8 hábitos saludables que te ayudarán a aliviar las digestiones pesadas

Moderar las porciones es una de las mejores formas de acabar con las digestiones pesadas. En lugar de hacer tres comidas fuertes podemos tomar cinco comidas un poco más ligeras.

Para aliviar las digestiones pesadas, es importante saber cómo prevenirlas mediante la puesta en práctica de algunos hábitos de vida muy sencillos, pero realmente eficaces.

Recordemos que durante la digestión se absorben todos los nutrientes de los alimentos. Por ello, tener una buena digestión es muy importante para gozar de buena salud. 

Cuando este proceso no se da de la forma correcta por una causa u otra, es necesario solucionarlo cuanto antes para prevenir trastornos estomacales o intestinales severos.

1. Mastica bien los alimentos

Masticar-bien

Una de las formas más eficaces para combatir las digestiones pesadas es dedicar, como mínimo, 20 o 30 minutos a cada comida principal; es decir, es necesario tomarnos un horario para realizar nuestras comidas sin apuro.

Asimismo, comer en un ambiente tranquilo resulta muy favorecedor para realizar una buena digestión.

Por otra parte, aunque muchos suelen ignorarlo, el hecho de comer trozos de comida demasiado grandes es uno de los factores que más dificulta la digestión. Por lo tanto, es recomendable cortar bien la comida y tomarla, poco a poco.

Para prevenir y aliviar las digestiones pesadas es fundamental comer despacio y masticar bien cada bocado; esto también ayudará a reducir el riesgo de padecer gases, inflamación abdominal e, incluso, acidez.

 Descubre: Esto es lo que debes comer si sufres acidez estomacal

2. Evita el uso excesivo de condimentos

Las personas que sufren de digestiones lentas de forma regular deben intentar reducir o bien, eliminar algunos condimentos de su dieta. 

Si bien algunos condimentos tienen propiedades saludables, el uso excesivo de sal, pimienta, mostaza y aderezos picantes en las comidas puede promover la irritación de la mucosa del estómago y también, el intestino, así como el reflujo y la inflamación del abdomen.

3. Incrementa el consumo de fibra

Consumir más fibra

La fibra alimentaria es una sustancia que ayuda a mantener la salud de los intestinos, facilita la eliminación de los desechos y también impide la acumulación excesiva de colesterol y azúcar en la sangre. La podemos hallar en:

  • Legumbres.
  • Bebidas vegetales.
  • Cereales integrales.
  • Vegetales y frutas crudas.
  • Semillas y frutos secos.

A su vez, promueve el movimiento intestinal para controlar la inflamación y reducir los episodios de estreñimiento. No obstante, su consumo diario no debe ser excesivo porque puede provocar flatulencias.

4. Modera las porciones

Comer en cantidades exageradas no solo conduce a un aumento notable de peso sino que, además, incrementa los episodios de dispepsia.

Las porciones copiosas resultan muy irritantes para el estómago dado que debe multiplicar sus esfuerzos para digerirlas. En consecuencia, aparece el dolor, la inflamación y la acumulación de gases, entre otros síntomas molestos.

Para evitar y aliviar las digestiones pesadas, es necesario aprender a comer en cantidades moderadas. Lo más recomendable es disfrutar de porciones pequeñas en las 4 o 5 comidas que realizamos al día.

5. Modera el consumo de alcohol

Efectos del alcohol

El consumo excesivo de alcohol puede resultar muy perjudicial para la salud estomacal. Después de todo, el alcohol no deja de ser una sustancia tóxica que afecta la motilidad esofágica, promueve el reflujo y trastornos varios del sistema digestivo.

Por ello, lo más recomendable es disfrutar de la bebida con moderación y, siempre, acompañada de una cantidad de comida pequeña y, preferiblemente, baja en calorías.

Adicionalmente, hay que recordar que, el tabaquismo también es perjudicial para el organismo dado que la nicotina estimula la secreción ácida de la pared gástrica.

Te interesa saber: La absorción del alcohol

6. Reduce el consumo de fritos

Las frituras y los alimentos con un alto contenido de grasas saturadas son los enemigos número uno de las personas con tendencia a padecer problemas digestivos.

La acumulación de lípidos altera las funciones metabólicas e interfiere en el trabajo de los intestinos para llevar a cabo la digestión. Además, suelen causar inflamación e irritación de la mucosa gástrica, promoviendo así la dispepsia.

7. Limita el consumo de café

Café

Aunque el café es una bebida con muchos beneficios para el organismo, en casos de padecer con frecuencia de digestiones lentas, lo más conveniente es limitar su consumo.

Tomarlo en cantidades excesivas incrementa la secreción de jugos ácidos y, como consecuencia, la digestión se ralentiza y puede acompañarse de dolor y sensación de ardor en la boca del estómago.

Para aliviar las digestiones pesadas, lo mejor es no beber café, sino disfrutar de una infusión de manzanilla, poleo, menta o diente de león.

Descubre: Bebidas saludables que nos ayudan a sustituir el café

8. Evita las siestas después de comer

A pesar de que sí se recomienda permanecer tranquilos después de comer para llevar a cabo una buena digestión, no se recomienda tomar una siesta después de haber comido. En especial, si la comida ha sido copiosa.

Tomar siestas inmediatamente después de comer dificulta en gran medida el vaciado gástrico. En otras palabras, tumbarse y dormir facilita el paso de los jugos ácidos hacia el esófago, con lo cual, se produce reflujo ácido y sensación de pesadez.

Aliviar las digestiones pesadas depende de ti

Tanto para prevenir como para aliviar las digestiones pesadas, es necesario tener en cuenta todos estos hábitos y, por supuesto, procurar cumplirlos.

Asimismo, es importante repasar el tipo de alimentos que consumimos y estar atentos a las intolerancias (si las hubiere) para evitar la indigestión.