de los mejores remedios naturales para luchar contra los problemas para dormir. Además de deliciosa, aporta sustancias naturales que estimulan el sueño y el descanso.

Es uno de los alimentos con más contenido de triptófano, un aminoácido esencial que participa en la producción de melatonina y serotonina. Estos dos neurotransmisores claves para un buen ciclo de sueño. Además, el calcio que contiene ayuda al control, mantenimiento y evolución de las fases REM y No REM del sueño.

2. Frutos secos

Ricos en calorías y grasas saludables, los frutos secos son una fuente significativa de melatonina. Esa última  sustancia es la encargada de indicarle al cerebro que ya es hora de dormir. Por tanto, regula los ciclos de vigilia-sueño.

Consumir un puñado de almendras o nueces antes de ir a la cama disminuye el estrés, alivia la sensación de hambre y contribuye a conciliar el sueño. Eso sí, no deben ser de la variedad garapiñada o azucarada, porque sus efectos energéticos por la noche quizá no sean lo que buscamos a esa hora del día.

3. Huevos cocidos

Huevos

Uno de los factores asociados con el insomnio es la ansiedad por la comida. De hecho, la sensación de angustia puede llegar a interrumpir las horas de sueño durante la noche. De ahi los conocidos “atracones nocturnos” que no hacen sino perjudicar los distintos biorritmos del organismo. 

Un alimento rico en proteínas, como son los huevos cocidos, puede ayudar a mantener la sensación de saciedad por más tiempo. En general, las proteínas tardan más tiempo en digerirse, por lo que son un alimento que contribuye a que el hambre no sea un inconveniente durante el descanso.

Por eso, puedes incluir una porción de huevos cocidos en la cena, acompañada con vegetales u otros alimentos de fácil digestión.

4. Miel de abejas

La miel de abejas orgánica es uno de los endulzantes naturales que más se recomiendan para mejorar la calidad de sueño. Contiene glucosa, un tipo de azúcar natural que le indica al cerebro que debe disminuir la producción de la orexina, sustancia relacionada con la vigilia.

Su alto contenido en ácidos grasos esenciales omega-3 contribuye a disminuir la sensación de cansancio y fatiga. Tanto mental como físicamente. Además, las vitaminas y minerales que contiene son un aporte esencial para el organismo y un protector natural contra constipados.

5. Yogur griego

yogur griego

Tal y como ocurre con la leche, el yogur griego es una fuente saludable de triptófano, el aminoácido necesario para dormir. También aporta cantidades significativas de calcio y potasio, dos minerales que ayudan a relajar los músculos y combatir el estrés.

A diferencia del yogur tradicional suele contener menos lactosa, menos azúcares y más proteínas de alta calidad.

6. Chocolate negro

El consumo moderado de chocolate negro se ha convertido en un hábito saludable para la salud física y emocional. Este alimento es una fuente de antioxidantes y sustancias activas que protegen el cuerpo contra varias enfermedades asociadas al envejecimiento celular.

Su ingesta en pequeñas cantidades antes de dormir contribuye a tratar el insomnio, ya que estimula la producción de serotonina, una hormona encargada de relajar el cuerpo y la mente.

7. Plátanos

Plátano cortado en una mesa

Los plátanos han sido considerados como “la mejor pastilla para dormir”. Ya que, además de inducir al sueño, no produce dependencia ni efectos secundarios indeseados. Es un superalimento de alta calidad nutricional cuya composición incluye grandes cantidades de triptófano y minerales.

Su ingesta estimula la producción de melatonina y serotonina, además de relajar los músculos y el sistema nervioso.

8. Pollo

El pollo es otra de las fuentes saludables de triptófano que, como ya hemos indicado, es clave para combatir las dificultades para dormir. Sus efectos son aún mejores cuando se consume en horas de la tarde, acompañado con pan integral o vegetales.

¿Estás teniendo problemas de sueño en las últimas noches? Incrementa el consumo de los alimentos mencionados y comprueba por ti mismo todos sus beneficios. Si el insomnio es persistente, consulta al especialista.