8 alimentos que debes eliminar de tu dieta para evitar mucosidad

Carolina Betancourth 19 junio, 2015
Los productos lácteos y otros de origen animal son ricos en grasas y proteínas que pueden favorecer la acumulación de mucosidades en la garganta y en las vías respiratorias

La mucosidad es una secreción viscosa que recubre las membranas del cuerpo y que contiene enzimas antisépticas e inmunoglobulinas. En nuestro sistema respiratorio, el moco es el responsable de atrapar pequeñas partículas, como bacterias y polvo, que intentan entrar a través de la nariz hacia el resto de nuestro cuerpo. Al actuar como un protector de los pulmones, el moco suele incrementarse en las vías respiratorias cuando tenemos algún tipo de infección, como es el caso de la gripe y los resfriados, o también las alergias.

El exceso de mucosidad es un síntoma muy molesto que nos puede hacer sentir enfermos y débiles durante el día. Lo peor es que, si no se le da un tratamiento oportuno, se puede presentar en varias áreas de nuestro cuerpo como, por ejemplo, la nariz, el pecho, los oídos y la garganta. Este síntoma es un mecanismo de defensa ante los virus y bacterias que afectan el sistema respiratorio y por esta razón es muy importante tratar el problema que los origina para que el organismo deje de producirlos en exceso.

Una de las cosas que podemos hacer cuando padecemos exceso de moco es evitar ciertos alimentos que pueden aumentar su producción. A continuación te compartimos esos alimentos que es mejor evitar cuando la mucosidad está indicando una infección o alergia.

Los productos lácteos

Los-productos-lácteos

Este tipo de productos encabezan el listado de alimentos que aumentan la mucosidad. Si bien existen muchos mitos sobre estos alimentos, lo que sí se sabe es que los lácteos hacen que haya más mucosidad más de lo habitual, lo que genera problemas en la respiración y también irritación en la garganta.

Los productos que se deben evitar son:

  • Leche de vaca
  • Yogur y queso
  • Helados que contengan leche
  • Crema de leche
  • Leche condensada

Productos de origen animal

Las carnes rojas y los huevos también pueden influir en el incremento de mucosidad y flemas. Estos alimentos contienen un alto grado de proteínas y esto podría hacer que el moco se acumulara en la garganta y en las vías respiratorias.

Grasas y aceites de origen animal

Grasas-y-aceites-de-origen-animal

La mayoría de dietas incluyen grandes cantidades de grasas y aceites de origen animal como, por ejemplo, la mantequilla, la manteca y los ácidos grasos omega 6. Para hacerle frente a este problema es muy importante evitar las grasas de origen animal y optar por incluir en nuestra alimentación grasas saludables como el aceite de oliva y alimentos con ácidos grasos omega 3.

Ciertas variedades de frutas y verduras

Sabemos que las frutas y las verduras suponen una parte importante de nuestra dieta y las debemos consumir diariamente para aprovechar todas sus bondades. Sin embargo, un estudio realizado por el Centro Médico de la Universidad de Maryland (Estados Unidos) concluyó que cuando se sufre por exceso de flema hay algunas frutas y verduras que no son la mejor opción. Entre estas encontramos:

  • El plátano
  • La patata
  • El maíz
  • El repollo

Trigo

Trigo

Son muchos los expertos en nutrición que coinciden al sugerir que el trigo es un alimento que incrementa la producción de moco. Contiene tantos componentes que es difícil saber cuál de todos ellos es el que ocasiona el exceso de mucosidad. Pese a que faltan investigaciones para sustentar estas afirmaciones, se recomienda evitar su consumo para disminuir el moco y la congestión.

Bebidas que conducen a la deshidratación

Cuando tenemos una infección respiratoria es clave incrementar el consumo de agua y comidas hidratantes para hacerle frente al problema. Algunas personas podrían considerar que beber refrescos o gaseosas es una buena opción para hidratar el cuerpo. Sin embargo, las bebidas refrescantes contienen altas cantidades de azúcares y otros componentes que lo único que hacen es deshidratar el organismo. Según un estudio de la Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio (Estados Unidos), la deshidratación podría conducir a un moco más grueso.

Nueces y cacahuetes

Nueces-y-cacahuetes

Los frutos secos pueden incrementar la producción de moco y flemas en aquellas personas que tienen intolerancia y  son altamente alérgenos. Lo mismo puede ocurrir con otros tipos de intolerancias alimentarias.

Alimentos refinados

Los alimentos refinados como el azúcar y la harina son de difícil digestión y pueden empeorar los problemas de  congestión. Así mismo, las personas que sufren de intolerancia al gluten deben evitarlo ya que, además de sufrir de problemas digestivos, también pueden sufrir molestias por el exceso de mucosidad y las flemas.

Te puede gustar