8 alimentos que debes evitar para tener un hígado sano

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Fabián Ávila el 28 noviembre, 2018
El hígado desempeña funciones esenciales en el cuerpo. Para conservar la salud de tu hígado debes evitar algunos alimentos y cambiar a estilos de vida saludables. Conoce cómo cuidar tu hígado.

El hígado cumple funciones esenciales para el cuerpo. Por eso, es necesario saber cuáles son los alimentos que debemos evitar comer en exceso, y cuáles son los hábitos que conviene evitar para manter el hígado sano.

Básicamente, el hígado es el gran “distribuidor” de nutrientes y energía del cuerpo: los procesa, almacena, transforma y reenvía.

Es el órgano sólido más grande del cuerpo. Se sitúa en la parte superior derecha del abdomen y tiene el tamaño aproximado de una pelota de fútbol.

Leer más ¿Por qué debemos tomar cardo mariano después de Navidad?

Las funciones del hígado

  • Desintoxicar la sangre
  • Almacenar vitaminas y minerales
  • Almacenar energía en forma de azúcar, denominada glucógeno
  • Producir bilis que ayuda a digerir las grasas
  • Participar en la producción del colesterol que el cuerpo necesita
  • Ayudar a coagular la sangre

Síntomas de enfermedad en el hígado

Una dieta poco saludable favorece el desarrollo de enfermedades hepáticas, entre ellas hepatitis, cirrosis, hígado graso y cáncer de hígado.

Los signos y síntomas de la enfermedad hepática pueden incluir:

  • Color amarillento en la piel y los ojos (ictericia)
  • Hinchazón y dolor abdominal
  • Hinchazón en piernas y tobillos
  • Picazón en la piel
  • Orina de color oscuro
  • Heces de color pálido, o heces con sangre o color alquitrán
  • Fatiga crónica
  • Náuseas o vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Tendencia a formar hematomas

Lee también: Esteatosis hepática

¿Por qué se puede enfermar el hígado?

Hay muchas causas, pero hay dos que se destacan:

  • En primer lugar, el descuido en la alimentación. Es decir, comer exceso de grasas, y no realizar actividad física, con el consecuente aumento de peso. A veces, esto comienza en la niñez.
  • La segunda es el exceso de alcohol, con frecuencia a partir de la adolescencia.

Estas son las primeras causas de enfermedades del hígado que, si no se controlan a tiempo, pueden derivar después de años en cirrosis por alimentación y alcohol y, a veces, por mala alimentación y sedentarismo.

Además, hay hepatitis causadas por virus, como la Hepatitis A, la Hepatitis B y la Hepatitis C. En estos casos, hay vacunas que se aplican para prevenirlas.

Alimentos que debes reducir o evitar para un hígado sano

1. Azúcar

hígado y azúcar

La ingesta de postres, refrescos azucarados, caramelos y todo tipo de dulces preparados con azúcar refinada es un factor de riesgo ya que el azúcar en exceso se transforma en grasas en su interior.

Es decir, una esteatosis hepática o lo que popularmente se conoce como hígado graso.

2. Sal

El consumo excesivo de sal aumenta la presión arterial y aumenta el riesgo de padecer hígado graso. Es importante leer las etiquetas de los productos para revisar la cantidad de sodio agregado.

3. Alcohol

Menos alcohol para un hígado sano

 

Las bebidas alcohólicas interfieren en las funciones normales del hígado. Esto produce un desequilibrio químico y una destrucción de células hepáticas que puede derivar en una hepatitis o cirrosis.

4. Grasas saturadas

Los alimentos grasos tienen muchas calorías y aumenta los niveles de triglicéridos que dañan al hígado. Por eso, es importante reducir el consumo de mantequilla, carnes grasas, mayonesa, crema de leche o embutidos.

Lee también 5 alimentos que te ayudarán a combatir y a eliminar las grasas saturadas

5. Harinas blancas y refinadas

Menos harinas par un hígado sano

Los carbohidratos en exceso pueden evitar que las grasas sean utilizadas como energía.  Consecuentemente, en caso de no quemarse las grasas, se almacenan en el hígado.

El resultado es el sobrepeso y la obesidad que acarrean otros riesgos para la salud.

Lee también ¿Cuál es la relación entre sobrepeso e hipertensión?

6. Comida muy condimentada

El exceso de especias puede producir daño digestivo y hepático. Por esto, es importante no consumir platos demasiado picantes o especiados.

7. Frituras

Menos frituras para un hígado sano

 

Las grasas o lípidos consumidos en exceso son dañinas para la salud, ya que se pueden depositar en células grasas, principalmente en adiposidad abdominal.

A su vez, esto supone un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades, como diabetes tipo 2 o enfermedad cardiovascular.

8. Medicamentos

Algunos medicamentos pueden tener efectos secundarios si se toman de manera incorrecta o si se mezclan con alcohol. El daño hepático es uno de esos efectos indeseables.

Por lo tanto, debes consultar con tu médico para evaluar la medicación y la dosis que tomas.

Pautas para tener un hígado sano

  • Sigue una dieta equilibrada con fibras vitaminas minerales
  • Aumenta el consumo de frutas, verduras y legumbres
  • Consume carnes blancas bajas en grasas, pescados o pollo sin piel
  • Bebe de 2 a 3 litros de agua por día
  • Toma infusiones de hierbas que ayuden al proceso digestivo (manzanilla, malva, cedrón…).
  • Limita el consumo de alcohol.
  • Vigila tu peso corporal, ya sea alto o bajo
  • Realiza ejercicios regularmente
  • Descansa las horas necesarias
  • Evita el tabaco

La salud hepática es un tema para trabajar desde la niñez y la adolescencia. Son los temas donde debemos insistir ya que el mercado y los medios ofrecen todo el tiempo comidas y bebidas, a veces poco saludables.

Los problemas hepáticos se pueden solucionar y revertir. Simplemente hay que reeducar nuestros hábitos desde niños para ser más sanos. Para eso, consulta con especialistas en nutrición.