8 alimentos que crees que son sanos (pero no lo son)

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 24 diciembre, 2018
Okairy Zuñiga · 1 marzo, 2017 · Última actualización: 31 enero, 2019 31 enero, 2019
Si bien hay muchos alimentos que nos venden como “sanos” lo cierto es que en muchas ocasiones es mejor elaborarlos nosotros mismos para así asegurarnos de que no incluyen ingredientes perjudiciales

¿Has decidido iniciar una vida sana? Para algunas personas puede ser un buen motivo el deseo de tener buena salud, mejor figura o para enfrentarse a una enfermedad. Si estás planteándote esto, lo de menos es la razón.
Lo que sí es importante es saber que existen algunos alimentos que crees sanos pero no lo son. Estos alimentos, a evitar, pueden echar por tierra todos tus esfuerzos.

La razón por la que suele pasar esto es por la desinformación o las estrategias de mercadotecnia. Así, estos alimentos pueden ser los causantes de que no veas los resultados que deseas en el tiempo que debería ser.
Ahora, s
abemos que existen algunos alimentos muy engañosos, pues nos engañan diciendo que son naturales o bajos en calorías. 

Para evitarlos, hoy te vamos a dar una lista de alimentos que crees que son sanos y que no lo son.

8 alimentos supuestamente sanos

1. Ensaladas preparadasEnsaladas-preparadas-poco-sanas

Las ensaladas preparadas que solemos comprar en los supermercados son uno de esos alimentos que creemos que son sanos. Sin embargo, aunque se trate de alimentos hechos a base de vegetales, en algunas ocasiones estos son de baja calidad. Además, es común que estas ensaladas lleven varias semanas congeladas. Esto significa que los alimentos no son frescos y que se han utilizado conservantes.

Por si lo anterior no fuese suficiente, la mayoría de estas ensaladas viene acompañada de aderezos altos en sodio, edulcorantes y conservadores.
Así, l
a mejor opción es que tú mismo prepares tus ensaladas. Haciendo esto no solo te ahorrarás dinero sino que también te ayudará a bajar de peso.

Ver también: Adelgazar con ensaladas: trucos y recetas

2. Smoothies comerciales

No todos los batidos son iguales y algunas veces los consideramos alimentos sanos. Así, el que estén etiquetados como “smoothies” no significa necesariamente que sean saludables.

Los batidos comerciales suelen contener:

  • Azúcar refinada
  • Grasa
  • Calorías extra innecesarias
  • Químicos

Es mucho más barato y más fácil hacer tu propio batido por la mañana. De esta forma te aseguras de usar fruta y vegetales frescos y de temporada. Además, controlas las porciones en todo momento y evitas los aditivos químicos que te podrían dañar.

3. Mezclas de frutos secos

Frutos-secos-premezclados-tienen-conservantes

Seguro que en más de una ocasión has comprado esas mezclas de frutos secos que hay en los supermercados o tiendas de autoservicio porque son alimentos que crees sanos (pero no lo son).
Si compras estos frutos secos premezclados en grandes cantidades, debes saber que estos suelen contener:

  • Alta cantidad de grasa
  • Sulfitos que sirven como conservantes
  • Semillas rancias
  • Exceso de sal

Si de verdad se te antoja estos frutos o algo para picar entre horas, elige semillas secas o frutas y vegetales frescos.

4. Barras de granola o energéticas

Muchas de las barras energéticas y granola comerciales tienen entre sus ingredientes el jarabe de maíz de alta fructosa, azúcar refinada, grasas saturadas y trans.

Es mucho más saludable hacer su propio lote de barritas de granola caseras. Prueba varias recetas hasta encontrar tu favorita.

5. Productos sin grasa

Los alimentos procesados sin grasa no garantizan la pérdida de peso que tal vez estás buscando. De hecho, las grasas saludables proporcionan una sensación de saciedad. Sin embargo, debes tener mucho cuidado con esos alimentos que se anuncian como libres de grasa, pues podrían estar aportando calorías vacías.

Lo mejor que puedes hacer es comer, al menos, el 80% de alimentos preparados por ti u orgánicos.

6. Helado de yogur

Helado-de-yogur-y-mango.

El helado de yogur es el mayor engaño de este siglo. Muchas personas creen que al comerlo están eligiendo la opción más saludable cuando en realidad no es así.
Por ejemplo, a
estos helados se les añade una gran cantidad de azúcar refinada y los mismo saborizantes que los helados normales.

Si de verdad quieres una opción de helado de yogur lo mejor que puedes hacer es realizarlo tú mismo con yogurt natural. Endúlzalo con estevia, agrégale frutas y recuerda no abusar.

Te recomendamos leer: Batido antiviral con cáscara de naranja y yogur

7. Bebidas “saludables”

Las bebidas dietéticas o cualquier otra similar deben ser eliminadas de tu lista de alimentos supuestamente sanos. Y es que estos brebajes químicos no son mejores que tomar un vaso de refresco.

Suelen estar llenos de edulcorantes químicos sintéticos que se han relacionado con el cáncer por lo que siempre debes evitarlas.

En su lugar, toma agua de coco o simplemente prepara un poco de agua con sabor a frutas.

8. Pan de grano entero
Algunos-panes-no-son-sanos-en-absoluto

Este es otro de los alimentos que crees sanos pero no lo son. La etiqueta de estos panes suele indicar que son súper saludables y que puedes comerlos a diario. Sin embargo, la realidad es que tomar estos panes es igual que comer el pan blanco normal.

Muchos de los panes que están etiquetados con las palabras “multigrano” o “trigo” se hacen generalmente con granos refinados. Por ello, no obtendrás el beneficio nutricional completo del grano integral.
Asegúrate de leer siempre los ingredientes, o mejor aún, prepara tu propio pan con harina sin gluten.
Te animamos a hacerlo, no es complicado, puedes personalizar tu receta de pan y seguro que te encantará.