8 consejos para terminar una relación sin hacer daño

Terminar una relación de una forma sana y considerada con la otra persona puede ser el comienzo de un proceso de sanación y crecimiento positivo.

En la mayoría de los casos, terminar una relación no resulta nada sencillo. Especialmente porque las emociones se encuentran a flor de piel y porque nos cuesta cerrar el ciclo. Después de todo, nunca es fácil decir adiós.

En esta situación, no solo debemos lidiar con nuestro propio mundo interior sino también con las emociones de la otra persona. Cuando realmente nos importa una persona, nos preocupamos por buscar las palabras o los gestos que menos daño le produzcan al otro. De esta forma, se puede decir que buscamos una garantía de superación.

Para conseguir que ambos sigan adelante y encontrar sus propios caminos, una vez que la relación ha terminado, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos que te comentaremos a continuación.

1. No esperes el momento perfecto

No esperes el momento perfecto

Hay personas que no se atreven a terminar una relación porque creen que hay un momento ideal para hacerlo. La realidad es muy distinta. No existe un momento ideal para dar este paso y, por ello, no hay que retrasarlo.

Pretender que encontraremos las circunstancias idóneas para terminar una relación puede lastimarnos tanto o más que si optamos por la desidia.

Nuestra recomendación es que en el momento en que sientas que la relación en que estás ya no da para más, te prepares para concluir la relación. Para ello, puedes comenzar por dejar de hacer planes en conjunto. Esto te preparará para dar inicio a esa conversación.

Recuerda que no necesitas el permiso de nadie ni ser mejor que nadie para dar por finalizada una relación. Basta con que no la desees más y seas capaz de mantener la confianza en ti mismo, en tus elecciones y tu buena voluntad.

Ver también: 6 problemas del sueño que afectan a tu relación de pareja

2. Prepara el ambiente para dar por concluida la relación

Una vez que estés preparado para terminar una relación, busca un lugar tranquilo donde puedas tener una buena conversación. Evita las distracciones y los elementos estresantes. Puede ser cualquier lugar en el que se sientan a gusto y donde sea fácil conversar sin sentir que son observados o criticados.

Es importante que ambas personas se mantengan alejados de cualquier situación en la que terceras personas puedan influir o crear conflictos.

3. No olvides mencionar las cosas buenas del otro

No olvides mencionar las cosas buenas del otro

Si bien es cierto que la sinceridad es fundamental en toda conversación. Al momento de terminar una relación resulta imprescindible.

Sumado a ello, es importante recordar cuáles fueron los aspectos positivos de la relación, así como algunas de sus cualidades para hacerle saber a esa persona que sí lo apreciamos y que lo tuvimos en consideración en todo momento.

Lo ideal es que la conversación sea amable. Aunque hayan pasado por situaciones complicadas, procura mantener la calma.

Algunas veces tememos iniciar esta conversación porque sabemos que inmediatamente seremos etiquetados como el villano de la historia. Sin embargo, si tienes bien claro que la relación ya no funciona, es necesario conversar cuanto antes. Esto les brindará a ambos la oportunidad de crecer y buscar otros vínculos.

Te recomendamos leer: Cómo limpiar el cuerpo de la energía de las exparejas

4. Evita terminar una relación sin dar la cara

Los medios digitales pueden facilitar la comunicación mas son incapaces de reemplazar por completo ciertas cuestiones. A la hora de terminar una relación lo mejor es reunirse, en persona, dar la cara. Todos necesitamos que se nos dedique un tiempo. Sobre todo cuando necesitamos explicaciones.

Piensa: no le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti. En caso de que te preocupe explicarte mal, organiza primero tus ideas. Puedes utilizar cualquier medio que prefieras, incluso una hoja de papel, pero lo importante es encontrarse en un espacio físico y dedicarle tiempo a la persona.

5. Asegúrate de usar las palabras más claras

Asegúrate de usar las palabras más claras

A veces creemos que tener una conversación para terminar una relación se sobreentiende sin necesidad de ser demasiado claros. El problema es que lo que para unos es evidente, no lo es para otros.

Para evitar cualquier confusión o que tu pareja se quede con las dudas, sé específico con tus palabras: “terminar”, “dejar de ser pareja”, “separarnos”. Esto ayudará a que los dos entiendan bien lo que está pasando y es el primer paso para avanzar.

6. No compares

Aunque creas que tienes la peor de las relaciones amorosas, no la compares con otra. Las comparaciones son odiosas y no aportan nada bueno. Ten en cuenta que es algo en lo que han trabajado ambos y aunque no siempre funcionó seguro que hubo buenos momentos.

Si ahora tienes otra relación de pareja o estás saliendo con alguien y por eso has decidido terminar con tu pareja actual, evita hacer sentir mal al otro. No es sano para ti ni para nadie.

7. Asume tus responsabilidades y evita castigar

Asume tus responsabilidades y evita castigar

En una relación de pareja hay dos y esos dos tienen la responsabilidad de lo que ocurre. Por este motivo, culpar a tu pareja por haber tomado la decisión de terminar la relación es poco saludable. Recuerda que culpar al otro por lo que estuvo mal implica que es necesario un castigo y no tienes por qué castigar a nadie.

8. Tómate un respiro

Durante un rompimiento es normal que haya muchas emociones encontradas. En algún momento, tu pareja podría ser grosero o hará comentarios que te lastimarán. Cuando detectes que eso está pasando, propón un momento de respiro.

Salgan y den un paseo o simplemente opten por mirar al horizonte y quedarse en silencio durante unos minutos. Con estos consejos para terminar una relación esperamos que puedas superar este momento de la mejor manera posible. ¡Ánimo!

Te puede gustar