8 alimentos que debes evitar si tienes problemas en las articulaciones

Daniela Echeverri Castro·
24 Julio, 2020
Puesto que hay alimentos que pueden activar la respuesta inflamatoria de nuestro organismo y repercutir en la salud de nuestras articulaciones es conveniente minimizar su consumo.

Las articulaciones son aquellas que le brindan apoyo al cuerpo, ya que conectan los huesos y le facilitan la habilidad de movimiento. El dolor articular es un problema muy habitual y puede estar causado por inflamación, lesión o desarrollo de alguna enfermedad crónica.

Su aparición está relacionada con la vejez, aunque también puede ocurrir en edades jóvenes por algún traumatismo o deterioro prematuro. En cualquier caso, es una condición que disminuye la calidad de vida, sobre todo cuando interfiere en la movilidad y las capacidades para cumplir con las tareas cotidianas.

Si bien existen muchos métodos para minimizar la intensidad de sus síntomas, también hay algunos factores que pueden empeorar el dolor. Por ejemplo, el consumo de ciertos alimentos aumenta el nivel de inflamación, reduce la absorción de los nutrientes e impide su recuperación.

Estos incrementan el peso y conducen a la acumulación excesiva de desechos en la sangre, lo que puede provocar, entre otras cosas, enfermedades más graves. Como sabemos que muchos desconocen cuáles son, a continuación queremos revelar los 8 principales.

1. Las carnes procesadas son malas para las articulaciones

Carnes procesadas malas para las articulaciones

Las carnes procesadas contienen sustancias químicas perjudiciales que pueden aumentar el nivel de inflamación en el organismo.

Los nitritos y purinas que consumimos a través de los embutidos, por ejemplo, se van quedando retenidos en el organismo y, a largo plazo, conducen al desarrollo de dolor y rigidez en las articulaciones. Así lo afirma un artículo publicado en la revista “Journal of the American College of Nutrition”.

Sin contar con que aumentan nuestra presión arterial debido a las grasas saturadas que contienen.

Lee también: Cómo utilizar cáscara de limón para calmar el dolor en las articulaciones

2. Azúcares refinados

El consumo excesivo de azúcares refinados, en todas sus presentaciones, también tiene mucho que ver con los desequilibrios en los procesos inflamatorios del cuerpo.

Estos incrementan la liberación de unos agentes llamados citoquinas, cuya actividad en el cuerpo aumenta el dolor y la hinchazón.

Dado que son altos en calorías, su ingesta también aumenta el peso y, por ende, la presión sobre los músculos y las articulaciones.

3. Leche y derivados

Lácteos enteros perjudiciales para nuestras articulaciones.

La leche y sus derivados lácteos han sido relacionados con la tendencia de padecer dolor articular desde edades jóvenes.

Esto se debe a que, los individuos que poseen una flora intestinal con poca biodiversidad, pueden reaccionar negativamente a la ingesta de lactosa. Consumir este alimento podría ocasionar un incremento en la inflamación de estos sujetos, según un estudio publicado en la revista “Nutrients”.

Por otro lado, dado que son alimentos ricos en grasas saturadas podrían aumentar el peso corporal y estimular la inflamación de los tejidos adiposos.

4. Sal

La ingesta excesiva de sal de mesa está vinculada con el desarrollo de una amplia variedad de enfermedades crónicas que afectan la calidad de vida.

Este producto altera el equilibrio de los líquidos corporales y, a su vez, aumenta el riesgo de trastornos cardiovasculares e inflamatorios.

Si bien el organismo requiere una pequeña cantidad para funcionar en óptimo estado, solemos consumir hasta 10 veces más de lo necesario.

5. Aceite de maíz

El aceite de maíz está formado en un 99% por el macronutriente de grasa. Por lo que no es un buen ingrediente para nuestra alimentación, ya que aporta además una gran cantidad de calorías vacías que agravan las patologías inflamatorias y la calidad de nuestras articulaciones.

6. Alcohol

El alcohol es una sustancia con capacidad inflamatoria que empeora la salud metabólica. Además de aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades e incidir negativamente sobre el rendimiento deportivo, es capaz de incrementar la sensación de dolor. Por este motivo se desaconseja totalmente si sufre problemas en las articulaciones.

7. Granos refinados y harina

masa con harina no es buena para las articulaciones

Los granos refinados y las harinas son potentes agentes inflamatorios que pueden inducir al deterioro y dolor en las articulaciones.

  • Cuentan con un índice glucémico alto que, al dificultar el metabolismo, desencadena la producción de las sustancias que aumentan la sensación de dolor.
  • Además, su ingesta diaria y excesiva podría tener una relación con la aparición de la inflamación crónica y enfermedades autoinmunitarias.
  • Por otra parte, dado que son de calorías vacías, contribuyen al sobrepeso, las enfermedades coronarias y la diabetes.

Lee también: Cómo usar el aloe vera para tratar la diabetes

8. Comidas rápidas y frituras

Las comidas rápidas y frituras comerciales cuentan con altos niveles de grasas saturadas y harinas procesadas cuyos efectos en el cuerpo empeoran la inflamación de los tejidos grasos.

Estos pueden influir en el desarrollo de problemas en el corazón y, a su vez, empeoran la inflamación de las patologías articulares.

La dieta es esencial para modular la inflamación en las articulaciones

En conclusión, la dieta desempeña un papel principal en la salud articular. Reducir o suprimir el consumo de los alimentos citados puede ayudar a minimizar el dolor y los síntomas asociados a esta.

Además, es conveniente incrementar la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes y ácidos grasos omega 3, los cuales ejercen un efecto antiinflamatorio.

  • Chai W., Morimoto Y., Cooney RV., Franke AA., et al., Dietary red and processed meat intake and markers of adiposity and inflammation: the multiethnic cohort study. J Am Coll Nutr, 2017. 36 (5): 378-385.
  • Vitellio P., Celano G., Bonfrate L., Gobbetti M., et al., Effects of bifidobacterium longum and lactobacillus rhamnosus on gut microbiota in patients with lactose intolerance and persisting functional gastrointestinal symptoms: a randomised, double blind, cross over study. Nutrients, 2019.