8 claves que te ayudarán a ser mamá después de los 40

Thady Carabaño·
13 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén del Río al
23 Enero, 2019
La maternidad tardía es cada vez más frecuente. Aunque el cuerpo de la mujer no esté en su mejor momento de fertilidad, es posible lograr ser mamá después de los 40 siguiendo estas recomendaciones.

Ser mamá después de los 40 es cada vez más frecuente, incluso cuando la mujer ya no está en el tope de su fertilidad. En la actualidad, un número creciente de mujeres posterga la decisión de quedarse embarazarse, aunque las razones son múltiples.

Sin embargo, ya sea por vías naturales o por tratamientos para la fertilidad, comenzar la faceta de la maternidad cuando ya se tiene más madurez y estabilidad en muchos sentidos se convierte en el norte de muchas mujeres.

De hecho, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la cantidad de embarazos después de los 40 se duplicó entre los años 1990 y 2012.

Claves para ser mamá después de los 40

Lo primero que hay que hacer si quieres ser mamá después de los 40, evidentemente, es tener relaciones sexuales sin protección. Una buena frecuencia es de 2 a 3 veces por semana.

Solo después de seis meses de llevar ese ritmo, si no has logrado embarazarte, puede que tu médico de confianza te remita un especialista en fertilidad. Mientras transcurre ese lapso, puedes preparar tu cuerpo y tu mente para el embarazo y la maternidad siguiendo estas recomendaciones claves.

1. Lleva un estilo de vida saludable

Para prepararte emocional, mental y físicamente para el embarazo, necesitas llevar una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales que aporte todos los nutrientes esenciales.

Asimismo, es conveniente que hagas ejercicio de forma regular para que estés en buen estado físico para enfrentar los riesgos de estar embarazada.

Estilo de vida saludable.

Leer también: 5 cambios durante el embarazo que no conocías

2. Consulta con tu médico

Visita a tu ginecólogo u obstetra para que te haga los chequeos médicos de rutina para descartar cualquier impedimiento o enfermedad. Además, te puede recomendar algunos suplementos alimenticios que favorezcan las probabilidades de salir en estado.

Con tu médico también puedes evaluar si estás tomando algún medicamento que pueda interferir en tus posibilidades de ser mamá después de los 40.

3. Evita la obsesión y la ansiedad para ser mamá después de los 40

No te obsesiones con la idea de quedar embarazada. La ansiedad está contraindicada cuando quieres ser mamá después de los 40. De hecho, disminuye las probabilidades de quedar embarazada, como señala este estudio publicado en la revista Reproducción.

Además, la tensión no solo es negativa para ti, también para el desempeño sexual y la fertilidad de tu pareja. Evalúa si vale la pena tomarse un descanso o unas vacaciones para relajarte con tu pareja. Salirse de la rutina cotidiana puede ayudarte a concentrarte, disfrutar del amor y encender la pasión si está dormida.

4.- Conoce tu ovulación

Conocer tu ciclo menstrual y, por consiguiente, tu fase ovulatoria, es fundamental para que el sexo coincida con los días de mayor fertilidad. Con un ciclo menstrual regular será más fácil de determinar el día de tu ovulación, mientras que con un ciclo menstrual irregular será más difícil, pero no es imposible acercarse a la fecha exacta.

mamá después de los 40

Para ello, pueden serte de ayuda el método de la temperatura basal o el del moco cervical, dos métodos que se utilizaban antiguamente como anticonceptivos o, como es este caso, para intentar quedar embarazada.

Y así lo señala este capítulo del libro Educar a los jóvenes para la salud. Una vez que precises los días, concentra tus relaciones sexuales a 1 o 2 días previos a la ovulación y el propio día en el que ovulas.

5. También importa la salud de tu pareja

Como para quedarse embarazada se necesitan dos personas, asegúrate de que tu pareja también esté en buena forma física. Para ello, es conveniente hacerse un examen físico, así como llevar una buena alimentación y reducir los niveles de estrés al mínimo con una buena rutina de ejercicios.

Solo con disminuir el estrés y mejorar el estado físico en general, aumenta la producción de espermatozoides, lo que es ideal para lograr tu propósito de ser mamá después de los 40.

6. Evita el alcohol, el tabaco y las drogas para ser mamá después de los 40

Para mejorar el estado general de salud, es evidente que el alcohol, el tabaco y las drogas no contribuyen a la hora de mejorar las probabilidades de concebir un bebé, ni en la mujer ni en el hombre.

Alejarse de estas prácticas es positivo para lograr la fecundación del óvulo y el desarrollo de un embarazo y un bebé sano. También es necesario eliminar esos malos hábitos para cuando el bebé llegue a sus vidas, como señala esta publicación de la Revista Sardá.

7. Incorpora cloruro de magnesio en la dieta

El cloruro de magnesio aporta numerosos beneficios a la salud, entre los que se puede destacar que podría estimular las funciones cerebrales y a estimular los impulsos nerviosos, según este información de la revista Nutrients.

Así, se cree que el cloruro de magnesio ayuda a estimular la regulación hormonal, lo cual es fundamental para regular el ciclo menstrual y precisar la fase ovulatoria, y que en el hombre detiene la hipertrofia prismática, una de las causas más frecuente de infertilidad. No obstante, por el momento, son necesarias más investigaciones al respecto.

Cloruro de magnesio.

Te interesa leer: 18 increíbles beneficios del cloruro de magnesio

8. Fe

Independientemente de si tienes o no alguna creencia religiosa, es importante que te rodees de pensamientos positivos y amorosos. Mantenerte positivo sobre tu capacidad de gestar vida y concebir el hijo que tú y tu pareja queréis en vuestras vidas.

Dice el refranero popular que “la fe mueve montañas”. Sin duda, también es necesaria para lograr el milagro que significa un embarazo.

Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda si quieres ser mamá después de los 40. No obstante, lo más recomendable siempre es consultar con un profesional sanitario para que resuelva todas las dudas que tengas y te examen para ayudarte en el proceso de concepción.