8 consejos para tener un hogar más sostenible y ecológico ¡Vale la pena!

Al dejar los aparatos eléctricos en modo standby, con el piloto rojo encendido, además de gastar más energía estamos acortando su vida útil, por lo que merece la pena apagarlos

Todos queremos dejarles a nuestros hijos y nietos un planeta hermoso, un mundo que mantenga a salvo todas sus especies y toda su diversidad.

Un lugar sin contaminantes y con esos pulmones verdes que garantizan nuestra existencia y, por supuesto, nuestro equilibrio y nuestro futuro.

Tenemos claro que para que este proyecto de vida se mantenga y podamos evitar desastres ecológicos en el futuro, se necesita de un cambio de políticas y conseguir que las grandes potencias regulen, por ejemplo, sus vertidos químicos y la liberación de CO2 a la atmósfera.

Ahora bien, también necesitamos iniciativas personales y anónimas, las nuestras. A través de pequeños cambios en nuestro día a día, nosotros mismos podemos conseguir un hogar más sostenible que ayude a cuidar de nuestro planeta.

¿Qué te parece si empezamos a poner en práctica estos sencillos consejos?

1. El uso de nuestros aparatos de calefacción y aire acondicionado

Si tienes equipos de refrigeración o calefacción en casa recuerda que es importante hacer un uso razonable de ellos. De ese modo no solo estaremos cuidando del planeta, sino que, además, conseguiremos un ahorro importante en nuestras facturas:

  • La calefacción podemos regularla en unos adecuados 20 ºC.
  • Por su parte, el aire acondicionado está muy bien con unos 26 ºC.
  • ¿Y a qué temperatura podemos poner el agua caliente? Basta con que esté a unos 35 ºC.
  • Te aseguramos que cada grado de más o de menos se nota en el medio ambiente y en tu factura.

Descubre cuáles son los beneficios de bañarse con agua fría

2. ¿Y si aprovechamos un poco más los recursos naturales como el viento y la luz del sol?

ventana abierta Chiot's Run

Está claro que no siempre es posible invertir altas cantidades de dinero en adaptar nuestras casas para aprovechar al máximo los recursos naturales. No todo el mundo puede permitirse cambiar ventanas, hacer terrazas o instalar placas solares.

A largo plazo es cierto que nos ahorra bastante dinero en la factura, pero la instalación supone un gasto elevado. Si no te es posible hacer esta inversión, toma nota de unos sencillos consejos:

  • Aprovecha la luz del sol.
  • Pinta las paredes de un color que te ofrezca luminosidad.
  • Consigue corrientes naturales de aire abriendo varias ventanas en casa. ¡Es más sano para tu salud también!

Descubre también cómo limpiar la casa sin productos químicos.

3. Algunos cambios básicos en la cocina

hogar_sostenible_ecologico

Hay trucos muy sencillos que nos van a ayudar a ahorrar y a conseguir un hogar más ecológico, en especial en muchas de las cosas que hacemos en la cocina.

Te damos unos sencillos ejemplos:

  • Usa la olla a presión siempre que puedas, te ahorra tiempo, dinero y energía.
  • Si tienes que usar el horno, intenta no abrirlo muchas veces. Cada vez que lo hacemos la temperatura baja unos 20 ºC.
  • Si tienes que descongelar algo no lo hagas con el microondas o poniendo ese pescadopor ejemplo, bajo el agua del grifo. Basta con sacar lo que deseemos cocinar unas horas antes. ¡La clave está en tener memoria! Vale la pena.

4. No dejes los aparatos eléctricos en modo standby 

¿Cuántas veces lo hemos hecho? Dejar la televisión en standby, con ese piloto rojo encendido, o el ordenador, o la videoconsola… ¿O qué decir de esas noches en que nos dejamos el móvil cargando? ¿O dejar el router del Wi-Fi encendido cuando no estamos en casa o estamos durmiendo?

Lo hacemos muchas veces, y ello supone un gasto en nuestra factura, y además, un modo de causar daños al planeta en vista de que millones y millones de personas cometemos el mismo error.

Además, tampoco podemos olvidar que acortamos la vida útil de los electrodomésticos. 

Conoce los efectos negativos del uso del microondas

5. Sí a las bombillas de bajo consumo

Las  bombillas de bajo consumo o fluorescentes LED  son un poco caras, lo sabemos, pero duran hasta 8 veces más y gastan hasta un 80% menos de energía. Así que… ¿Por qué no sustituirlas?

6. Electrodomésticos de bajo consumo

Limpiar-el-horno

Como ya sabes, en los últimos años ya han salido al mercado electrodomésticos de clase energética A++ o A+++. ¿Sabes lo que significa esto?  Que consumen hasta un 70%  menos de energía respecto a los electrodomésticos de clase A.

Vale la pena ir sutituyéndolos a medida que lo necesitemos. Son pequeñas cosas que, si hacemos todos, se traducen sin duda en una pequeña ayuda para nuestro planeta y para conseguir, cómo no, un hogar más ecológico.

7. Carga al completo tu lavadora y tu lavavajillas

  • Hay quien pone una lavadora cuando tiene solo una toalla y un pijama. Al día puede llegar a poner 3 lavadoras con una carga muy baja cuando, en realidad, podría esperarse a tener más ropa sucia para hacer un solo lavado. 
  • Evita también el prelavado, y usa el agua fría siempre que te sea posible. ¡Se ahorra más en la factura!
  • Lo mismo ocurre con el lavavajillas. Vale la pena esperarnos a tener más platos y más vasos para poder llenar el electrodoméstico y hacer los menos usos posibles.

8. Un buen aislamiento en la casa

Sella tus ventanas, evita que entre el frío poniendo burletes o masilla. Instala si te es posible dobles cristales, haz uso de los toldos, de las persianas o cualquier elemento que pueda evitar que tengas que poner la refrigeración o la calefacción.

A veces, con pequeños cambios en el hogar podemos ahorrar muchísimo en las facturas.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar