8 beneficios desconocidos del zumo de zanahorias - Mejor con Salud

8 beneficios desconocidos del zumo de zanahorias

¿Sabías que la zanahoria es ideal para mantener la salud bucal? ¿Y que es perfecta para aliviar el estreñimiento o las molestias gástricas? Un vaso de zumo de esta hortaliza es una fuente inagotable de beneficios para la salud.
Zumo de zanahorias

Todo el mundo sabe que esta hortaliza de color naranja es buena para la piel y la vista. Pero esos no son los únicos beneficios. Si consumes zumo de zanahorias podrás aprovechar todas las propiedades de la verdura cruda (que son mucho mayores que si la comes cocida). En este artículo te contaremos algunas ventajas desconocidas de esta riquísima hortaliza.

Zanahoria: el oro anaranjado

Se trata de una de las verduras más consumidas en todo el mundo no sólo porque es deliciosa y muy versátil sino también por sus múltiples propiedades.

zanahoria ccharmon

Los estudios han revelado que cuenta con casi 500 fitoquímicos, más que casi todos los demás alimentos del mundo. De ellos podemos destacar tres nutrientes:

Betacaroteno

Es el que le aporta el color naranja y tiene compuestos solubles muy nutritivos. Permite, por ejemplo, que el hígado lo convierta en vitamina A y es un potente antioxidante, al “unirse” a las moléculas dañinas y volviéndolas inofensivas.

Vitamina A

Vitamina A

Más allá de la que se consigue del betacaroteno, las zanahorias tienen bastante vitamina A. Un vaso de zumo de esta hortaliza aporta casi el 700% de las necesidades básicas de un adulto. Es la responsable de proteger la vista y de evitar enfermedades degenerativas (incluyendo cáncer).

Como si fuera poco, la vitamina A promueve el crecimiento óseo (y dental), reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, mantiene saludables las funciones celulares, ayuda al cuerpo a resistir infecciones y equilibra la presión arterial.

Te recomendamos leer: Poderoso remedio casero para regular la presión arterial y reforzar las defensas

Alfacaroteno

Un antioxidante repleto de flavonoides (una taza de zanahorias contiene 5,9 mg de alfacaroteno). Se cree que este nutriente tiene la posibilidad de que nuestra vida sea más longeva y evitar el cáncer de pulmón. Es soluble en grasa y para disfrutar de sus propiedades en este caso conviene consumirlo en una preparación horneada o salteada.

Perder peso con la zanahoria

Además existen otros elementos muy destacados en las zanahorias que las convierten en un supervegetal, recomendado en los niños, los adultos (sobre todo mujeres embarazadas) y los ancianos. Una taza de zanahorias nos aporta:

  • Vitamina K
  • Vitamina C
  • Fibra
  • Potasio
  • Vitamina B6
  • Manganeso
  • Molibdeno
  • Vitamina B1 (tiamina)
  • Vitamina B3 (niacina)
  • Fósforo
  • Magnesio
  • Folato

¿Cuáles son los beneficios de beber zumo de zanahorias?

Además de las propiedades de sus nutrientes principales, vale la pena destacar las ventajas de consumir un rico zumo de zanahorias varias veces a la semana (y si es en ayunas, mucho mejor):

Mejora la salud oral

Si la comiésemos cruda y entera la zanahoria serviría para limpiar los dientes y muelas. Pero en el caso de consumirla procesada también tiene sus propiedades. Por ejemplo fortalece las piezas dentales y las encías, mejora el riego sanguíneo y evita la adhesión de las bacterias a los dientes.

Al contener flúor, esta verdura previene la aparición de caries y mantiene en buen estado el esmalte dental.

Estimula el apetito

Jugo de zanahoria

Se ha comprobado que aquellas personas recién operadas, convalecientes o con problemas digestivos pueden comer más después de haber bebido un poco de zumo de zanahorias. Es una buena opción para los bebés cuando les están empezando a salir los dientes y para los ancianos que deben comer papillas o sopas.

Combate el estreñimiento

Esto se debe a que las zanahorias tienen una buena cantidad de fibra que aumenta la cantidad y la calidad de las heces, al mismo tiempo que regula el trabajo intestinal.

Además, este zumo reduce el dolor de estómago por intoxicación, calma las molestias gástricas y la acidez. Es recomendable en pacientes con gastritis.

Es diurética

Esta verdura naranja contiene mucha agua en su composición y eso es una excelente noticia para los que padecen retención de líquidos, edemas o problemas renales. Una taza de zumo de zanahorias en ayunas puede desintegrar cálculos en los riñones y facilitar su expulsión.

Restaura los nervios

Batido-de-zanahoria-y-col-morada

Si estás a punto de enfrentarte a un examen, tienes una primera cita o vas a una reunión laboral te recomendamos que bebas un poco de zumo de zanahoria. También si estás atravesando un momento de mucho estrés o te sientes muy cansado y fatigado. El fósforo y el potasio son los responsables de estos efectos enérgicos y revitalizantes.

Es un aliado en la belleza

Para fortalecer las uñas y dar brillo al cabello nada mejor que la zanahoria. La provitamina A que contiene ayuda a que el organismo repare las células dañadas por la contaminación o el contacto con sustancias químicas. También permite regular la producción de sebo del cuero cabelludo.

Ver también: ¿Quieres fortalecer tu cabello? No dudes en probar este acondicionador 100% natural

Mejora la leche materna

La vitamina A y el betacaroteno son dos nutrientes que no pueden faltar en la dieta de una embarazada y de una madre que está amamantando. Según los médicos, ambos mejoran la calidad biológica de la leche y permiten producir más cantidad de acuerdo a las necesidades del niño.

Es buena para la vista

Es buena para la vista

Los betacarotenos tienen la capacidad de evitar el envejecimiento prematuro. A diferencia de lo que se cree, no nos quitan las gafas ni nos aportan una vista de lince, pero si protegen la retina y previenen la aparición de cataratas en la vejez. Se recomienda consumir el zumo de zanahoria en pacientes con pérdida de agudeza visual y ceguera crepuscular.

Para preparar el rico y saludable zumo de zanahorias sólo precisas 6 piezas de esta verdura y un vaso de agua. Pela y corta en trozos pequeño, mezcla en la licuadora junto al agua hasta que tome una consistencia cremosa. ¡Y a disfrutar se ha dicho!