8 cosas que puedes hacer a cualquier hora para potenciar tu memoria

Daniela Castro · 12 marzo, 2016
Tanto la actividad física frecuente como un descanso adecuado son fundamentales para que las células del cerebro se oxigenen y para que este fije la información obtenida durante el día

La memoria es un fenómeno complejo de la mente que nos permite adquirir, almacenar y recuperar información, ya sea a corto o largo plazo.

Se trata de una función principal que nos proporciona una base de conocimientos para comprender el mundo que nos rodea y los acontecimientos que vivimos.

Sin esta habilidad nadie podría aprender, pensar, expresar sus ideas o hacer muchas de las tareas cotidianas que forman parte de la vida.

El problema que muchos ignoran es que, al igual que otras funciones del organismo, esta se va deteriorando con el paso de los años  y va desarrollando trastornos que afectan su capacidad de almacenamiento.

Por fortuna, existen una serie de hábitos y tareas que pueden ayudar a fortalecerla cuando se practican con regularidad desde edades tempranas.

Según los expertos, independientemente de los años que se tengan, todos pueden mejorar su habilidad para recordar si empiezan a trabajar cuanto antes su parte derecha del cerebro.

En esta ocasión queremos compartir 8 cosas que todos pueden hacer a cualquier hora del día para empezar a proteger la memoria. ¡Ponlas en práctica!

1. Utilizar hilo dental

Utilizar hilo dental

Aunque parece no tener nada que ver, el uso diario de hilo dental es determinante para mantener una buena salud cerebral.

Esto dado a que la placa dental y las bacterias que se acumulan en los dientes son potencialmente peligrosas para las células del cerebro.

Lo que producen es una reacción inmune que ataca las arterias e impide que los nutrientes esenciales se absorban de manera adecuada.

Ver también: La mejor técnica para cepillarse los dientes

2. Dormir bien

Una buena noche de sueño es esencial para potenciar los procesos cognitivos. Justo al descansar el cerebro trabaja para almacenar los recuerdos y deshacerse de aquellas cosas que considera que son de desecho.

Dormir 6 horas o menos está relacionado con las dificultades para alcanzar la concentración y, a largo plazo, podría influir en el riesgo de demencia y alzhéimer.

3. Hacer ejercicio

Hacer ejercicio

Los beneficios de la actividad física son innegables y cada vez se relacionan más con el estado cerebral.

Hacer ejercicios diarios o de forma regular ayuda a mejorar la circulación sanguínea para oxigenar de forma adecuada las células cerebrales.

También puede aumentar el tamaño del hipocampo anterior para tener mejoras significativas en la memoria espacial.

4. Incursionar en los juguetes de los niños

Muchos de los juguetes de los niños son herramientas perfectas para entrenar el cerebro y mejorar sus habilidades.

El cubo de Rubik, por ejemplo, es bueno para todas las edades porque agudiza las aptitudes para solucionar problemas.

Este hace que la memoria, las estrategias y destrezas espaciales trabajen al mismo tiempo, lo que fortalece la capacidad para recordar.

5. Leer un libro

Leer un libro

El hábito de la lectura no solo ayuda a eliminar el estrés, sino que sirve para entrenar las habilidades cerebrales sin hacer mayores esfuerzos.

Esta buena costumbre incentiva la imaginación y fortalece la memoria al hacer que el cerebro trabaje para ilustrar lo que está leyendo entre las líneas.

Te recomendamos leer: 5 grandes beneficios de leer libros para tu cerebro

6. Ir a alguna asociación para jugar cartas

Para quienes prefieren una actividad más social que leer o hacer crucigramas, un juego de cartas es la opción perfecta.

En estos se combina la estrategia y la memoria en un desafío que hace que el cerebro se ejercite para evitar que las células mueran.

Por tratarse de un juego de grupo, se incrementa la actividad por el grado de imprevisibilidad que no ofrecen las alternativas en solitario.

7. Incrementar el consumo de vitamina E

Incrementar el consumo de vitamina E

Los alimentos ricos en vitamina E son esenciales para proteger las neuronas y las células nerviosas frente a la acción dañina de los radicales libres.

Este antioxidante se ha asociado con la reducción del riesgo de la enfermedad de Alzheimer y otras variedades de deterioro cognitivo.

Los alimentos que lo contienen son:

  • Aceite de oliva extra virgen.
  • Semillas y frutos secos.
  • Mantequilla de maní.
  • Granos enteros.

8. Incrementar el consumo de omega 3

Otro de los nutrientes que no debe faltar en la alimentación para proteger el cerebro es el omega 3. Este tipo de grasa saludable, incluyendo el ácido docosahexanoico (DHA), tiene un efecto antiinflamatorio y antioxidante que protege las neuronas y el sistema nervioso.

El DHA es un tipo de ácido graso omega 3 que se encuentra en alimentos como el salmón, la trucha y alimentos fortificados.

Su consumo en la dieta regular disminuye la pérdida de la memoria asociada con la edad y previene deterioros cognitivos graves.

La puesta en práctica de todos estos consejos son formas muy fáciles de prevenir el desgaste de la memoria a mediano y corto plazo. Empieza a incorporarlos en tu rutina y mejora tu calidad de vida.