8 formas de tener un desayuno saludable y delicioso

Muchos nutricionistas coinciden al decir que el desayuno es la comida más importante del día, pues este es el que le proporciona las energías suficientes al cuerpo para iniciar la jornada de la mejor manera. Muchas personas se saltan el desayuno sin saber que con eso lo único que logran es ralentizar su metabolismo e incrementar la ingesta calórica en otras horas del día. Pero, más allá de esto, el desayuno le proporciona importantes nutrientes al organismo, le da vitalidad y ayuda a mejorar el estado físico y mental.

Teniendo en cuenta la importancia que tiene no saltarse esta comida, a continuación te compartimos las  formas de tener un desayuno saludable y delicioso.

Desayuno energizante

Antes que consumir cualquier cosa en el desayuno, es importante tener en cuenta que debe representar entre el 25 y 30% de tu ingesta calórica diaria. Las energías que se obtienen con esta comida se van gastando en el transcurso del día y por ello es importante consumir alimentos que le aporten al cuerpo nutrientes y vitaminas esenciales.

Hazlo rápido

Si no tienes mucho tiempo para preparar un buen desayuno, olvídate de un simple té con galletas. Hay otras formas saludables y deliciosas de tener un buen desayuno sin que esto implique gastar mucho tiempo. Por ejemplo, puedes comer un plato de yogur griego con fruta y nueces, preparar huevos con espinacas o tostadas integrales con jamón de pavo.

Prepara el desayuno en casa

Consumir-un-buen-desayuno

Comer fuera de casa a veces es necesario o puede parecer la mejor opción. Sin embargo, preparar el desayuno en casa te ayudará a ahorrar dinero y a consumir menos calorías. Además, cuando haces tu desayuno en casa puedes elaborarlo exactamente como te gusta y estar segura de lo que estás comiendo.

Hora del desayuno

La hora del desayuno también es muy importante para tener un desayuno sano y delicioso. Ten en cuenta que no debes esperar mucho tiempo después de levantarte. Lo ideal es desayunar media o máximo una hora después de levantarse. Al hacerlo después lo único que consigues es acumular hambre y comer más de lo debido.

Hidratos en el desayuno

Cereales-integrales

Un reciente estudio determinó que las personas que consumen hidratos de carbono en su desayuno tienden a comer menos calorías diarias, por lo que sirve de apoyo para bajar de peso. Sin embargo, eso no quiere decir que puedas desayunar un pastel o un alimento rico en grasa. A lo que el estudio se refiere es a aquellos hidratos de carbono  como los que aporta el muesli, avena o cereales integrales, tostadas o pan integral así como frutas o verduras, los cuales le aportan al organismo sensación de saciedad y otros importantes beneficios.

Las proteínas en el desayuno

Un nutriente que no debe faltar en el desayuno saludable es la proteína, ya que produce sensación de saciedad en el organismo y al mismo tiempo le aporta importantes aminoácidos. Además, proporciona lo necesario para construir o reparar estructuras en el cuerpo y tener una mejor digestión. Este tipo de proteína debe provenir de lácteos desnatados (yogur, leche, queso o requesón), o bien del huevo o carnes magras.

Las grasas en el desayuno

consejos-para-cocinar-frituras

Aunque muchos pueden pensar que incluir grasa en su desayuno es poco saludable, lo cierto es que el cuerpo necesita de determinada cantidad de grasas “saludables” para trabajar óptimamente. Este tipo de grasas deben ser de alta calidad, por lo que no deben provenir de alimentos como  bollería, frituras y galletas colmadas de grasas trans. En su lugar, la grasa se debe consumir a través del aceite de oliva, aceite de coco, aguacate, frutos secos o semillas, entre otros.

La fibra en el desayuno

Por último, un nutriente que no debemos olvidar en un desayuno saludable es la fibra. Ayuda a mejorar la digestión, es buena para la salud del corazón y esencial para tener un peso saludable. Este nutriente te aporta sensación de saciedad por más tiempo y ayuda a evitar la ingesta excesiva de calorías. Entre los alimentos ricos en fibra recomendamos:

  • Avena
  • Zanahorias crudas
  • Espinaca
  • Espárragos
  • Remolacha
  • Semillas de girasol
  • Almendras
  • Pistachos
  • Nueces
  • Manzanas
  • Melocotones
  • Pan integral