8 cambios que experimentas cuando dejas de ingerir refrescos

¿Sabías que incluso los refrescos light pueden afectar a tu metabolismo y hacerte subir de peso? Al dejar de consumirlos podrás perder esos kilos de más con mayor facilidad

El consumo de refrescos azucarados es un hábito poco saludable que, con el tiempo, genera un impacto negativo en el organismo.

Pese a que se han lanzado cientos de advertencias con respecto a su consumo, millones de personas los siguen prefiriendo por encima del agua y las bebidas naturales.

Esto al parecer se debe a sus altos contenidos de azúcar refinada que, al ser asimilada en el cuerpo, genera un efecto de adicción.

Además, algunas presentaciones contienen cafeína y químicos añadidos, los cuales hacen que sea casi imposible rechazarlas.

No obstante, es fundamental saber que su ingesta excesiva afecta la salud y,  aunque al principio no se note, es un fuerte influyente de los principales trastornos metabólicos.

Por esta razón, en el siguiente espacio quisimos recopilar 8 interesantes cambios positivos que pueden experimentarse con el simple hecho de evitar este tipo de bebidas.

¡Descúbrelos!

1. Te sentirás con más energía

Despertarnos con energía

El consumo de refrescos aumenta los niveles de glucosa en la sangre y, con esto, influye en la aparición de la fatiga y los problemas de concentración.

  • Sus compuestos químicos afectan el proceso de hidratación de las células y reducen la capacidad de oxigenación de los tejidos.
  • Como consecuencia, te sentirás más cansado y tu rendimiento físico y mental se verá afectado.

Lee también: 9 síntomas de la fatiga crónica

2. Evitarás problemas dentales

Los ácidos que contienen estas bebidas, además de sus azúcares refinados, deterioran el esmalte que protege los dientes y los deja susceptibles a las infecciones.

  • Con el paso del tiempo sus químicos van provocando manchas amarillentas en las piezas dentales y, al debilitarlas, influyen en la aparición de problemas como las caries.

3. Perderás peso

Perder peso

Uno de los beneficios más interesantes de abandonar la ingesta de refrescos es que, en cuestión de días, el peso corporal empezará a bajar.

  • Los altos niveles de azúcar que contienen son una causa principal de trastornos metabólicos y, por ende, influyen en el sobrepeso.
  • Esto también es aplicable para los refrescos con etiquetas “light” o “cero”, puesto que, aunque es cierto que aportan menos calorías, de igual forma acaban por afectar el metabolismo.

4. Sentirás menos ansiedad por comer

Al evitar los refrescos, el cerebro poco a poco se va adaptando a bebidas más saludables y, posteriormente, disminuye los episodios de ansiedad por la comida.

  • El azúcar y los endulzantes artificiales aumentan la segregación de las hormonas del hambre y, debido a eso, es común sentir deseos de comer al ingerirlas.

5. Evitarás problemas óseos

Fortalece los huesos

Los refrescos, en especial los carbonatados, son enemigos potenciales de la salud ósea.

  • Sus altos contenidos de fósforo y químicos añadidos disminuyen la absorción de calcio, lo cual conlleva a problemas de pérdida de la densidad ósea.
  • Estos, a su vez, aceleran el desgaste de los huesos y conducen a enfermedades crónicas como la osteoporosis.

Visita este artículo: 8 alimentos ricos en calcio

6. Mantendrás una buena salud digestiva

Si bien es cierto que hay muchos factores que influyen en la salud digestiva, es bueno saber que dejar los refrescos puede contribuir a evitar problemas en este sistema.

  • Los compuestos de estas bebidas alteran el pH de la flora intestinal e incrementan el exceso de acidez y gases.

7. Tu piel lucirá más saludable

piel saludable

Por su alto contenido de sustancias químicas y azúcares refinados, los refrescos pueden acelerar el deterioro celular de la piel y conducir al desarrollo de signos prematuros del envejecimiento.

  • Estos aumentan la presencia de toxinas en la sangre y, al reducir la capacidad de oxigenación, hacen que la piel luzca seca y opaca.
  • Tanto es su impacto en la salud cutánea que sus efectos se comparan con los que provocan las toxinas del cigarrillo.

8. Reduces el riesgo de padecer cálculos renales

Los cálculos renales son pequeñas piedras de residuos minerales que se quedan acumulados en los riñones cuando estos no pueden eliminarlos a través de la orina.

  • Su presencia obstruye los conductos urinarios y puede derivar graves complicaciones de salud.
  • Entre sus causas principales se incluyen los hábitos dietarios, dado que algunos alimentos incrementan el esfuerzo de estos órganos.
  • Las bebidas azucaradas, incluyendo las carbonatadas, aumentan de forma considerable el riesgo de esta enfermedad, dado que contienen toxinas y químicos que dificultan el proceso de limpieza renal.

Sus consumidores tienen el doble de riesgo de padecerlos en comparación con las personas que evitan su ingesta.

¿Con qué regularidad tomas estas bebidas? Si las consumes de forma habitual, ten en cuenta cuán dañinas pueden ser para tu cuerpo y trata de evitarlas.

En su lugar aumenta el consumo de agua, jugos y otras bebidas de origen natural.

 

Te puede gustar