8 consejos para el tratamiento y control del asma

Es fundamental que los pacientes con asma eviten tanto los ambientes contaminados como el humo del cigarrillo, así como realizar actividades extenuantes que puedan favorecer las crisis

El asma es una enfermedad crónica del sistema respiratorio que se produce por el estrechamiento de los bronquios, es decir, los conductos por los que transita el aire hacia los pulmones.

Los pacientes afectados experimentan una fuerte congestión que, a su vez, produce dificultades en la respiración, tos crónica, sibilancias y otros síntomas que reducen su calidad de vida.

Si bien para algunos es una molestia menor, de carácter esporádico, otros lo padecen de forma crónica, sufriendo crisis que ponen en riesgo su vida.

¿A quiénes afecta? ¿Cómo se puede controlar? La enfermedad se puede manifestar en diferentes niveles de gravedad conforme pasa el tiempo, por esto es fundamental adoptar algunos cuidados para complementar su tratamiento.

¿Quiénes son los afectados por el asma?

asma 3

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que en el mundo hay 235 millones de pacientes con asma, es decir, un 5 % de la población mundial.

Es un trastorno que afecta a las personas de todas las edades, aunque es más frecuente entre los niños. Si bien su causa exacta no está definida, puede surgir por la combinación de factores ambientales y genéticos.

Factores de riesgo

Las crisis de asma se pueden producir por la exposición a irritantes o sustancias que desencadenan alergias. También son frecuentes debido a las enfermedades respiratorias o la actividad física exigente.

Los factores relacionados incluyen:

  • Sustancias alérgenas que se encuentran en el aire (polvo, polen, ácaros o pelo de mascotas, entre otros)
  • Infecciones respiratorias como la gripe y el resfriado común
  • Ejercicio físico
  • Aire demasiado frío
  • Aire contaminado (incluyendo humo de cigarrillo)
  • Medicamentos como beta-bloqueantes, aspirina o ibuprofeno
  • Emociones demasiado fuertes o estrés
  • Reflujo ácido

¿Quieres conocer más? Lee: Tipos de inhaladores para el tratamiento del asma

Consejos para controlar el asma

El asma es un problema crónico e impredecible. Por ello, es conveniente llevar un control médico para darle un tratamiento adecuado y evaluar sus posibles complicaciones.

Adicional a esto, todos los pacientes deben tomar medidas preventivas para evitar crisis de la enfermedad. A continuación te compartimos las recomendaciones principales.

1. Evitar la exposición a alérgenos

quitar-alergenos

El entorno de los pacientes con asma debe estar libre de sustancias que pueden empeorar los síntomas.

  • Es fundamental evitar el polvo, los ácaros, el pelo de animales o cualquier alérgeno identificado.

2. Hacer ejercicios respiratorios

Muchos pacientes con asma deben evitar los ejercicios exigentes. Pese a esto, es bueno que aprendan ejercicios de respiración para controlar la ansiedad cuando los síntomas se compliquen.

3. Evitar el cigarrillo

El humo del cigarrillo es uno de los principales desencadenantes del asma. Por esta razón, es fundamental evitar su consumo o exponerse a un entorno de fumadores.

4. Deporte con precaución

Hacer ejercicio físico

Hay deportes indicados para los pacientes con asma. La natación o los ejercicios en salas cerradas y cálidas resultan indicados. Lo importante es contar con un asesoramiento previo para no ejecutar actividades perjudiciales.

5. Ingerir la medicación

Uno de los errores que cometen las personas asmáticas es abandonar su medicación cuando no presentan los síntomas.

  • Es fundamental seguir el tratamiento prescrito por el médico para disfrutar de una buena calidad de vida.

6. No automedicarse

no automedicarse

¡Cuidado! La automedicación puede traer consigo efectos secundarios, sobre todo si la persona ya consume cierta variedad de fármacos. Es primordial consultar al médico antes de tomar otros tipos de medicinas.

7. Usar bien el inhalador

El buen uso del inhalador es determinante para actuar en un caso de crisis de asma. Aunque es obligación del médico enseñarlo, a continuación repasamos los pasos más importantes:

  • Abrir el dispositivo y prepararlo (agitarlo o rotarlo).
  • Vaciar el aire de los pulmones, bloquear la respiración y poner el orificio del inhalador en la boca.
  • Inhalar a fondo, contener la respiración 5 o 10 segundos y volver a respirar.

Nota: Si el inhalador contiene corticoides, es conveniente enjuagar la boca al terminar.

8. Hacer revisiones periódicas

Las revisiones periódicas por parte de un médico especializado puede ser clave en la prevención de complicaciones en la salud. Es primordial acudir de forma periódica a la consulta de neumología para acceder a una espirometría.

Visita este artículo: Tratamiento de la neumonía en niños

¿Cómo actuar ante una crisis de asma?

asma

Las crisis de asma son alarmantes y pueden causar mucha preocupación, tanto en los pacientes afectados como en sus familiares.

Pese a esto, es esencial conservar la calma y actuar rápidamente:

  • Si el inhalador hace parte del tratamiento, hay que usarlo lo antes posible.
  • Si el médico recomendó otro medicamento para estos casos, se debe administrar pronto.
  • Aflojar la ropa para evitar la sensación de asfixia.
  • Controlar la respiración.

Si no se percibe una mejora, lo mejor es acudir a emergencias. A veces es necesaria la intervención profesional.

 

 

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar