8 cosas que debes hacer para tener un rostro perfecto

Daniela Castro 24 noviembre, 2016
Además de hidratarla tanto por dentro como por fuera, la piel del rostro, al igual que el resto del cuerpo, requiere de determinados ejercicios para mantenerse firme y tonificada

El cuidado de la piel del rostro se ha convertido en uno de los aspectos más importantes dentro de la rutina de belleza de todas las mujeres.

Si bien las demás partes del cuerpo también requieren atención, muchas centran sus esfuerzos en mantener su cutis terso, suave y libre de todo tipo de imperfecciones.

Por fortuna, a lo largo de la historia se han desarrollado muchos productos cosméticos cuyo fin es preservar la juventud y mantener la dermis saludable.

Además, se ha comprobado que con unas sencillas pautas se puede conservar en perfectas condiciones sin necesidad de invertir grandes sumas de dinero.

Lo mejor es que es muy fácil ponerlas en práctica y pueden ayudar a minimizar los efectos negativos de los radicales libres, principales responsables del envejecimiento prematuro.

A continuación queremos compartir las 8 mejores para que empieces a incorporarlas en tus hábitos diarios.

1. Limpieza diaria

lavar rostro con agua fría

La limpieza diaria con productos suaves es una de las claves principales para mantener el rostro suave y sin alteraciones.

Esta permite remover la suciedad y otras partículas que se van acumulando en los pequeños poros de la piel.

Se debe hacer cada mañana antes de fijar los productos de maquillaje y, por supuesto, cada noche antes de ir a dormir.

Las personas con piel grasa pueden complementarla con el uso de toallitas húmedas, siempre y cuando no alteren el pH de la piel.

No olvides leer: Descubre cómo hacer jabón de romero para la piel grasa

2. Exfoliación

Los tratamientos exfoliantes se han convertido en los mejores aliados para renovar el aspecto de la piel y facilitar su oxigenación.

Estos están diseñados para remover las células muertas y todo tipo de impurezas que se quedan retenidas en la superficie del cutis.

Su aplicación una o dos veces a la semana contribuye a mantener el rostro suave, luminoso y libre de imperfecciones por exceso de grasa.

Se recomienda para eliminar los puntos negros, reducir los efectos negativos del sol y unificar el tono de la piel.

3. Hidratación

Beber agua

Una correcta hidratación no solo beneficia la parte interna del organismo, sino que se ve reflejado en el aspecto de la piel.

El agua es esencial para mejorar el riego sanguíneo, el proceso de oxigenación de las células y la elasticidad.

Consumir de 6 a 8 vasos de agua al día es necesario para mantener el rostro firme, joven y con un aspecto fresco.

4. Protección solar

Algo tan simple como utilizar protector solar todos los días puede ayudar a mantener la piel perfecta y libre de signos prematuros de la edad.

Este producto minimiza los efectos negativos de los rayos UV y previene la aparición de manchas, arrugas y quemaduras.

5. Mascarillas naturales

Mascarillas-rápidas

El uso regular de mascarillas naturales es una alternativa económica y saludable para darle un “extra” de nutrición al cutis.

Las frutas ricas en agua y antioxidantes, el yogur natural y el aceite de oliva son algunos de los ingredientes recomendados para este tipo de tratamientos.

Eso sí, es primordial elegir los más apropiados para cada tipo de piel, ya que, por ejemplo, no es conveniente usar ingredientes oleosos sobre la piel grasa.

6. Alimentación balanceada

Seguir una dieta balanceada y completa beneficia tanto la salud interna como todo lo que tiene que ver con estética.

Consumir grandes cantidades de antioxidantes, vitaminas y minerales contribuye a conservar la elasticidad y firmeza de la piel, a la vez que disminuye el riesgo de envejecimiento prematuro.

Además, una dieta saludable y equilibrada previene el exceso de acidez y toxinas en la sangre, lo cual está directamente relacionado con los principales problemas cutáneos.

7. Ejercicios faciales

Gimnasia-facial-para-tener-un-rostro-joven-

Los músculos del rostro también necesitan ser ejercitados todos los días para mantenerse firmes, tonificados y fuertes.

Los ejercicios faciales son una práctica excelente para mantener el rostro libre de arrugas y flacidez.

Pronunciar las vocales en forma exagerada, estirar el cuello y hacer gestos como los de un beso son algunas de las actividades que se pueden practicar a diario.

¿Quieres conocer más? Lee: Limpiador facial casero de avena, miel de abeja y lavanda

8. Desintoxicación

La desintoxicación regular del organismo es un hábito saludable que beneficia de forma directa el aspecto cutáneo.

Aunque hay quienes aún lo ignoran, las manchas, el acné y muchas de las imperfecciones que afectan la belleza son el resultado de un organismo intoxicado y cargado de toxinas.

Ingerir agua con limón en ayunas, tomar batidos verdes o preparar un agua alcalina son formas simples y rápidas de apoyar los procesos de depuración.

En conclusión, no es necesario comprar los productos de belleza más costosos del mercado para lucir un rostro radiante.

Al aplicar estos sencillos cuidados y mantener un estilo de vida saludable se puede proteger de todo tipo de agresiones.

¿Lista para ponerlos en práctica?

 

Te puede gustar