8 consejos para comer mejor si haces yoga

Daniela Castro · 26 junio, 2018
Para complementar los beneficios del yoga sobre el equilibrio físico y mental es importante mejorar la alimentación. Elegir ingredientes orgánicos y evitar los procesados son claves sencillas para comer mejor.

La práctica regular de yoga permite aumentar el bienestar físico y mental. Aunque los motivos para seguir sus rutinas son muy variados, en general se busca lograr una relación saludable entre el cuerpo y la mente. ¿Sabías que debes comer mejor si haces yoga?

Aunque obtienes muchos beneficios con tan solo practicar los ejercicios, una adecuada nutrición es determinante para alcanzar el equilibrio deseado. Esta no solo permite lograr un peso más sano, sino que ayuda a mejorar el rendimiento y la calidad de vida en general.

Por esta razón, si te acabas de iniciar en el yoga, o si piensas hacerlo, te conviene conocer algunas pautas para mejorar tu alimentación. Si bien no se trata de seguir un régimen estricto o peligroso, sí sugiere algunos cambios para estar más saludables.

Los mejores consejos para comer mejor si haces yoga

Hay muchos hábitos alimentarios que te permiten comer mejor si haces yoga. Aunque los seguidores de esta disciplina han diseñado decenas de dietas especiales, la recomendación general es seguir una alimentación basada en ingredientes de origen orgánico, sin caer en extremos o restricciones. ¿Qué puedes tener en cuenta?

1. Realiza cambios graduales

Es muy difícil que puedas cambiar tu alimentación de la noche a la mañana. Sobre todo puede costarte si estás acostumbrada a algunos productos adictivos.

Por eso, si quieres comer bien de forma permanente, tendrás que hacerlo de forma gradual. Es importante que el cambio no sea brusco para tu cuerpo.

Ver también: ¿Cuáles son los beneficios del yoga para la salud?

2. Evita saltarte las comidas

Una de las reglas para comer mejor si haces yoga es mantener las comidas principales en los horarios habituales.

Algunas dietas sugieren el ayuno como vía para adelgazar. Sin embargo, lo verdaderamente recomendable que desayunes bien y hagas al menos dos meriendas entre comidas.

3. Consume especias picantes

Para mejorar la alimentación a la hora de hacer yoga te conviene limitar el consumo de sal. Entonces, para remplazarla, puedes hacer tus preparaciones con especias picantes como la cayena, jengibre o pimienta negra. 

Estas no solo realzan el sabor de tus platos, sino que tienen propiedades nutricionales que mejoran tu salud y peso.

4. Evita las restricciones

En una dieta de yoga no hay cabida para las restricciones de nutrientes. De hecho, estos planes de alimentación respetan las pautas de una dieta balanceada y completa. Si bien sí sugieren evitar alimentos como los procesados y refinados, en general permiten comer “de todo un poco”.

Asegúrate de tomar todos los macronutrientes y micronutrientes a través de:

  • Frutas y vegetales frescos
  • Cereales integrales
  • Carnes magras y pescados
  • Frutos secos y semillas
  • Lácteos bajos en grasa
  • Aceites saludables como de oliva

5. Come alimentos de temporada

Una clave sencilla para empezar a comer mejor si haces yoga es elegir alimentos de temporada, como las frutas y vegetales. Debido a que son ingredientes orgánicos y bajos en calorías, son ideales para saciar el hambre sin ganar más peso.

Además, están repletos de nutrientes y compuestos antioxidantes que ayudan a eliminar las toxinas del cuerpo.

6. Limita el consumo de alimentos rajásicos

Los alimentos “rajásicos” son aquellos cuya composición puede incidir en la aparición de estrés físico y mental. Por este motivo, a la hora de hacer una dieta para el yoga se recomienda limitar al máximo su ingesta. Los más consumidos son:

  • Cebolla
  • Té y café
  • Azúcar blanco
  • Chocolate
  • Bebidas azucaradas o gaseosas

7. Evita los alimentos tamásicos

Carne picada.

Otra variedad de alimentos cuyo consumo se debe moderar o evitar son los que se conocen bajo el nombre de “tamásicos”. Por la composición nutricional que los caracteriza, estas comidas y bebidas hacen que tu cuerpo se  muestre más perezoso.

En esta categoría se incluyen:

  • Carnes rojas y embutidas
  • Productos lácteos enteros
  • Setas
  • Bebidas alcohólicas

Lee también: ¿Cuál es el mejor ambiente para practicar yoga?

8. Come sin prisa

Si estás practicando una rutina de yoga tienes claro que sus principales beneficios son la sensación de calma, bienestar y equilibrio. No obstante, si lo que quieres es mantener esa tranquilidad en todo momento, tendrás que mejorar la manera en la que comes.

Tomarte un tiempo adecuado para ingerir las comidas, y sobre todo masticarlas bien, será clave para evitar las digestiones lentas y pesadas. Procura disfrutar cada bocado para que te sientas más satisfecha y liviana.

En resumen, para comer mejor si haces yoga debes tratar de basar tus platos en alimentos naturales y bajos en calorías. De igual forma, tendrás que evitar cualquier extremo o restricción.

Aunque te conviene evitar algunos ingredientes, en general puedes comer todo lo que te aporte bienestar y equilibrio.