8 alimentos que debes evitar para tener un hígado sano

04 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Carlos Fabián Avila
El hígado desempeña funciones esenciales en el cuerpo. Para conservar la salud de tu hígado debes evitar algunos alimentos y cambiar a estilos de vida saludables.
 

Para tener un hígado sano es indispensable mantener buenos hábitos de vida siempre y no solo cuando queremos obtener un beneficio en concreto. En este sentido, hay que tener en cuenta que dentro de lo que supone un estilo de vida saludable, llevar una dieta adecuada viene a ser esencial.

A través de esta, el organismo puede obtener todos los ingredientes que necesita para funcionar correctamente. Por ello, comer sano no solo es una cuestión de “cuidar la figura” sino de invertir en salud.

En relación a este punto en particular, a continuación comentaremos más acerca de cuáles son los alimentos que debemos evitar si queremos tener un hígado sano.

El hígado, un órgano multifuncional

El hígado cumple más de una función en el organismo. Por ello, cuando falla, la salud se resiente notoriamente. Básicamente, es el gran “distribuidor” de nutrientes y energía del cuerpo: los procesa, almacena, transforma y reenvía a diversas partes del cuerpo.

Por otra parte, hay que recordar que es el órgano sólido más grande del cuerpo. Se sitúa en la parte superior derecha del abdomen y tiene el tamaño aproximado de una pelota de fútbol.

 

Funciones del hígado

  • Desintoxicar la sangre.
  • Ayudar a coagular la sangre.
  • Almacenar vitaminas y minerales.
  • Producir bilis (que ayuda a digerir las grasas).
  • Almacenar energía en forma de azúcar, denominada glucógeno.
  • Participar en la producción del colesterol que el cuerpo necesita.

Síntomas de enfermedad en el hígado

Una dieta poco saludable contribuye con el desarrollo de enfermedades hepáticas, entre ellas hepatitis, cirrosis, hígado graso, entre otras.

Algunos de los signos y síntomas que pueden advertir de una enfermedad hepática son:

  • Fatiga crónica.
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas o vómitos.
  • Orina de color oscuro.
  • Hinchazón y dolor abdominal.
  • Hinchazón en piernas y tobillos.
  • Color amarillento en la piel y los ojos (ictericia).
  • Heces de color pálido, o heces con sangre o color alquitrán.

Te puede interesar: Esteatosis hepática

¿Por qué se puede enfermar el hígado?

Hay muchas causas, pero hay dos que podemos destacar:

  • La mala alimentación. Cometer excesos de diversa índole, no priorizar el consumo de alimentos sanos y frescos (como las verduras, las hortalizas, las legumbres y las verduras), consumir excesivamente grasas saturadas, embutidos y comestibles industriales y ultraprocesados, entc.
 
  • El consumo excesivo de alcohol.

Alimentos que debes reducir o evitar para un hígado sano

Es necesario saber cuáles son los alimentos que debemos evitar comer en exceso para tener un hígado sano.

1. Azúcar

Azúcares refinados y salud
El consumo abundante de azúcares añadidos se asocia con enfermedades metabólicas. Por eso, si en las etiquetas aparece en grandes proporciones, es mejor buscar otras alternativas.

La ingesta de postres, refrescos azucarados, caramelos y todo tipo de dulces preparados con azúcar refinada es un factor de riesgo ya que el azúcar en exceso se transforma en grasas en su interior.

Es decir, una esteatosis hepática o lo que popularmente se conoce como hígado graso.

2. Sal

El consumo excesivo de sal aumenta la presión arterial y aumenta el riesgo de padecer hígado graso. Es importante leer las etiquetas de los productos para revisar la cantidad de sodio agregado.

3. Comida muy condimentada

Aunque se suele hacer énfasis en el consumo moderado de sal, de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, es igualmente recomendable hacer énfasis en el uso moderado de las especias y demás condimentos.

 

Las comidas picantes o muy condimentadas también pueden causar diversas molestias y daños en el aparato digestivo. Por ello es tan importante mantener la moderación a la hora de utilizarlas en la cocina.

4. Alcohol

Menos alcohol para un hígado sano

Las bebidas alcohólicas interfieren en las funciones normales del hígado. Esto produce un desequilibrio químico y una destrucción de células hepáticas que puede derivar en una hepatitis o cirrosis.

Descubre: Metabolismo hepático: antibióticos y alcohol

5. Grasas saturadas

Los alimentos grasos tienen muchas calorías y aumenta los niveles de triglicéridos que dañan al hígado. Por eso, es importante reducir el consumo de mantequilla, carnes grasas, mayonesa, crema de leche o embutidos.

6. Harinas blancas y refinadas

 

El consumo excesivo de carbohidratos pueden evitar que las grasas sean utilizadas como energía. Y en caso de no quemarse las grasas, estas se almacenan en el hígado y esto puede conducir al desarrollo de problemas de salud como el sobrepeso y la obesidad.

7. Frituras

Cambios nutricionales al freír los alimentos

Las grasas o lípidos consumidos en exceso son dañinas para la salud, ya que se pueden depositar en células grasas, principalmente en adiposidad abdominal.

A su vez, esto supone un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades, como diabetes tipo 2 o enfermedad cardiovascular.

8. Medicamentos

Algunos medicamentos pueden tener efectos secundarios si se toman de manera incorrecta o si se mezclan con alcohol. El daño hepático es uno de esos efectos indeseables.

 

Por lo tanto, debes consultar con tu médico para evaluar la medicación y la dosis que tomas.

Descubre: ¿Cuándo no debemos tomar Ibuprofeno?

¿Cómo tener un hígado sano?

Los expertos de la Associació Catalana de Malalts d’Hepatitis (ASSCAT) recomiendan lo siguiente:

“considerando las diferentes funciones de cada órgano, que estamos hechos de lo que comemos. Así que asegúrate de elegir el combustible adecuado para el cuerpo, la herramienta más valiosa para cumplir todos los desafíos que lo inspiran”.

Entonces, lo ideal es mantener una dieta equilibrada, una buena hidratación y, en general, un estilo de vida saludable. Al mismo tiempo, es recomendable evitar el consumo de alcohol, comestibles industriales y ultraprocesados, así como el tabaco.