8 hábitos que mejoran tu autoestima

Practicar el amor propio es fundamental para sentirse bien. Si incluyes estos hábitos en tu rutina podrás combrobarlo. Invierte en ti, ¡no te olvides!

Valorarnos, querernos, priorizarnos son aspectos fundamentales para sentirnos bien, aunque la mayoría de las veces suelen quedar relegados a un segundo plano. La autoestima es clave para alcanzar el bienestar, el problema es que solemos olvidarlo.

Solo cuando nos tratamos con respeto y nos amamos somos capaces de exprimir todo nuestro potencial y crear relaciones sanas con los demás. De ahí, que conocernos y valorarnos a nosotros mismos sea la llave para alcanzar la felicidad y conectar con los demás. Veamos a continuación como hacerlo.

Silencia a tu crítico interno

Todos tenemos una vocecilla en nuestro interior que se dedica a juzgar todo lo que hacemos: el crítico interno. En algunos estará silenciado, en otros apenas se distinguirá su tono de voz y en otros, su volumen será tan elevado que será casi imposible distinguir otras voces. Cuando esto último ocurre, normalmente la autoestima se encuentra por los suelos.

El crítico interno nos hace dudar y desconfiar de nuestras capacidades. Nunca haremos nada bien, ni siquiera aún cuando hayamos puesto todo nuestro empeño en ello, para él nada es suficiente. Siempre quiere más. De ahí que tenga grandes consecuencias en nuestra salud emocional. Por esta razón, es importante aprender a identificar cuándo nos habla para bajar su volumen y dejar de creerlo. Porque aunque su intención sea protegernos, no sabe que comunicarse a través del miedo y la amenaza no es el camino correcto.

  • Así, para desterrar a este personaje lo primero que hay que tener en cuenta es que se necesita mucha fuerza de voluntad, ya que el crítico interno ha crecido con nosotros y a veces será complicado reconocerlo.
  • Una vez identificado, el siguiente paso es cuestionarlo, es decir, dudar de aquello que nos dice, pero con cariño y respeto. Lo importante es que perciba que exista un mundo de posibilidades más allá de su rigidez.
  • De esta forma, aprenderá que la crítica no es el camino, sino la amabilidad.

Lee también: Crea tu propia caja de las preocupaciones

Mujer preocupada con la mano en la cabeza

Deja de esperar la aprobación de los demás

A todos nos gusta saber que nuestro entorno nos valora y aprueba aquello que hacemos o deseamos emprender. El problema ocurre cuando lo necesitamos para avanzar, cuando dependemos de las respuestas de los demás para actuar y nos olvidamos de nuestras necesidades.

Esperar a que nos den permiso para caminar, a que nos expresen que están de acuerdo para elegir aquello que vamos a hacer tan solo nos genera frustración. Además, poco a poco nuestra autoestima disminuye y nos distancia de nuestra esencia porque dejamos a un lado nuestras prioridades para cumplir con las expectativas de los demás. 

Algunas claves fundamentales para gestionar esta necesidad de aprobación son las siguientes:

  • Decir lo que pensamos.
  • Valorarnos y complacernos de vez en cuando.
  • Saber que hagamos lo que hagamos en algún momento defraudaremos a alguien.
  • Ser nosotros mismos.

Haz ejercicio

Un estudio de la Universidad de Essex afirma que tras cinco minutos de ejercicio al aire libre se produce un aumento de la autoestima y una mejora del estado de ánimo. Esto sucede en parte porque al realizar ejercicio se liberan endorfinas, unas sustancias que se liberan en nuestro organismo y que producen una sensación de bienestar, además de atenuar el dolor.

Además, aunque en un primer momento practicar deporte no nos agrade porque tenemos que realizar un gran esfuerzo, tanto físico como mental, lo cierto es que con el paso del tiempo no solo mejora nuestro estado de ánimo sino que también nos ayuda a motivarnos.

Lee también: Consejos para elegir qué deporte practicar

Mujer corriendo por la carretera

Acéptate

Aceptarnos es el primer paso para comenzar a querernos, el trampolín hacia el bienestar. Además, si no practicamos la aceptación será imposible que cambiemos aquello que nos desagrada. De hecho, la mayoría de problemas y conflictos emocionales provienen de la falta de autoaceptación.

