8 hábitos de higiene mental que puedes practicar cada día

El hecho de ser capaces de valernos por nosotros mismos y ser autónomos e independientes puede ser muy beneficioso para nuestra salud mental, sin que eso signifique dejar de lado a los demás

La higiene mental, consiste en la eliminación de todo lo que no le permiten a una persona lograr un equilibrio con su entorno sociocultural.

Se abarcan las actividades y acciones que previenen los comportamientos negativos en el contexto social, y también las conductas que cada uno incorpora en su rutina para mejorar su calidad de vida.

A nivel general sería primordial que toda la sociedad se involucrara en la creación de un ambiente que les permita a todos encontrar un equilibrio mental.

La familia, las amistades y también los compañeros de trabajo son una pequeña parte de aquellos que pueden contribuir a mejorar este aspecto.

Sin embargo, así como cada uno es responsable de su higiene corporal, también debe existir un control individual sobre los hábitos que permiten mantener una buena salud psíquica e higiene mental.

Por fortuna, existen muchas formas de poner en práctica estos hábitos y todos tenemos la capacidad de hacerlos parte de nuestra rutina. ¿Los conoces?

1. Fomentar la confianza

Fomentar la confianza

La inseguridad en uno mismo es un sentimiento que nos destruye y nos impide avanzar.

  • Para vencerla, es necesario atreverse a experimentar y dejar fluir todas esas habilidades que seguramente se tienen.

Todas las personas tenemos que atravesar momentos difíciles que ponen a prueba nuestra confianza.

  • Sin embargo, lo primordial es no dejarse vencer y tratar de construir, con base en la experiencia, una mejor versión de si mismo.

No olvides leer: Consejos para fortalecer la autoconfianza

2. Satisfacer las necesidades biológicas

Para conseguir una buena higiene mental, también es importante crear un estrecho vínculo entre la salud física y emocional.

  • La adopción de una dieta balanceada, la práctica regular de ejercicio físico y el dormir bien son solo algunas de las cosas que se pueden hacer para lograr ese equilibrio.

Así mismo, cabe mencionar que las relaciones sexuales y otras actividades de placer también desempeñan un rol importante.

  • Reprimir o suprimir cualquiera de estas conduce a caer en episodios negativos de salud mental.

3. Valoración positiva de los rasgos propios

Valoración positiva de los rasgos propios

Una de las buenas costumbres que todos podemos adoptar cada día es valorar de manera positiva cada una de las cualidades que tenemos como personas.

Tanto la imagen como el refuerzo de la autoestima ayudarán a tener una mejor actitud ante cada situación que se presente en el camino.

  • Esto mismo modificará por completo la forma en como otros nos perciben, lo que sin duda mejorará el ámbito social.

4. Valoración positiva de los demás

Las personas que nos rodean también tienen muchas virtudes y comportamientos que vale la pena reconocer y exaltar.

  • Percibir los aspectos positivos de otros y aprovecharlos para mejorar las relaciones incrementará el grado de bienestar que experimentamos.

5. Autocontrol

Autocontrol

Dominar los impulsos y las emociones no es fácil porque, por naturaleza, nos dejamos llevar por las situaciones.

Sin embargo, no es imposible adquirir autocontrol y aprender a ser conscientes de lo que es más conveniente para nosotros.

  • El controlar las emociones ayudará a tomar mejores decisiones y alejará las emociones negativas como la angustia y el estrés.

6. Autonomía, fundamental para la higiene mental

Sin que el concepto de autonomía se confunda con el prescindir por completo de otros, su práctica diaria puede hacer mucho por la salud mental.

  • Tener la capacidad para solucionar nuestros problemas, por pequeños que sean, alimentará la confianza y evitará las recaídas de autoestima.
  • No depender para todo de otros será útil tanto en lo personal como a nivel social.
  • El querer cargarles a otros nuestras tareas o angustias va creando un deterioro en las relaciones.

7. Evocar recuerdos agradables

Mucho cuidado al momento de rememorar las vivencias. El traer al presente las frustraciones o los fracasos del pasado, lo único que hará será crear un fuerte sentimiento de inseguridad y dolor.

  • Lo mejor es evocar esos recuerdos gratos que, de una u otra forma, sirvieron para ser mejores personas.

Lee también: No entendemos el valor de los momentos hasta que se han convertido en recuerdos

8. Hacer un balance general del día

Hacer un balance general del día

¿Te has tomado el tiempo para pensar qué fue lo bueno y lo malo del día?

El realizar un balance general del día permitirá identificar qué cosas nuevas se aprendieron, cuáles son los errores que no se han de repetir y también qué aspectos necesitan de más atención.

  • Esto se puede practicar al final de la jornada, justo antes de ir a dormir.
  • Seguramente servirá para asumir mejor el día que viene.

¿Pones en práctica estas buenas costumbres? Ahora que las conoces debes aprender a incorporarlas en tu vida para mantener una buena higiene mental.

Lograr aplicarlas con frecuencia es la mejor manera de conseguir un equilibrio entre el cuerpo y la mente. ¡Compruébalo!

  • Branden, N. (1989). Cómo mejorar su autoestima. Círculo de Lectores. https://doi.org/10.1186/cc1474
  • Alonso García, J., & Román Sánchez, J. M. (2005). Prácticas educatives familiares y autoestima. Psicothema. https://doi.org/10.3109/01612840903408146
  • Sebastián, O., Del Hoyo, M., Tecnologías., C. N. de N., & (INSHT), I. N. de S. e H. en el trabajo. (2002). La Carga Mental de Trabajo. Documentos Divulgativos (INSHT). https://doi.org/10.1016/j.fuel.2017.11.039
  • Luhmann, N. (1999). confianza. Cognitive Science.