8 cosas que debe hacer un padre para que su hija se convierta en una mujer fuerte - Mejor con Salud

8 cosas que debe hacer un padre para que su hija se convierta en una mujer fuerte

La relación que un padre tenga con su hija desde que esta es pequeña será la que marque su forma de ser cuando crezca, así como sus valores

La relación que hay entre un padre y su hija puede llegar a ser tan especial que, con el paso del tiempo, se convierte en un pilar muy importante para su formación como mujer.

Desde el primer momento en que se encuentran se puede dar una conexión tan fuerte que es difícil explicar o definir las emociones que surgen.

Al igual que la madre, los padres tienen un papel protagonista en la educación de sus pequeñas.

Si bien ambos pueden diferir en el modo de expresar sus sentimientos, juntos son ese modelo que, en el futuro, definirá una parte muy importante de su personalidad.

Por esta razón es esencial saber aprovechar el tiempo juntos, sobre todo en aquellos años en los que necesitan sentirse protegidas, amadas y apoyadas.

Esto no solo permite crear una relación con momentos inolvidables, sino que, de alguna manera, influyen en el fortalecimiento de su autoestima e independencia.

Por esta razón, en el siguiente espacio queremos recopilar 8 cosas que todo padre debería tener en cuenta para hacer de su hija una mujer fuerte y segura.

1. Bríndale siempre tu atención

Bríndale siempre tu atención

Aunque muchas veces pasa desapercibido para los padres, sus hijas los llegan a ver como esos superhéroes que las rescatan de todo lo malo que les pueda pasar.

El hecho de brindarles atención cuando lo necesitan, incluso dedicándoles el tiempo libre, les hará sentirse amadas y escuchadas.

Con el paso del tiempo la relación entre ambos se fortalece y, en un futuro, facilitará la comunicación y la confianza.

Lee también: 3 claves maravillosas para educar a tus hijos en inteligencia emocional

2. Tómala de la mano

Una acción tan simple como tomarla de la mano se puede convertir en un factor influyente de la relación que ambos mantendréis de por vida.

Sentir la mano de su padre es un sinónimo de protección y seguridad que, el día de mañana, la hará sentir más fuerte y apoyada.

No importa lo que suceda: ella sabrá que cuenta contigo.

3. Fomenta su autoestima

Fomenta su autoestima

Todo padre tiene las herramientas para fomentar la autoestima de sus hijas, no solo resaltando sus cualidades físicas.

Enséñale desde pequeña que es fuerte, que sus habilidades son las mejores y que cada posible defecto es en realidad una virtud.

Esto ayudará a definir su personalidad y, sobre todo,  será de gran ayuda para que se ame a sí misma, sin importar lo que otros digan.

Aplaudir sus logros, corregir sus errores sin atacar y decirle cuán bella es son hábitos que, sin duda, la harán una mujer segura.

4. Procura que viva distintas experiencias

Las experiencias son una parte enriquecedora de la formación como personas de todos los seres humanos.

Permitir que las pequeñas exploren y disfruten de estas es un gran apoyo para que venzan sus miedos y se animen a sentir y vivir.

Compartir un paseo, ver películas o salir de excursión es una mínima parte de las cosas que podéis hacer juntos para fortalecer la relación y, de paso, enseñar.

5. Enséñale artes o deportes

Enséñale artes o deportes

Tanto las artes como los deportes son actividades que facilitan la formación de los hijos, no solo porque potencian sus habilidades, sino porque permiten aprovechar el tiempo en algo productivo y saludable.

Estas implican esforzarse, ser disciplinados y aprender cada día más. Así pues, practicar cualquiera es una gran oportunidad para enseñar y compartir experiencias únicas y enriquecedoras.

6. Corrígela cuando sea necesario

Si bien algunas veces puede parecer difícil o triste, es necesario corregir esos pequeños errores que se puede cometer desde la infancia.

Un padre que le enseña a su hija a asumir sus responsabilidades forma una mujer con valores, capaz de reconocer que se equivoca.

7. Comparte con ella un día de trabajo

padre-e-hija-trabajo

Siempre que sea posible, compartir un día de trabajo entre padre e hija puede pasar a ser una experiencia gratificante y beneficiosa.

Permitir que vea de cerca el oficio aumentará su admiración y, de hecho, se convertirá en una fuente de inspiración.

Ella verá que te esfuerzas para darle lo mejor y se sentirá muy orgullosa.

Visita este artículo: El íntimo legado emocional entre madres e hijas

8. Aprende a confiar en ella

La comunicación y la confianza son pilares muy importantes en la relación de los padres con sus hijas.

En lugar de sembrar temor con amenazas sobre lo que no puede hacer, es fundamental aprovechar el diálogo para enseñar y ser un confidente.

Una hija que siente que su padre es su amigo procurará no decepcionarlo y tomará decisiones más sabias.

Por supuesto, además de todos los consejos mencionados, dar ejemplo y amor es esencial para formar hijas fuertes y listas para cada experiencia de la vida.

¡No desaproveches el tiempo! Cuando menos lo pienses, tu pequeña será toda una mujer.