8 formas de mantener las uñas hermosas naturalmente

Además de mantener una serie de cuidados básicos nuestra alimentación es fundamental para nutrir nuestras uñas desde el interior y aortarles los nutrientes que necesitan para crecer fuertes y sanas

Las manos son una de las cartas de presentación que todas las personas tenemos ante otras, pues con su higiene y estética podemos revelar seriedad y estilo.

Las uñas son quizá una de las partes de mayor cuidado, ya que crecen de forma constante y suelen acumular partículas del ambiente que pueden alterar su apariencia.

Por esta razón, independientemente de si se decoran o no, es esencial brindarles ciertos cuidados regulares que permitan mantenerlas en buen estado junto con las manos.

Aunque es bueno someterlas a una manicura profesional de forma ocasional, hay ciertas pautas que pueden ayudar a mantenerlas hermosas y libres de agentes infecciosos sin necesidad de acudir a centros estéticos.

A continuación vamos a compartir esas 8 formas naturales de cuidar en casa las uñas para que se conserven fuertes y saludables. ¡Apunta!

1. Comer saludable

Comer saludable

Al igual que casi todos los aspectos de nuestro cuerpo, la alimentación desempeña un papel fundamental en el cuidado de las uñas.

Todos los nutrientes que se absorben mediante las comidas pueden contribuir a fortalecer su estructura para evitar su quiebre y lograr un aspecto sano.

A partir de ahora es bueno que incrementes tu consumo de alimentos con más contenido de calcio; frutas y verduras ricas en vitaminas y antioxidantes; y, por supuesto, beber más agua al día para mantener hidratados.

Lee también: Alimentos no lácteos ricos en calcio

2. Cortarlas de forma regular

Las uñas largas no pasan de moda y facilitan muchos decorados que les dan estilo; no obstante, muchas saben que tenerlas demasiado largas supone un gran riesgo de sufrir una rotura en cualquier momento.

Cuando estas sufren un quiebre pueden causar dolor e incluso dar lugar a la aparición de molestas infecciones.

Por esto, un paso esencial para mantenerlas sanas en todo momento es cortarlas a una longitud apropiada, de modo que lo puedan soportar.

3. Hidratar las cutículas

Hidratar las cutículas

Aunque las uñas como tal no absorben la humedad, a través de las cutículas retienen nutrientes que les permiten creer de forma sana.

En este sentido, resulta esencial hidratarlas todos los días, ya que estas tienden a resecarse y sufrir diversos daños cuando no reciben la humedad apropiada.

Elige una crema con un alto contenido de vitamina E, o prepara una fórmula casera utilizando una cápsula de las que venden en las farmacias.

4. Limpiarlas con bicarbonato de sodio

Al estar expuestas a muchos factores del ambiente, es común que tiendan a adquirir un tono amarillento que afecta su belleza.

Para blanquearlas de forma natural y de paso fortalecerlas, frótales un poco de bicarbonato de sodio con un cepillo de dientes húmedo.

También le puedes añadir unas gotas de limón de forma opcional, para potenciar su acción blanqueadora.

5. Utilizar guantes en las tareas del hogar

Utilizar guantes en las tareas del hogar

La exposición a los químicos de los detergentes y otros productos de higiene para el hogar es una de las principales razones del debilitamiento de las uñas.

Para protegerlas de todos estos agentes agresivos es esencial utilizar guantes cada vez que se vayan a manipular.

Visita este artículo: Cómo hacer productos de higiene personal caseros

6. Limarlas de forma correcta

Limar las uñas permite darles un estilo y forma particular. Además, es una manera de mantenerlas con un largo adecuado para evitar su quiebre.

La mejor opción es hacerlo es en una misma dirección, ya que el aserrado de ida y vuelta las puede debilitar.

7. Evitar el uso de sustancias químicas nocivas

Evitar el uso de sustancias químicas nocivas

Algunos productos para aplicarse en las uñas están compuestos con químicos que pueden resultar perjudiciales.

Los esmaltes contienen algunos de ellos, pero la mayoría no son tan fuertes como para generar daños especiales.

Con los que sí es primordial tener mucho cuidado es con los removedores que contienen acetona. Esta sustancia seca la piel, las cutículas y las uñas, debilitándolas y generando graves problemas.

8. Ser conscientes de cuándo se deben dejar quietas

En ocasiones lo mejor que se puede hacer para mantener las uñas sanas es dejarlas quietas. Si las muerdes, tiras de sus padrastros o las cortas de forma inapropiada podrías generar infecciones y otras molestias.

Si no sabes cortarlas bien o sientes que tienes problemas, busca la ayuda de un profesional para evitar riesgos.

Pon en práctica todas estas recomendaciones y notarás que tus uñas se mantienen hermosas sin tener que invertir mucho en ellas.

Recuerda que los cuidados deben ser constantes, ya que estas están expuestas a muchos factores que las debilitan y les generan alteraciones.