8 consejos para sellar los poros dilatados de tu piel

Mantener una correcta rutina de limpieza y usar productos exfoliantes puede ayudar a cerrar los poros dilatados.

Por cuestiones de estética y autoestima, muchas personas buscan métodos para cerrar los poros de su piel. La dilatación de estas estructuras puede indicar desequilibrios en las glándulas sebáceas y alteraciones hormonales. En este artículo te proponemos 8 consejos para cerrar los poros dilatados

Los poros dilatados

Los poros son orificios diminutos presentes en la piel y que se encargan de la transpiración corporal. Aunque su tamaño suele variar, hay momentos en que se dilatan debido a la acumulación de secreciones sebáceas y otras impurezas, principalmente en la llamada zona T (ojos, nariz y boca). Su principal consecuencia es la aparición del acné y los puntos negros.

La piel puede lucir enrojecida, brillante y sucia. Por suerte, existen varias recomendaciones que pueden devolverle el aspecto saludable a tu cutis.

8 consejos para cerrar los poros dilatados

  1. Realiza una limpieza profunda

La primera medida para sellar los poros dilatados es adoptar una rutina de limpieza diaria con los productos adecuados. Para evitar este problema es primordial elegir jabones y cremas acordes a nuestro tipo de piel. Utiliza una crema nocturna depurativa para eliminar las células muertas y secreciones.

Lee también: 6 mascarillas naturales para la limpieza facial

  1. Utiliza productos exfoliantes

El uso regular de productos exfoliantes es una de las mejores soluciones contra el exceso de grasa que abre los poros. Debido a sus características astringentes y desintoxicantes, son ideales para retirar los residuos que van formando puntos negros. Si bien se pueden emplear los que venden en farmacias y tiendas cosméticas, también es válido utilizar remedios de origen natural. Es importante tener en cuenta que solo se aplican dos veces a la semana, pues en exceso pueden ser contraproducentes.

  1. Incluye tónicos faciales en tu rutina

tónicos de rostro.
La aplicación diaria de tónicos faciales remueve la grasa retenida en la superficie cutánea y regula el pH del cutis. Son útiles para evitar la flacidez y el envejecimiento prematuros. Sus aportes de nutrientes ayudan en la regeneración celular y cicatrización.

  1. Usa cubitos de hielo

La terapia con cubitos de hielo es una gran opción para cerrar los poros dilatados sin gastar en costosos tratamientos. La temperatura fría ayuda a disminuir su tamaño y estimula la circulación sanguínea. Sin embargo, se deben usar envueltos en un paño, dado que de forma directa resultan agresivos.

  1. Mejora tu alimentación

Uno de los motivos por los que fracasan los tratamientos para el rostro es porque no se tienen buenos hábitos alimentarios. Para cuidar los poros de tu piel es primordial hacer algunas correcciones en tu dieta: limita el consumo de azúcares, grasas saturadas y carbohidratos simples. Por otra parte, la ingestión de frutas y vegetales favorecerá la hidratación de tu rostro y la producción de colágeno.

  1. Toma más agua

Este líquido vital interviene en procesos que son claves para regular la producción de sebo y eliminar las células muertas.

  1. Aplícate miel de abejas

Gracias a su contenido de enzimas, oligoelementos y antioxidantes, la miel de abeja  es uno de los mejores productos naturales para conservar el rostro joven. Utilízala como mascarilla para retira las células muertas de la superficie cutánea y cerrar los poros. Espera 10 minutos y retírala con abundante agua.

Ver también: 6 mascarillas naturales para la limpieza facial

  1. Arcilla

Las mascarillas caseras de arcilla son un excelente complemento para remover los residuos de grasa y cerrar los poros. Es una sustancia de propiedades astringentes y limpiadoras.

Consulta también: Los 7 mejores consejos para rejuvenecer tu piel de manera natural