¿Por qué se engorda durante la menopausia? 8 claves para evitarlo

La menopausia es una oportunidad para cuidar un poco más de nosotras mismas. Cuida tu dieta, bebe abundante agua y haz ejercicios. Todo ello contribuirá a que te sigas viendo estupenda.

Hay quien piensa que el hecho de subir de peso durante la menopausia es algo inevitable. Que el metabolismo actúa de esta forma y que es muy difícil controlarlo.

Cuando la menstruación va desapareciendo de forma gradual, ello implica que nuestro organismo está produciendo menos estrógenos. Estos cambios hormonales tienen su reflejo en nuestro cuerpo e, incluso, en nuestro estado de ánimo.

Ahora bien, siendo conscientes de las alteraciones que este proceso va a ocasionar en nuestro cuerpo, conviene anticiparse tomando de antemano algunas medidas. Antes de ponerlas en práctica, estas han de ser consultadas siempre con el especialista. 

La menopausia es una etapa más del ciclo vital de las mujeres. Podemos vivirla de forma plena, con salud. Es una oportunidad para cuidar un poco más de nosotras mismas. En este artículo, te explicamos cómo.

Causas del aumento de peso durante la menopausia

Según el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), el peso de las mujeres durante la menopausia podría llegar a aumentar entre 5 kilos y 10 kilos.

Pero, ¿es realmente inevitable? ¿Esto es algo que debemos asumir como parte del proceso de esta etapa? En absoluto. Siguiendo las pautas adecuadas no solo podemos evitar que esto ocurra, sino ganar en calidad de vida.

Antes, conviene hacer un breve repaso de sus causas, para así comprender mejor este fenómeno.

1. Alteraciones endocrinas

Durante la menopausia, nuestro cuerpo produce menor cantidad de estrógenos. Esto supone cambios indiscutibles para nuestro organismo, que, sin embargo, son perfectamente sobrellevables. He aquí algunos de ellos:

  • Aumento de adipocitos en nuestro cuerpo, a la vez que una ralentización del metabolismo.
  • Disminución de la demanda de energía por parte de nuestro organismo para mantenerse. De ahí que todo el exceso de carbohidrato que supere esa baja demanda, se acumule en forma de grasa.
  • Presencia de cambios emocionales importantes. De ellos, se deriva la dificultad para dormir, la ansiedad e, inclusive, la depresión. En muchos casos, todo ello se traduce en trastornos de la alimentación.
  • Pérdida del tono muscular, por lo que hay a partir de ese momento más grasa y menos fibra muscular. Esto también explica la pérdida de la firmeza y de la agilidad de las que se disfrutaba antes.

Descubre cómo tratar los síntomas de la menopausia de forma natural.

 

2. Hacer frente a las emociones

Algo que suele ocurrir en algunos casos es que la vivencia de la menopausia se experimenta por parte de algunas mujeres de forma negativa.

Al verse ante el espejo perciben que han aumentado una o dos tallas, cuando en realidad “comen lo mismo”. ¿Por qué, si me alimento de igual forma, tengo esta grasa en el abdomen, en las piernas o mi cara está tan hinchada?

Es importante tomar conciencia de lo que está sucediendo en nuestro cuerpo, solo así podremos mejorar nuestra calidad de vida y encontrarnos mejor.

En ocasiones, este malestar emocional supone tener que tomar ciertas medicaciones como antidepresivos. Esto no hará más que acentuar el problema. Se ven a sí mismas más hinchadas y cambiada físicamente.

Un cambio en la perspectiva, podríamos proporcionarnos la serenidad para asimilar estos cambios que son parte de la vida.

Qué hacer para evitar subir de peso durante la menopausia

menopausia

1. Nuevas estrategias para afrontar una nueva etapa

Llegar a esta etapa de la vida no quiere decir que dejes de presumir si eso es lo que quisieras. La menopausia es una etapa más de tu vida que debe ser vivida plenamente. Lo más sensato será desplegar estrategias que te proporcionen ese cambio de perspectiva necesario para afrontar el nuevo reto.

