8 Cosas que destruyen tu sistema inmune

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganeli el 10 enero, 2019
La falta de actividad física y el sedentarismo pueden hacer que acumules más toxinas y seas más propenso al contagio de enfermedades. Practica 30 minutos de ejercicio diarios.

Nuestra salud está directamente relacionada con el estado del sistema inmune. Esto quiere decir que, cuanto más fuerte sea, más resistencia tendremos a los virus y diferentes enfermedades. Por el contrario, cuando nuestro sistema inmunitario está débil, somos más propensos a sufrir resfriados y otras enfermedades virales que pueden causar mucho impacto en el organismo.

La mayoría de los hábitos que tenemos a diario influyen directamente en el estado de nuestro sistema inmune, especialmente cuando alcanzamos una edad avanzada. Es por eso que tener hábitos saludables es algo esencial para gozar de buena salud.
En esta ocasión vamos a mencionar aquellos que pueden ser perjudiciales para el sistema inmune.

Excederse en el consumo de azúcar

El-exceso-de-azucar-puede-provocar-grandes-daños-en-nuestro-organismo.

Consumir azúcar en exceso puede causar que el sistema inmune pierda hasta el 40% de su capacidad para destruir gérmenes. De acuerdo con las investigaciones, el consumo de azúcar puede afectar el funcionamiento del sistema inmune 5 minutos después de su consumo y durar hasta 5 horas.

Para que el sistema inmune funcione bien, es importante suministrarle una buena fuente de vitamina C. El azúcar erosiona la vitamina C presente en nuestro organismo. Además destruye la estructura de las células del sistema inmunológico.

Consumir bebidas alcohólicas

El consumo de bebidas alcohólicas tiene una gran cantidad de impactos negativos en la salud. Así, el alcohol evita que el cuerpo absorba nutrientes esenciales y, como consecuencia, provoca una deficiencia nutricional. Cuando una persona consume demasiado alcohol, puede impedir que sus glóbulos blancos se multipliquen. Como consecuencia, las células que absorben estas partículas extrañas, generen factores de necrosis tumoral (proteínas). Cuando el organismo no produce la cantidad de células suficientes, esto causa un sistema inmune débil.

Alérgenos

Los-alergenos-ocasionan-daños-en-nuestro-sistema-inmune.

El sistema inmune percibe como amenazas elementos que parecen inofensivos como: el polvo, el polen o el humo entre otros. Como consecuencia, el organismo se pone en alerta provocando una reacción alérgica que, posteriormente, destruye la pared celular que impide entrar a los invasores externos. Por este motivo, el sistema inmune se puede volver más vulnerable.

No dormir lo suficiente afecta a nuestro sistema inmune

El insomnio es uno de los trastornos que más afectan a las personas en la actualidad. Las múltiples labores, el estrés y la depresión, entre otros factores, pueden evitar que la persona concilie bien el sueño y le cueste mucho trabajo descansar bien.

De acuerdo con investigaciones realizadas por la Universidad de Chicago, aquellas personas que duermen 4 o menos horas al día solo llegan a producir la mitad de los anticuerpos que combaten el resfriado. Por el contrario, esto no ocurre en las personas que duermen 8 o más horas diarias.

Estrés

El-estres-influye-negativamente-en-la-salud-iísica-y-mental.

Está comprobado que el estrés influye negativamente en la salud física y mental. Cuando la persona está expuesta constantemente a situaciones estresantes, su sistema inmune empieza a debilitarse. Asimismo, pierde habilidad para combatir infecciones, virus y gérmenes. Esto se debe a que el número de glóbulos blancos desciende, pudiendo hacer que el sistema inmune se debilite.
Esto mismo es aplicable a las personas que están pasando por una situación traumática o depresión.

Utilizar elementos de otras personas

Casi siempre, los gérmenes y virus más comunes se transmiten por compartir objetos y/o herramientas que debieran ser de uso personal. Lamentablemente, casi nunca nos percatamos del camino que pudo haber recorrido el objeto antes de llegar a nuestras manos. Por ello, lo utilizamos sin tomar medidas preventivas sin pensar el las consecuencias.

Obviamente no nos debemos obsesionar con los gérmenes, pero sí es bueno conocer la procedencia de los objetos que utilicemos. Así, podremos evitar el contagio de enfermedades o infecciones.

Abusar de los antibióticos

Los-antibioticos-provocan-resistencias-si-se-sobreutilizan

Los antibióticos fueron creados con el fin de tratar y combatir infecciones serias. Suelen ser muy efectivos, pero exceder su consumo puede provocar que el organismo cree un mecanismo de resistencia ante ellos. A parte de esto, hace que el organismo se vuelva más vulnerable a contagiarse de infecciones y enfermedades. Por lo tanto, aquellas personas que toman antibióticos constantemente, pueden llegar a tener un sistema inmune más débil. Ello también puede provocar que enfermen con más frecuencia.

Sedentarismo

En la actualidad el sedentarismo se ha convertido en uno de los mayores problemas de salud en el mundo. Es por ello que quienes lo sufren tienden a padecer de afecciones como, entre otras:

  • Obesidad.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Sistema inmune débil.

Cuando una persona no práctica actividad física, tiene una mala alimentación y es poco activo, tiende a acumular más toxinas y estrés. Asimismo, puede acabar siendo más propenso al contagio de enfermedades y/o infecciones. Para evitar esto, se recomienda para seguir los siguientes consejos:

  • Hacer al menos 30 minutos de ejercicio diarios.
  • Llevar una dieta sana y equilibrada.
  • Beber mucha agua.
  • Hacer actividades placenteras para evitar el estrés.
  • Imagen principal cortesía de © wikiHow.com
  • Schneiderman, N., Ironson, G., & Siegel, S. D. (2005). Stress and health: psychological, behavioral, and biological determinants. Annual review of clinical psychology, 1, 607-28. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2568977/
  • Rippe, J. M., & Angelopoulos, T. J. (2015). Sugars and Health Controversies: What Does the Science Say?. Advances in Nutrition, 6(4), 493S–503S. doi:10.3945/an.114.007195 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4496732/
  • Luo, S., Monterosso, J. R., Sarpelleh, K., & Page, K. A. (2015). Differential effects of fructose versus glucose on brain and appetitive responses to food cues and decisions for food rewards. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 112(20), 6509-14. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4443321/
  • DiNicolantonio, J. J., Lucan, S. C., & O'Keefe, J. H. (2015). The Evidence for Saturated Fat and for Sugar Related to Coronary Heart Disease. Progress in cardiovascular diseases, 58(5), 464-72. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4856550/
  • Sucrose, high-sugar foods, and risk of endometrial cancer--a population-based cohort study (2011). Friberg E, Wallin A, Wolk A. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21765006
  • Institute of Medicine (US) Committee on Sleep Medicine and Research; Colten HR, Altevogt BM, editors. Sleep Disorders and Sleep Deprivation: An Unmet Public Health Problem. Washington (DC): National Academies Press (US); 2006. 3, Extent and Health Consequences of Chronic Sleep Loss and Sleep Disorders. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK19961/