8 beneficios de la lectura en los niños

La lectura es uno de los mejores recursos para mejorar la capacidad lingüística e intelectual de los niños. Su práctica regular potencia la imaginación y promueve el desarrollo de su personalidad.

Incentivar el buen hábito de la lectura en los niños tiene muchos beneficios para su desarrollo. Aunque en la actualidad hay muchas otras herramientas que permiten “entretenerlo”, enseñarles a amar los libros les ayuda en su formación intelectual, social y emocional.

Sin lugar a dudas, a través de la lectura aumenta la creatividad y se abre la puerta hacia nuevos mundos y cosas por descubrir. Por eso, se trata de un recurso imprescindible para despertar la curiosidad de los pequeños y facilitar su proceso de aprendizaje.

¿Quieres conocer otros motivos para inculcar la lectura en los niños? En realidad hay muchas otras virtudes. Dado que muchos aún no las conocen, a continuación queremos compartir en detalle las 8 más importantes.

1. Adquisición de vocabulario

A través de la lectura los niños descubren nuevas palabras y fortalecen su capacidad lingüística. En los libros encuentran términos y formas de expresión que poco a poco van interiorizando para dar un uso correcto al lenguaje.

Lectura en los niños.

Es muy importante apoyar sus lecturas, dado que hay muchas palabras que no comprenden bien. Así, tras entender su significado, poco a poco las empezarán a incorporar en su vocabulario habitual.

Te interesa leer: Paciencia y silencio: virtudes de las personas sabias

2. Mejora de la expresión

Siguiendo con el beneficio anterior, cabe destacar de manera especial que la lectura en los niños contribuye significativamente a mejorar su capacidad de expresión. Cuántas más palabras aprenden, mejor consiguen expresarse en su entorno familiar, escolar y social.

3. Desarrollo de la imaginación y creatividad

Los libros contienen “mundos” que les permiten a los niños potenciar su capacidad de imaginación y creatividad. A través de estos recursos los pequeños pueden “transportarse” a otros lugares, recreando en su mente los personajes y escenarios que allí se exponen,

Lo más interesante es que, más tarde, ellos tratarán de volverlos realidad, bien sea mediante un juego de roles o practicando el dibujo. Todo esto, en conjunto, será clave para su formación intelectual.

4. Mejor comprensión lectora

Uno de los grandes obstáculos en el proceso de formación académica es la falta de compresión lectora en los niños. Como padres es primordial entender que esta habilidad se empieza a trabajar en casa usando lecturas en voz alta o proponiendo algunos libros.

Un niño que lee de forma regular tiene la capacidad de entender sin dificultades los textos que le proponen en la escuela. Además, al despertarse su curiosidad, exponen muchos interrogantes que les permite desarrollar de manera óptima su comprensión.

5. Menos problemas de concentración

Las historias que “envuelven” a los niños a través de la lectura les sirven como herramienta para fortalecer su concentración. Debido al interés que sienten por saber en qué acabará el cuento, aprenden la importancia de centrar su atención cuando así se requiere.

Niño leyendo.

Sin lugar a dudas, esto es determinante para su etapa escolar y años futuros. Aunque es normal que siendo pequeños se distraigan con facilidad, el que logren dominar esta habilidad les ahorra muchas dificultades cuando el aprendizaje tiende a complicarse un poco.

6. Desarrollo de la personalidad

Otro aspecto relevante de fomentar la lectura en los niños es el desarrollo de su personalidad. Es decir, los libros son claves para que ellos reconozcan las cualidades con que se sienten identificados. El hecho de conocer miles de personajes y formas de pensar, hace que formen una identidad y facilita sus relaciones en el entorno social.

7. Ejercicio para el cerebro

La acción de aprender a leer, y la lectura en sí misma, representan cierto nivel de complejidad para el cerebro. Por lo tanto, cuando el pequeño dedica un poco de su tiempo a cualquier tipo de lectura, está “ejercitando” su cerebro. Gracias a esto, se crean nuevas conexiones en el cerebro y mejora la capacidad de memoria y entendimiento.

8. Más empatía

Algunos niños desarrollan el sentimiento de la empatía sin que haya recursos de por medio. Sin embargo, mediante las historias que contienen sus libros consiguen fortalecer este tipo de emociones para ponerse en el lugar de otros.

Niña con libros.

La empatía es una virtud determinante en su proceso de adaptación en el entorno social, ya que le ayuda a ser más flexible cuando se encuentre con personas y situaciones diferentes.

Debes leer: Ayuda a tus hijos a controlar las emociones desde pequeños

¿Cómo incentivar la lectura en los niños?

La habilidad de la lectura se suele desarrollar de manera óptima en la etapa escolar. No obstante, eso no quiere decir que los padres deban dejar la responsabilidad a los maestros. Para fomentar el amor por los libros en los niños hay que despertar su interés desde muy pequeños.

  • Cuéntale historias al bebé desde sus primeros meses de vida.
  • Adquiere libros ilustrados y úsalos para hacer lecturas en voz alta con tus hijos pequeños.
  • Realiza una lectura diaria, por ejemplo antes de ir a la cama.
  • Cuando los niños estén un poco más “grandecitos”, cómprales libros que les llamen la atención.
  • Lee con frecuencia tus propios libros, no olvides que los pequeños aprenden con el ejemplo.
  • Preocúpate por enseñarle a leer y a comprender los cuentos.

En resumen…

La lectura es una importante herramienta para facilitar el proceso de aprendizaje de los niños. Su práctica fortalece la imaginación y ayuda a lograr un mejor dominio del lenguaje. Como padres es primordial incentivar este buen hábito desde muy temprana edad.

Te puede gustar