8 hábitos comunes que deterioran la salud del rostro

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 27 diciembre, 2018
Carolina Betancourth · 24 agosto, 2015 · Última actualización: 27 diciembre, 2018 27 diciembre, 2018
Muchas veces se subestima el gran impacto que pueden tener los hábitos más sencillos en nuestra salud y belleza, por ello, es necesario no descuidar ningún aspecto.

La salud del rostro depende de múltiples factores: desde una buena rutina de limpieza hasta la alimentación. Sin embargo, muchas personas no tienen esto en cuenta y consideran que solo deben aplicarse cremas para lucir bien.

El mantenimiento de buenos hábitos de vida se nota en el rostro, por ello, es importante prestarle atención y corregir todos aquellos aspectos que hagan falta, a fin de sumar bienestar y lozanía.

A continuación, te comentamos cuáles son los 8 hábitos más comunes que deterioran la salud del rostro y que debes comenzar a evitar desde hoy.

Malos hábitos para la salud del rostro

1. Falta de protección solar

La falta de protección solar es uno de los peores hábitos para la salud del rostro porque deja la vía libre tanto a los rayos UVB (principal causa de las quemaduras solares y a los rayos UVA (principal causa del fotoenvejecimiento y cáncer de piel).

En otras palabras, salir al sol sin ningún tipo de protección provoca un daño celular muy difícil de reparar, acelera el proceso de envejecimiento y, a largo plazo, puede influir en la aparición de cáncer de piel.

Así que, por salud y por belleza toda persona debería utilizar protector solar a diario, incluso aunque esté nublado y parezca que no hay sol.

Descubre: ¿Qué factor de protección solar debes usar para cuidar tu piel?

2. Tabaquismo

La nicotina del cigarrillo provoca una contracción de los vasos sanguíneos de las capas superficiales de la piel; esto disminuye la oxigenación y el transporte de los nutrientes necesarios para la salud del rostro, y el resto de la piel.

Fumar altera la respuesta inmune e inflamatoria, favorece la formación de radicales libres y produce otras modificaciones perjudiciales que, con el paso del tiempo, resultan cada vez más notorias.

Por ello, los fumadores suelen tener una piel manchada, arrugada, cenicienta y con diversas imperfecciones antiestéticas. Si bien es cierto que esto se suele evidenciar más entre los 35 y 40 años, cada persona es distinta.

3. Alcoholismo

La intoxicación y deshidratación que provoca el alcohol al llegar al torrente sanguíneo se ve reflejado en el estado del cutis.

Aquellas personas que no se controlan en el consumo de estas bebidas presentan un deterioro de la piel muy notable que puede traducirse en resequedad, manchas, inflamación, arrugas prematuras, etcétera.

4. No tratar el acné de forma adecuada

No-tratar-el-acné-de-forma-adecuada

El acné es una de las afecciones cutáneas más comunes en la población a nivel mundial y tiene entre sus principales causas los cambios hormonales. Sin embargo, dado que no solo depende de un solo factor, muchas veces es difícil tratarlo adecuadamente.

Uno de los errores más comunes a la hora de combatir este problema es tratar de exprimir los granos con las manos, descuidar la higiene o recurrir a productos no adecuados al tipo de piel, entre otros.

En cambio, la mejor medida que se puede tomar a la hora de tratar el acné es acudir al dermatólogo y seguir sus indicaciones. 

5. Dormir con maquillaje

Durante el periodo de descanso, la piel necesita respirar para poder reparar los daños sufridos durante el día; es decir, las células necesitan recibir una oxigenación adecuada para poder regenerarse.

Sin embargo, si una persona se duerme sin quitarse el maquillaje, los poros permanecen obstruidos, la piel se congestiona y se altera el trabajo celular. Por ello, siempre es necesario limpiar el rostro y retirar todo el maquillaje antes de ir a dormir.

6. Ducharse con agua caliente

Ducharse con agua caliente elimina la capa de grasa natural de la piel, que es sumamente necesaria para poder mantenerse hidratada, firme y protegida frente a las agresiones. Además, abre los poros y promueve la resequedad.

Por ello, utilizar agua caliente para lavarse el rostro o tomar una ducha diaria no es la mejor opción para conservar la belleza del cutis.

7. Falta de sueño

No-dormir-bien

Es sumamente importante tener una buena calidad del sueño para mantener la salud del rostro y mantener la piel. bonita y libre de impurezas. Esto se debe a que, al dormir, las hormonas del estrés regresan a sus niveles normales y permiten que las células trabajen para reparar el cutis.

Las personas que duermen menos de 6 horas a diario tienen un alto riesgo de experimentar un envejecimiento prematuro de la piel, ojeras pronunciadas, pérdida del brillo, entre otros factores.

8. Utilizar muchos productos a la vez

Los productos para el cutis son muy variados y cada uno tiene una función en especial. Sin embargo, cuando se seleccionan al azar, sin tener en cuenta el tipo de piel y se aplican al mismo tiempo, la piel no tiene suficiente tiempo de asimilarlos. 

Al tratarse de una zona tan sensible, es probable que los compuestos de los productos interactúen y provoquen irritaciones, reacciones alérgicas u otro tipo de alteraciones.

Consideraciones

Para mantener la salud del rostro es necesario corregir los malos hábitos y consultar con el dermatólogo para tener una mejor idea acerca de cuáles son los cuidados que la piel necesita.