Ahora bien, ¿cómo conseguirlo? El reto es dejar de rechazar todo aquello que no nos gusta de nosotros mismos, de lo contrario tan solo estaremos fortaleciéndolo. Por ejemplo, si rechazamos continuamente la tristeza, esta impregnará toda nuestra realidad y se hará día a día más fuerte.

Sin embargo, si aceptamos esa tristeza observaremos cómo se diluye. Es como si al aceptarla, esta perdiera toda su fuerza y optara por abandonar. Además, experimentarla nos ayuda también a conocernos y a aprender a gestionarla cuando aparezca. Porque solo cuando aceptamos tenemos también la opción de transformar.

Crea vínculos positivos

Las relaciones positivas son un gran punto de apoyo. Saber que existen personas que nos aprecian, nos escuchan y que están dispuestas a ayudarnos cada vez que lo necesitemos no tiene precio. Además, gracias a ellas podemos ganar en seguridad y confianza.

Por otro lado, compartir el tiempo con personas positivas favorecerá que nos desahoguemos a nivel emocional y que nuestros niveles de estrés disminuyan. De esta forma, será mucho más fácil que nos sintamos mejor.

Amigas sonriendo

Enumera y valora tus cualidades

¿En qué aspectos destacamos? ¿qué actividades realizamos con relativa facilidad y nos apasionan? Todos tenemos cualidades y capacidades que se nos dan bien. La cuestión es descubrirlas para desarrollar todo nuestro potencial interior y aumentar nuestra autoestima.

Para comenzar a hacerlo, puedes hacer una lista de todas tus cualidades y habilidades, de esos aspectos personales que te hacen destacar. Quizás en un primer momento puede que te sea complicado, sobre todo si estas acostumbrado a criticarte y a exigirte más de la cuenta. Para desbloquearte puedes pedir ayuda a un amigo o familiar cercano. Seguro que tras conversar con ellos, serás capaz de identificar cuáles son esas cualidades que te hacen único.

Una vez que tengas hecha la lista, puedes leerla cada mañana e incluso, modificarla si así lo consideras. Lo importante es que no te limites: cualquier cualidad es importante.

Sé flexible, evita el perfeccionismo

La perfección no siempre es perfecta. En muchas ocasiones, conlleva muchos más obstáculos para nuestra salud física y emocional que ventajas. Exigirnos constantemente hacer todo bien, además de frustrarnos nos genera cierta sensación de insatisfacción. La rigidez no suele ser buena compañera.

Así, la clave para aumentar la autoestima no está en alcanzar la perfección, sino en aprender de los errores y tolerar los defectos. Por que si hay algo que debemos tener claro es que es imposible que no erremos. De ahí que la mejor opción sea aprender a ser flexibles, ya que la flexibilidad nos aporta libertad para elegir y actuar, conocer otros puntos de vista y por supuesto, un estado de calma y tranquilidad.

Ahora bien, esto no quiere decir que no intentemos mejorar en ciertos aspectos, sino que seamos conscientes de cuando debemos parar, en lugar de obcecarnos con la idea de que siempre puede hacerse mejor.

Visita este artículo: Vale la pena luchar por lo que vale la pena tener

Como vemos, existen muchos hábitos que pueden ayudarnos a aumentar la autoestima. Lo único que necesitamos es fuerza de voluntad y mucha motivación. Aunque aprender a quererse conlleve su tiempo siempre merecerá la pena. Valorarnos es una de las acciones más bonitas que podemos realizar, el trampolín que nos impulsa a alcanzar el bienestar.

  • Ferreras, E. (2007). La autoestima. Anales de Mecánica y Electricidad. https://doi.org/10.1016/j.medin.2012.12.011
  • Berntsson, E. (2004). Los seis pilares de la Autoestima. Atención Primaria. https://doi.org/10.1157/13068212
  • Varios. (2012). La Autoestima. Revista Fuentes.
  • Aparicio Garca-Molina, V. A., Carbonell-Baeza, A., & Delgado-Fernández, M. (2010). Beneficios de la actividad física en personas mayores. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de La Actividad Fisica y Del Deporte. https://doi.org/ISSN: 1577-0354