8 formas de reducir el uso de plástico en tu hogar

Fernando Clementin · 15 mayo, 2018
Con pequeñas acciones cotidianas, todos podemos contribuir a disminuir los considerables daños que está sufriendo nuestro planeta. A continuación, te contamos cómo comenzar desde casa.

El plástico es uno de los elementos más contaminantes en la actualidad. Lamentablemente, también es el más presente en muchos rincones del mundo. A raíz de esto, se han iniciado en varios países distintas campañas de concienciación que apuntan a enseñar cómo reducir el uso de plástico en tu hogar. ¿Sabes cómo hacerlo?

El nivel de contaminación que sufre el planeta ha llegado a tal extremo que existen incluso islas repletas de basura. Sí, así como lo lees: entre la costa de California y Hawaii, precisamente en la Isla Wale, se almacenan 79 toneladas de desechos tóxicos.

Además, los pronósticos no son nada alentadores. Los especialistas afirman que para 2025, los 8 millones de toneladas de desechos plásticos que se arrojan a los océanos anualmente crecerán al menos un 22%. Definitivamente, es momento de hacer algo.

Por supuesto, las acciones más importantes deben venir de los gobiernos y las empresas multinacionales, probablemente los mayores responsables de esta crisis. No obstante, también podemos comenzar con pequeños cambios desde nuestro hogar.

A continuación, te detallaremos ocho maneras sencillas de reducir el uso de plástico en tu hogar. Sería maravilloso pensar en las generaciones futuras y esforzarnos por dejarles un planeta mejor.

8 maneras de reducir el uso de plástico en tu hogar

1.- Lleva tu propia bolsa para ir de compras

Muchas ciudades del mundo han adoptado la decisión de prohibir a los comerciantes entregar sus mercaderías en bolsas de plástico. Sí, es una legislación un tanto molesta para los ciudadanos, pero se debe más que nada a que nos hemos malacostumbrado.

Con el tiempo, te habituarás a llevar tu propia bolsa reciclable. Además, podrás inflar el pecho al decir que estás haciendo un bien al planeta. Si no te alcanza con una bolsa, coge varias o lleva algunos productos en una mochila, un bolso o el carro.

Las bolsas de tela ayudan a preservar el medio ambiente.

2.- Evitar los utensilios plásticos

Si comes en la oficina o en tu lugar de trabajo, ¿no resulta más conveniente dejar un par de cubiertos metálicos allí para cada vez que los necesites? Así evitarías recurrir a los desechables, que conforman un gran porcentaje de la basura plástica.

3.- Botellas reutilizables

También el consumo de agua es un ítem en el que puedes reducir el uso de plástico en tu hogar. ¿Cómo? Primero, en lugar de comprar botellas plásticas de agua embotellada cada semana, usa bidones o incluso botellas recargables. Ten precaución, recuerda que hay algunos tipos de botellas que no deben ser reutilizadas porque acumulan bacterias.

Por otra parte, también es positivo que consumas agua del grifo. Salvo que las autoridades indiquen lo contrario, esta suele ser igual de saludable que la que compras en botellas.

4.- Limita los alimentos envasados en plástico

Muchos productos vienen en envases plásticos; sería mejor si los evitas y te inclinas por el cartón o el vidrio, que son más fáciles de reciclar. De hecho, varias marcas están dejando de lado el plástico para ofrecer envoltorios más respetuosos con el medio ambiente.

Te puede interesar: Cómo proteger el medio ambiente.

5.- Evitar otros productos desechables

En el día a día, utilizamos una gran cantidad de productos descartables, incluso sin darnos cuenta. ¿Ejemplos? Maquinillas de afeitar, pinzas de la ropa, pañales —tardan casi 500 años en descomponerse—, cápsulas de café, tuppers y los ya nombrados cubiertos.

Está bien si alguna vez recurres a ellos para salir de un apuro. Sin embargo, si los usas de manera sistemática, deberías pensar en corregir ese hábito.

La gran cantidad de basura que generamos terminará por perjudicar seriamente nuestra salud.

6.- Haz zumos caseros

Habrás notado que la gran mayoría de los zumos de frutas vienen en envases o botellas de plástico. ¿Por qué no hacerlos en casa? Además de que ahorrarás dinero, también estarás beneficiando tu salud y la del planeta.

De hecho, también puedes adoptar esta postura con muchos otros productos. Por ejemplo, realizando jabones caseros pasteles, cremas para el cuidado del cuerpo e incluso teniendo tu propia huerta; con este último paso, evitarás las bolsas plásticas con las que se envuelven los vegetales.

Como verás, en nuestra vida cotidiana somos algo derrochadores, incluso aunque no tengamos la más mínima intención de serlo. Lo bueno es que estamos a tiempo de corregir esta postura para tomar una más eco-friendly. Reducir el uso de plástico en tu hogar es un excelente primer paso.