8 errores comunes que cometes al ejercitarte - Mejor con Salud

8 errores comunes que cometes al ejercitarte

Utilizar ropa adecuada para practicar ejercicio es un aspecto importante que algunos descuidan. El uso de prendas no deportivas puede derivar en problemas de circulación y dolores

El ejercicio físico es uno de esos hábitos saludables que toda persona puede poner en práctica para mejorar su calidad de vida.

Incorporarlo en la rutina diaria contribuye a promover el bienestar, no solo porque mantiene el peso equilibrado, sino porque previene el desarrollo de enfermedades físicas y cognitivas.

No obstante, para que sus beneficios no queden limitados, es necesario tener en cuenta algunas pautas y hábitos que, de alguna manera, influyen en el impacto que tiene sobre el organismo.

Si bien es relativamente sencillo adaptarse a cada una de las actividades, ignorar algunos aspectos importantes puede reducir su calidad o generar reacciones contraproducentes.

Dado que algunos desconocen cuáles son esos errores, a continuación queremos destacar en detalle los 8 más comunes.

1. No acondicionar los músculos

No te olvides de estirar

Uno de los errores más habituales entre quienes deciden adoptar una rutina de entrenamiento físico es pasar por alto el acondicionamiento previo de los músculos.

Aunque para algunos parece innecesario, es primordial hacerlo siempre, debido a que las contracciones musculares son mucho más rápidas cuando la temperatura de las fibras es superior a la corporal.

Por otro lado, su práctica prepara los músculos para el esfuerzo físico, a la vez que disminuye el riesgo de padecer algunos tipos de lesiones.

Ver también: Usa aceites esenciales para los músculos y las articulaciones

2. Comer demasiado antes de entrenar

Ingerir cantidades excesivas de comida antes del entrenamiento es perjudicial tanto para la salud muscular como para la digestiva.

Aunque por obvias razones necesitamos estar recargados de energía, las porciones exageradas pueden provocar calambres musculares, sensación de llenura y gases.

Incluso, en función de los alimentos ingeridos, se puede experimentar una incómoda sensación de ardor abdominal y reflujo ácido.

3. No usar la ropa y calzado adecuado

Buena para deportistas

El uso de ropa cómoda y zapatos apropiados desempeña un papel muy importante en los beneficios que brinda la práctica de ejercicios.

Utilizar pantalones de jean, zapatos no deportivos y otras prendas inapropiadas puede ocasionar problemas de circulación, dolores e incapacidad para hacer las actividades en forma correcta.

Además, este tipo de ropa no suele ser transpirable y, por lo tanto, el sudor se queda encerrado y puede originar imperfecciones en la piel.

4. No ingerir suficiente agua

Como algunos ya lo saben, durante el ejercicio se pierde una cantidad significativa de líquidos y sales minerales que se expulsan a través del sudor.

Esta reacción contribuye a regular la temperatura corporal y, de hecho, es clave para remover algunos desechos tóxicos que se retienen en los tejidos.

Sin embargo, es esencial sobreponer los líquidos de manera inmediata, ya que, de lo contrario, pueden originarse molestias por la deshidratación.

Tomar suficiente agua antes, durante y después de entrenar es la mejor forma de mantener el equilibrio de los líquidos del cuerpo.

5. Exceder la carga

Caminata-con-pesas

Las personas que buscan aumentar su masa muscular suelen incrementar la carga física durante el entrenamiento para obtener resultados rápidos y satisfactorios.

No obstante, en el afán de conseguir cambios notorios en poco tiempo, muchos cometen el error de exceder el peso antes de lo indicado y, lejos de obtener beneficios, pueden desarrollar lesiones y dolencias.

  • Para este proceso es necesario hacer un trabajo progresivo, en el que se vaya aumentando el peso conforme se logra obtener resistencia física.

6. No descansar lo suficiente

Tener un buen periodo de descanso es determinante para poder llevar a cabo la rutina de entrenamiento sin sufrir inconvenientes.

Además de dormir entre 7 y 8 horas diarias sin interrupciones, es necesario descansar hasta 48 horas después de una rutina de alta intensidad.

Durante este lapso el cuerpo tiene tiempo suficiente para recuperarse, lo cual es clave para poder ejercitarlo de nuevo sin sufrir fatiga o dolor.

7. No ser constante con la rutina

Realiza una rutina de ejercicios

Uno de los motivos por los que el ejercicio disminuye sus beneficios en el peso y la salud es porque quienes adoptan un plan de entrenamiento no son constantes con la rutina.

Hacerlo solo una o dos veces a la semana, o bien, hacerlo unos días seguidos y después ya no, impide ver los resultados que se esperan con su práctica.

Te recomendamos leer: Los mejores ejercicios para perder peso

8. Ingerir bebidas energéticas

El consumo de bebidas energéticas de origen industrial es muy habitual entre quienes piensan que de este modo tendrán un mejor rendimiento deportivo.

Lo cierto es que, lejos de ser buenas, estas bebidas contienen químicos y azúcares que pueden derivar en ansiedad, nerviosismo y trastornos metabólicos.

¿Identificas alguno de estos errores? Si es así, procura corregirlos lo antes posible para que tu rutina sea tan eficiente como lo esperas.