No dudes en contar con el apoyo de tu médico. De seguro, podrá guiarte en este proceso, pues en ocasiones, es necesaria la administración de un tratamiento hormonal sustitutivo. Pero, esto es algo que solo podrá decidir tu médico. Puesto que cada mujer es única, conviene recordar que no hay recetas colectivas.

Lo que sí es un hecho es que, llegadas a esta etapa, el organismo demanda menos energía. Ello no significa, por tanto, comer menos, sino comer mejor.

2. Priorizar el consumo de vegetales

Entre ellos, revisten especial interés:

  • Espinaca
  • Brócoli
  • Calabaza
  • Coliflor
  • Berenjena
  • Ajo
  • Cebolla

¿Te interesa ampliar información, entonces también podrías leer sobre cómo acelerar tu metabolismo para bajar de peso.

3. Toma dos piezas de fruta al día

Por lo general, las frutas poseen un alto contenido en azúcar. De ahí el dulzor que las caracteriza. Precisamente, debido a ello podrían hacernos subir de peso, sobre todo si consumimos más de la cantidad necesaria.

Así, el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) indica que lo recomendable es tomarnos dos piezas de fruta al día.

¿Cuáles son las más adecuadas?

  • Frutas de carne blanca; por ejemplo, peras y manzanas
  • Naranjas y fresas son ricas en bioflavonoides. Estos constituyen un remedio eficaz para aliviar los sofocos.
  • Granadas

4. Di sí a los copos de avena integral

En el desayuno, es muy recomendable que tomes avena o pan de centeno integral. En la comida, podrías servirte de este tipo de pan para acompañar, por ejemplo, tus legumbres con verduras.

5. Y, dos veces por semana, pescado azul

Pescados como el salmón aportan proteínas y ácidos grasos omega-3. Ambos son necesarios tanto para la salud cardíaca como para tu equilibrio interior.

6. No dejes de comer carnes blancas y grasas saludables

No solo es saludable comer carnes blancas y grasas, sino que es recomendable hacerlo 4 veces a la semana. No dejes de consumir, pues:

  • Carne de pollo o de pavo
  • Pescado blanco como merluza, rape o bacalao
  • Semillas de lino
  • Aceite de oliva, trocitos de aguacate y nueces (estas  podrían darle un toque especial a tus ensaladas)

7. Recuerda beber entre 1,5 litros y 2 litros de agua al día

Es sumamente importante que te mantengas bien hidratada. Para ello, no olvides llevar siempre contigo una botellita de agua mineral.

¿Sabías que beber una copa de vino tinto al día es beneficioso para la salud? Bébelo y verás qué bien sienta.

8. Ejercítate

Caminar-es-bienestar

Ponte ropa cómoda y sal a andar, a bailar, a nadar o a pasear en bici. Si lo haces con una amiga te sentirás aún mejor. Lo recomendable es que cada día hagas alrededor de 45 minutos de ejercicio aeróbico. 

¿Quieres leer más? Descubre todos los beneficios de caminar.

Si pones en práctica estos consejos, evitarás subir de peso durante la menopausia.

  • Arakane, M.; Castillo, C.; Rosero, M. F.; Peñafiel, R.; Pérez-López, F. R., and Chedraui, P. (2011). "Factors relating to insomnia during the menopausal transition as evaluated by the Insomnia Severity Index", Maturitas, 69: 157-161.
  • Canto de Cetina, T. E., and Polanco-Reyes, L. (1996). Climaterio y menopausia. Las consecuencias biológicas y clínicas del fallo ovárico. México: Universidad Autónoma de Yucatán.
  • Chedraui, P.; Pérez-López, F. R.; Mendoza, M.; Morales, B.; Martínez, M. A.; Salinas, A. M., and Hidalgo, L. (2010). "Severe menopausal symptoms in middle-aged women are associated to female and male factors", Arch Gynecol Obstet, 281 (5): 879-885.