8 comportamientos de las parejas sanas al discutir

A la hora de discutir las parejas sanas saben poner límites y reconocer sobre qué temas vale la pena debatir y cuáles son malentendidos sin importancia.

¿Dirías que tu relación de pareja es saludable? ¿Cómo definirías el término “parejas sanas”? ¿Piensas que discutís más de lo habitual?

Existen muchos mitos sobre la forma en que las parejas enfrentan una discusión. Algunos de estos afirman que una de las dos personas debe ceder o que nunca debes irte a la cama si seguís enojados.

Aunque estos mitos tienen la mejor de las intenciones, no todos son ciertos. Por eso, hoy te queremos contar algunos de los comportamientos que siguen las parejas sanas cuando discuten.

Verás que no se trata de nada imposible de realizar, ya que todas estas acciones resultan bastante lógicas. Dicho lo cual, ¡presta atención!

1. Saben que escuchar es la clave

¿Cuál es tu primera reacción cuando tu pareja tiene una opinión distinta a la tuya? ¿Saltas inmediatamente a discutir o paras un momento y tratas de entenderlo?  La gran mayoría hace lo primero y el problema resultante es que la comunicación se rompe.

Pareja sana de hombre y mujer.

Recuerda que en el proceso de comunicación hay, al menos, dos partes: tu pareja y tú. Así pues, para un momento y escucha sus argumentos. Esto te ayudará a conocer su punto de vista y podrás analizar la situación desde su perspectiva.

2. En el momento oportuno, plantea tu argumento

Bien sea que te toque hablar antes o después de tu pareja, trata de explicar tu opinión de la forma más clara que posible y preguntar a la otra persona:

  • ¿Por qué te has enojado?
  • ¿Qué hace tan grave ese problema, actitud o comportamiento?
  • ¿Te molesta siempre o esta ocasión ha habido algo distinto?
  • ¿Cuál crees que es la solución?

Verás que en el momento en que empieces a responder a estas preguntas, percibirás la situación de otra forma.

Además, las parejas sanas saben que el entendimiento es cuestión de dos. Por tanto, no esperes a que el otro adivine lo que estás pensando, sintiendo o creyendo.

Tal vez para ti es muy obvia la causa del problema, pero tu pareja ni siquiera se ha dado cuenta.

También puedes leer: Mi pareja y yo tenemos gustos musicales diferentes

3. Cada uno habla desde sus sentimientos y puntos de vista

Un error que no cometen las parejas sanas es comenzar la discusión hablando desde el punto de vista o sentimientos del otro. En lugar de decir: “has hecho” o “has dicho” comienzan con un “siento”, “me he sentido” o un “creo”.

Pareja compartiendo sus puntos de vista.

Si te das cuenta, en el primer caso las palabras tienen un tono de acusación mientras que, en el segundo, generan empatía.

Esto ayudará a que, durante la conversación, tu pareja no esté a la defensiva. Así pues, será capaz de identificarse contigo y estará interesada en escuchar lo que estás diciendo y sintiendo.

A su vez, hablar en primera persona también contribuirá a evitar las conversaciones confusas o poco claras.

4. Establecen las reglas de discusión de forma clara

Las parejas sanas saben que discutir es algo muy normal y se preparan para ello. Uno de los primeros pasos que suelen tomar es establecer ciertas reglas que se van a seguir durante los enfrentamientos.

De este modo, suelen tener bien definido:

  • Cómo resolverán los problemas. ¿Hablando en el momento? ¿Dejando pasar algunas horas? ¿Dándose más tiempo? Para esto, es importante que cada uno se conozca y sepa cómo reacciona cuando está molesto. 
  • Dónde resolverán la situación. Para algunas parejas es más fácil comenzar una conversación conciliadora si hablan en casa tranquilos y tomando un café. Por el contrario, otros prefieren salir a dar un paseo por el parque para sentirse relajados.

Echa un vistazo a: ¿Seleccionamos una pareja de forma consciente?

5. Saben elegir qué discusiones vale la pena tener

Las parejas sanas saben que algunas discusiones no tienen mucho sentido y que, al final, no resuelven nada. Por eso, determinan cuáles serán los temas en los que invertirán tiempo y esfuerzo.

Las parejas sanas trabajan en su relación.

Por ejemplo, pelear sobre el postre o el desayuno no es tan relevante como determinar si se mudarán por un nuevo empleo o no.

Además, existen otros factores que las parejas sanas tienen en cuenta al momento de determinar si discuten o no, como por ejemplo:

  • Saber si es el estado de humor el que provoca la discusión o realmente se trata de un problema. 
  • Saber si tema es realmente importante o es algo banal.

6. Las parejas sanas no pierden de vista el panorama completo

Algunas parejas ven cada problema como el fin de la relación. Estas son esas parejas que nunca están más de un mes sin pelear y en las que todo es drama. Las parejas sanas, por su parte, saben que las discusiones son muy normales.

En lugar de huir o de exagerarlas, les dan la atención oportuna y necesaria, solucionan el problema y avanzan.

Lee también: ¿Cómo saber si le gustas a una persona con pareja?

7. Se concentran en solucionar el problema

Cuando estás en medio de una pelea, resulta muy sencillo perderse en ella. Con todos los argumentos, ideas y sentimientos es fácil olvidar lo que hay más allá.

Pareja apoyándose.

Sin embargo, lo que deberías tener en mente es que estás en una pareja y que lo importante es buscar la solución al problema.

En este punto, es importante identificar la diferencia entre el problema real y las pequeñas situaciones que generan discusión.

Por ejemplo, un problema real es que haya que mudarse de ciudad cuando uno de los dos no está dispuesto a hacerlo. Las pequeñas situaciones serán todas las discusiones que se dan alrededor tratando de evitar la mudanza.

8. Saben que los problemas no deben solucionarse de inmediato

En lugar de tratar de resolver la situación cuando los ánimos están intensificados, las parejas sanas se dan la oportunidad de tomar un respiro antes de continuar.

A veces, es necesario pensar en todo lo que hay alrededor, ya que el punto de vista puede cambiar y terminar la pelea casi sin haberla iniciado.

¿Qué te han parecido estos hábitos que suelen tener las parejas sanas a la hora de discutir? Si te reconoces en algunos de ellos, ¡enhorabuena! Esto puede que tu relación va por el buen camino. De lo contrario, quizás deberías poner algunos de ellos en práctica.