8 alimentos que no debes comer cuando tienes inflamación

Puesto que algunos alimentos pueden empeorar la inflamación o causar reacciones adversas es importante reducir su consumo y sustituirlos por alternativas saludables que nos ayuden a mejorar la condición

La inflamación es un proceso natural del organismo que se origina como respuesta de sistema inmunitario ante la presencia de toxinas y agentes patógenos que causan enfermedades.

Puede comprometer la salud de cualquier órgano de nuestro cuerpo. A su vez, es uno de los factores asociados a los dolores recurrentes y a la fatiga.

Si bien, se puede producir de forma esporádica, en algunos casos es crónica y propicia la aparición de afecciones de mayor cuidado.

Además, a menudo tiene que ver con los dolores en las articulaciones, problemas gástricos y dificultades respiratorias que afectan la calidad de vida.

Lo más preocupante es que no todos le prestan suficiente atención. Por si fuera poco, pasan por alto que algunos alimentos podrían empeorar la situación.

A continuación queremos dedicar este espacio a 8 alimentos cuyo consumo debería limitarse cuando pasamos por inflamaciones de algún tipo.

¡Descúbrelos!

1. Carnes procesadas

las carnes procesadas provocan inflamación.

El consumo de carnes procesadas va en aumento. Aunque representan una alternativa fácil para cocinar, se han relacionado con los desequilibrios inflamatorios comunes.

El principal inconveniente radica en que contienen altos niveles de sodio, nitratos, nitritos y otra variedad de químicos añadidos. De esta manera, al asimilarse en el organismo propician una respuesta inflamatoria.

Además, dado que contienen demasiada grasa, tienden a empeorar el dolor de afecciones como la artritis, gota y osteoartritis.

¿Quieres conocer más? 5 alimentos recomendados para prevenir la osteoartritis

2. Aceites vegetales refinados

Los aceites vegetales han conquistado las cocinas de todo el mundo y suelen incluirse, de algún modo, en la alimentación diaria.

Aunque algunos aceites como el de oliva son saludables, muchas presentaciones son refinadas y están elaboradas con grasas dañinas.

Producto de esto, su consumo habitual afecta el nivel de inflamación. Incluso, en casos de enfermedades asociadas, podría empeorar la severidad de los síntomas.

3. Productos lácteos

La leche y los derivados lácteos

La leche, los quesos y otros productos lácteos están desaconsejados para los pacientes con enfermedades inflamatorias.

Si bien no todos sufren de intolerancia a la lactosa, su ingesta podría producir dificultades en el sistema digestivo. Por ende, llevaría a generar procesos inflamatorios en el cuerpo.

En consecuencia, el consumo de estos alimentos se asocia con:

  • Enfermedades gastrointestinales
  • Estreñimiento y diarrea
  • Urticaria y alergias en la piel
  • Dificultades respiratorias
  • Dolores en las articulaciones

4. Frituras

Las frituras, incluyendo las que vienen en paquete, contienen grasas trans, cantidades excesivas de sodio y compuestos químicos añadidos. Aparte de causar inflamación, estos compuestos producen desequilibrios en el metabolismo.

Por ende, su ingesta empeora los síntomas de las enfermedades inflamatorias. Además, producen sobrepeso, problemas digestivos y aumento del colesterol.

5. Harinas refinadas

harina-refinada

Las harinas que son sometidas a procesos de refinamiento pierden su calidad nutricional. Producto de esto, pueden producir inflamación cuando se consumen en exceso.

Si bien en pequeñas cantidades no suelen causar ningún problema, su ingesta habitual puede empeorar la inflamación abdominal y de las articulaciones.

Ten en cuenta que, además de la harina de trigo tradicional, este producto está presente en:

  • Pizza
  • Tortas y postres
  • Pan
  • Galletas
  • Productos de panadería en general.

6. Margarina

El consumo de margarina debe ser reducido, incluso si nuestro cuerpo está saludable. Debido a que este alimento contiene altos niveles de grasas trans y aceites hidrogenados, podría influir en la aparición de desequilibrios inflamatorios y metabólicos. 

Igualmente, su significativo aporte de calorías aumenta el peso corporal. Por lo tanto, puede empeorar la situación de pacientes con artritis, problemas óseos y dolor crónico generalizado.

¿No lo sabías? ¿Cuántas calorías se deben consumir diariamente?

7. Mariscos

mariscos

Cuando la inflamación tiene que ver con la acumulación de ácido úrico en el cuerpo, se recomienda limitar el consumo de mariscos.

  • Esto se debe a su contenido de purinas, una sustancia que, al descomponerse en el cuerpo, se transforma en ácido úrico.
  • Se acumula en las articulaciones y riñones y, al cristalizarse, produce trastornos como la gota o cálculos renales.

8. Sal

Últimamente la sal se ha convertido en uno de los ingredientes potencialmente peligrosos para la salud humana. Si bien en cierta cantidad favorece algunas funciones importantes, su consumo excesivo puede causar reacciones adversas.

Cabe mencionar que al causar retención de líquidos en los tejidos, es una de las responsables del aumento de la inflamación. Asociado a esto, figuran trastornos como la hipertensión y las dificultades circulatorias.

Sobre todo si estás luchando contra una enfermedad vinculada a los altos niveles de inflamación, deberías empezar a reducir el consumo de estos alimentos. De la misma manera, ten en cuenta que existen alternativas saludables para reemplazarlos.

Recuerda que, si bien estas opciones son dañinas, también hay alimentos cuya composición beneficia el control de la inflamación.

Además, no olvides que debes controlarte con tu médico habitualmente para descartar cualquier patología grave. Estos consejos son recomendaciones que pueden complementar el tratamiento que un doctor te indique.

  • Al-Attas, O. S., Al-Daghri, N. M., Alokail, M. S., Alkharfy, K. M., Khan, N., Alfawaz, H. A., … Chrousos, G. P. (2014). Association of dietary fatty acids intake with pro-coagulation and inflammation in Saudi Adults. Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition, 23(1), 55–64. https://doi.org/10.6133/apjcn.2014.23.1.12 Disponible en: http://apjcn.nhri.org.tw/server/APJCN/23/1/55.pdf
  • Cabré Gelada E.. Nutrición y enfermedad inflamatoria intestinal. Nutr. Hosp.  [Internet]. 2007  Mayo [citado  2018  Oct  31] ;  22( Suppl 2 ): 65-73. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112007000500009&lng=es.
  • Micha, R., Wallace, S. K., & Mozaffarian, D. (2010). Red and processed meat consumption and risk of incident coronary heart disease, stroke, and diabetes mellitus: a systematic review and meta-analysis. Circulation121(21), 2271-83. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2885952/