8 hábitos que afectan la salud cerebral sin que te des cuenta

Carolina Betancourth·
16 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante al
18 Febrero, 2019
Aunque no nos parezca un factor de riesgo, el estrés está relacionado con el envejecimiento prematuro del cerebro. Además de disminuir la actividad cerebral, también dificulta la concentración.

El cerebro es uno de los órganos más complejos y delicados de todo el organismo, por lo que es primordial prestarle mucha atención. Participa en la regulación de funciones como los latidos del corazón, la presión sanguínea o el equilibrio hormonal, entre otros. Por eso, es necesario que tengas en cuenta los hábitos que afectan la salud cerebral.

Al igual que otras partes del organismo, los hábitos que practicamos cada día influyen en la salud del cerebro, para bien y para mal. Por ello, es indispensable mantener un estilo de vida saludable.

En este sentido, varios expertos han encontrado una relación entre las malas prácticas cotidianas y su deterioro desde edades tempranas. Por eso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho una llamada de atención a la población para que tome medidas preventivas.

1. Saltarse el desayuno

Saltarse el desayuno

Una y mil veces hemos advertido que el desayuno no debe ignorarse, porque, como suele decirse, es la comida más importante del día. En esta primera comida del día se le proporciona al cuerpo una buena cantidad de nutrientes y energías para llevar a cabo sus funciones durante la jornada.

Siempre y cuando contenga todos los alimentos necesarios, este influye en el rendimiento físico y mental, así como en la salud cerebral. Saltarse esta comida obligará al cerebro a hacer un esfuerzo mayor del debido, lo que, en horas posteriores, se traduce en mayor sensación de cansancio y mal humor.

Lee también: Desayunos perfectos para cada edad

2. Consumir azúcar en exceso

Otro de los hábitos que afecta la salud cerebral es el consumo excesivo de azúcar en la dieta diaria.

El consumo excesivo de azúcar no solo causa aumento de peso y diabetes, sino que tiene efectos negativos en otros sistemas importantes del cuerpo. En el caso del cerebro, produce una fuerte sensación de ansiedad que conduce a comer cada vez más, aunque no sea necesario.

Así como se suele decir que todos los excesos (de cualquier índole) son perjudiciales para el organismo, también se dice que el consumo excesivo de azúcar es perjudicial para el cerebro.

Descubre: Vitaminas del grupo B para un cerebro joven

3. Estar expuestos a ambientes contaminados

Estar expuestos a ambientes contaminados

En cierta forma, la contaminación también influye en la salud cerebral. Los entornos urbanos suelen ser más estresantes y esta tensión constante y sostenida, resulta perjudicial para el cerebro.

Por ello, es importante hacer pausas y salir de la ciudad, aunque sea de vez en cuando, para despejarnos, desconectar de la rutina y respirar aire fresco.

El cerebro es el encargado de múltiples procesos en todo el cuerpo, además de los procesos cognitivos, la memoria y las emociones humanas. Por ello, es indispensable cuidarlo mediante la práctica de buenos hábitos de vida.

4. No dormir lo suficiente

El cuerpo necesita, por lo menos, 7-8 horas diarias de sueño –sin interrupciones– para llevar a cabo una serie de procesos que no puede realizar en otros momentos del día. Por ello, el hecho de no dormir lo suficiente perjudica la salud en muchos sentidos.

Si no hay un buen descanso nocturno, la salud cerebral se resiente y esto puede hacernos más vulnerables a diversas cuestiones, desde mal humor y sensación de cansancio, hasta problemas de concentración.

5. Fumar

Fumar, hábitos que afectan a tu salud cerebral

Otro de los hábitos que afectan la salud cerebral es el tabaquismo. Los tóxicos que libera el tabaco disminuyen de forma considerable la masa cerebral, así como la cantidad de oxígeno que regenera sus células. Por ello, tanto  fumadores como quienes conviven con ellos tienen mayores probabilidades de desarrollar enfermedades cognitivas.

Varios expertos coinciden en que junto con la falta de sueño, uno de los hábitos que influye en el desarrollo de enfermedades como la demencia y el alzhéimer es el tabaco.

6. Estar expuestos al estrés

Como comentábamos antes, el estrés es un trastorno muy peligroso que puede tener diversas consecuencias. Está vinculado con el envejecimiento prematuro del cerebro y el desarrollo de diversas afecciones.

Si hay estrés crónico, la actividad cerebral disminuye. Esto puede traducirse en dificultades para concentrarse, entre otras cuestiones. De hecho, algunos casos de derrames cerebrales e infartos se han asociado con episodios crónicos de esta afección.

7. Consumir alcohol en exceso

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas ocasiona estragos en los principales órganos del cuerpo, incluyendo el complejo sistema nervioso, el hígado y el corazón. Sus sustancias tóxicas viajan a través de la sangre hacia el cerebro e interfiere en muchas de sus actividades.

Además, el alcoholismo está relacionado con la muerte de las neuronas y la disminución en la velocidad de transmisión de los impulsos nerviosos entre ellas.

Descubre: ¿Cómo afecta el alcohol al cerebro?

8. Comer mal y en exceso

Comer en exceso, hábitos que afectan a tu salud cerebral

Una mala alimentación también perjudica la salud cerebral. De allí que muchos expertos de salud y nutrición insistan en la importancia de minimizar el consumo de azúcares, ultraprocesados, chatarra y afines para evitar el desarrollo de diversas enfermedades.

La importancia de adoptar buenos hábitos

Como puedes ver, existen varios hábitos que afectan la salud cerebral. Por ello, es importante que aprendas a detectarlos y a corregirlos, para evitar las consecuencias que puedan ocasionar.

Manteniendo un estilo de vida saludable, dejando de lado los excesos y siguiendo las pautas de tu médico, podrás ponerte en el camino correcto y gozar de salud y bienestar a diario. ¿Listo para ponerte a ello? 

  • García-Laguna, D. G., García-Salamanca, G. P., Tapiero-Paipa, Y. T., & Ramos, D. M. (2012). Determinantes de los estilos de vida y su implicación en la salud de jóvenes universitarios. Revista hacia la Promoción de la Salud17(2).
  • Más Sarabia, Maheli, Alberti Vázquez, Lizet, & Espeso Nápoles, Nelia. (2005). Estilos saludables de vida y su relevancia en la salud del individuo. Humanidades Médicas5(2) Recuperado en 16 de febrero de 2019, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-81202005000200006&lng=es&tlng=es.
  • Samet, Jonathan M.. (2002). Los riesgos del tabaquismo activo y pasivo. Salud Pública de México44(Supl. 1), s144-s160. Recuperado en 16 de febrero de 2019, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36342002000700020&lng=es&tlng=es.
  • Sandoval-Almazán, Rodrigo. (2011). Mentes en peligro: El daño de internet en nuestro cerebro. Convergencia18(56), 241-248. Recuperado en 16 de febrero de 2019, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-14352011000200010&lng=es&tlng=es.
  • Torres, G., & Fiestas, F. (2012). Efectos de la marihuana en la cognición: una revisión desde la perspectiva neurobiológica. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública29, 127-134.
  • WHO. (2014). Neurological disorders associated with malnutrition. Neurological Disorders: Public Health Challenges, 111–175.