8 excusas que tienen las personas para no llevar una vida saludable. ¿Te identificas?

Daniela Echeverri Castro · 12 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 16 diciembre, 2018
Debemos olvidar nuestros prejuicios y complejos, y centrarnos en nuestra salud y nuestro bienestar. El ejercicio, entre otros factores, puede ayudarnos a conseguirlo tanto a nivel físico como mental.

En la actualidad millones de personas en todo el mundo viven en el sedentarismo pese a todas las posibilidades que existen para llevar un estilo de vida saludable y activo.

El desarrollo de la tecnología y los grandes cambios que han transformado nuestro día a día han facilitado muchas labores que antes eran complejas y, al mismo tiempo, han influido en la falta de actividad física.

La realización de múltiples tareas en el trabajo, las múltiples distracciones en Internet y la introducción en el mercado de más alimentos procesados son los principales responsables de muchas de las enfermedades que nos afectan.

De hecho, esto mismo ha causado que las personas aumenten sus excusas para no esforzarse por optimizar su salud y llevar una vida saludable.

En esta ocasión queremos mencionar 8 de los obstáculos más comunes que se ponen las personas para no adoptar un estilo de vida saludable. ¿Te sentirás identificado con alguno de ellos?

Excusas para no llevar una vida saludable

1. “No tengo tiempo”

Falta de tiempo

Es muy probable que durante la semana saques algunas horas para el ocio, la diversión y muchas otras actividades de entretenimiento.

¿Seguro que no te queda tiempo para hacer ejercicio? Aunque esta actividad puede no ser tan placentera para algunos, su práctica regular mejora la salud y supone cambios significativos en todo el cuerpo.

El siguiente estudio muestra como la práctica regular de ejercicio tiene un efecto positivo sobre la depresión y la ansiedad comparable a los tratamientos farmacológicos.

2. “La comida saludable es costosa”

Es cierto que la comida procesada y chatarra suele ser más económica en comparación de los alimentos orgánicos y bajos en calorías.

Sin embargo, con un plan organizado es posible sustituir esos alimentos por comida de precios moderados como las verduras, las frutas o los cereales integrales.

La calidad de la dieta está relacionada con las posibilidades socioeconómicas según afirma la revista «Nutrition Reviews«.

No obstante es una buena estrategia reducir la inversión en fiestas, alcohol u otros hábitos menos saludables para empezar a comprar más comida sana.

3. “No puedo luchar contra mi genética”

Es una de las peores y más peligrosas excusas. Por genética los cuerpos varían y algunos pueden acumular más grasa o músculo en determinadas áreas.

Pero esto no debe ser una excusa para “resignarse” y optar por el camino de los excesos y la mala alimentación.

Lee: Mejora tu condición de vida haciendo estos ejercicios

Por el contrario, para luchar contra la obesidad y otros trastornos que tienen su origen en la genética, es mejor ejercitarse y tener una nutrición de alta calidad con alimentos que ayuden a controlar el problema.

Una de las excusas más típicas asociadas al condicionante genético es la de tener un metabolismo lento. Sin embargo la realidad es que el metabolismo se puede modificar mediante el ejercicio físico. De este modo, la pérdida de masa libre de grasa disminuye la tasa metabólica mientras que la ganancia de masa muscular la aumenta.

4. “No me gusta el gimnasio”

La mayoría de las personas que dicen esto en realidad nunca han visitado alguno. Sabes con claridad lo que te molesta… ¿Las instalaciones? ¿La gente? ¿Los ejercicios?

Mujer gimnasio pereza

Podrías revisar lo que pasa y buscar consejos para elegir el mejor lugar según tus necesidades. En la mayoría hay muchas máquinas y actividades para no aburrirse nunca.

5. “No tengo tiempo para ir al gimnasio”

¿El problema es el tiempo? Entonces opta por buscar aquellas rutinas de ejercicios que se pueden hacer sin salir de casa.

Existen muchos entrenamientos cardiovasculares y de fuerza que se pueden hacer en espacios reducidos sin tener que desplazarse hasta otro lugar.

Otra opción interesante es la de realizar ejercicio interválico de alta intensidad. De este modo en un corto espacio de tiempo se pueden conseguir enormes beneficios para la salud y la composición corporal.

6. “Los alimentos saludables no saben bien”

Una de las principales razones por las que muchos piensan que los alimentos saludables no saben bien es porque están acostumbrados a los sabores inigualables y adictivos de los procesados.

Lo cierto es que detrás de la frescura y ese exquisito sabor hay una gran cantidad de químicos y añadidos que son los que generan esa preferencia.

7. “Me voy a morir de hambre”

Hambre

¡De ninguna manera! El hecho de modificar las costumbres no quiere decir que se tenga de seguir un plan de alimentación estricto o aquellas dietas que suprimen casi todos los alimentos.

Si ingieres alimentos con un valor nutricional alto pero pocas calorías estarás saciando tu organismo y, al mismo tiempo, le estarás proporcionando las sustancias que necesita para funcionar en óptimo estado.

Otra opción interesante es comenzar un protocolo de ayuno intermitente. Saltarse el desayuno no suele ser difícil en lo que a apetito se refiere gracias al sistema hormonal. Además nos permitirá reducir considerablemente la ingesta de calorías diaria y con ello pondrá en marcha los mecanismos de pérdida de peso.

Ver también: Cómo evitar los “ataques de hambre”

8. “No necesito impresionar a nadie”

Es cierto, ninguno debería adoptar hábitos saludables por causar impresión ante los demás. No obstante, esto no debería ser una excusa, ya que la idea central de ser más sanos es sentirse mejor tanto a nivel físico como mental.

Haz a un lado lo que los demás piensan, colócate objetivos personales y trata de cumplirlos por y para ti.

Dejar a un lado todas estas excusas no es fácil, pero tampoco es imposible. Lo importante es tomar la decisión y empezar a incorporar con paciencia cada uno de los buenos hábitos. ¿Apostarás por un estilo de vida saludable a partir de ahora?

  •  Tinsley GM., Horne BD., Intermittent fasting and cardiovascular disease: current evidence and unresolved questions. Future Cardiol, 2018. 14 (1): 47-54.
  •  Su L., Fu J., Sun S., Zhao G., Cheng W., Dou C., Quan M., Effects of hiit and mict on cardiovascular risk factors in adults with overweight and/or obesity: a meta analysis. PLoS One, 2019.
  • Miller T., Mull S., Aragon AA., Krieger J., Schoenfeld BJ., Resistance training combined with diet decreases body fat while preserving lean mass independent of resting metabolic rate: a randomized trial. Int J Sport Nutr Exerc Metab, 2018. 28 (1): 46-54.