8 hierbas medicinales que puedes plantar en casa

Yamila Papa 26 febrero, 2015

¿Estás dando tus primeros pasos en el arte de la siembra y de la huerta? ¿Quieres comenzar a tener tus propias plantas en macetas? Entonces, no te puedes perder el siguiente artículo, donde conocerás cuáles son las hierbas medicinales que puedes plantar en casa y cómo aprovecharlas al máximo.

Tal vez te hayas dado cuenta de que te falta un poco de conexión con la naturaleza en tu piso en plena ciudad, o que los medicamentos no solo son costosos, sino que cada vez te aportan menos efectos. La buena noticia es que ¡puedes cultivar tus propias plantas y hierbas! Ensúciate un poco las manos y entra en acción: no te arrepentirás.

Consejos para plantar hierbas medicinales en casa

Como primera medida, es bueno comenzar desde la base, es decir, de cero. Algunas personas compran o reciben de regalo una plantita y luego no saben qué hacer con ella. Recuerda que son seres vivos que pueden sufrir los cambios de ambiente, tal como ocurre contigo al mudarte. Entonces, para evitar que la planta se estrese y se enferme, siempre es bueno empezar desde la semilla.

Otro de los tips para plantar en casa: no coloques muchas semillas en el mismo recipiente, porque cada una necesita un espacio particular. Lo ideal sería que tuvieras una maceta para cada semilla. Si esa especie en particular tiene un nivel alto de fracaso al plantar, puedes colocar dos o tres, pero siempre tendrás que elegir la que mejor se haya adaptado.

plantas2

Utiliza siempre tierra de buena calidad, de color negro oscuro, orgánica, hecha de compostaje. Si no haces el tuyo propio, lo puedes comprar en el vivero. Tendrá todos los sustratos y componentes que tus hierbas necesitan.

Presta atención a los requerimientos específicos de cada especie. Si bien las hierbas no suelen ser muy exigentes en cuanto a sol y riego, tampoco puedes olvidarlas durante semanas, porque se secarán. No exageres con el agua que les echas, porque las puedes pudrir.

¿Qué hierbas medicinales puedes plantar en casa?

Es momento de entrar en acción. Conoce las hierbas aconsejadas para sembrar en tu casa, sin importar si cuentas o no con parque o jardín. Las macetas o maceteros te pueden servir.

Albahaca

Es una de las hierbas medicinales más sencillas de plantar y nos ofrece una gran cantidad de hojas para disfrutar en nuestras comidas. No coloques más de dos esquejes (partes de otra planta) en la misma maceta, porque es muy productiva. No le gusta mucho el sol directo y necesita bastante agua. Es sensible al frío, por lo que es ideal para un espacio dentro de casa (el alféizar de la cocina, por ejemplo).

El zumo o el té de albahaca alivia problemas digestivos, catarros, bronquitis, flatulencias, dolores de estómago, espasmos intestinales, fiebre, conjuntivitis y desequilibrios en el sistema nervioso.

Tomillo

Es un condimento que no puede faltar en tu casa, y tampoco lo querrás dejar de lado cuando te enteres de todas sus propiedades. Es un potente antiséptico que se usa para desinfectar y calmar heridas. En la antigüedad, los romanos lo ponían en el agua del baño. Se planta de semilla y se emplea como cataplasma para el uso externo. Puedes hacer una infusión con las hojas y disfrutar de un relajante baño de pies o añadir en el champú para un aroma exquisito en tu cabello.

tomillo

Menta

Tiene un aroma inconfundible y es una planta silvestre que crece por doquier. Es muy buena para los problemas digestivos si se la consume como té después de la comida. También se usa para tratar irritaciones cutáneas, dolor de cabeza, resfriados, dolor de muela (se mastica la hoja en este caso), insomnio (infusión) y picaduras de insectos.

Perejil

Es una planta rica en Vitamina C, y crece especialmente en verano a partir de semillas. Es un excelente remedio para la caspa y para reducir la oleosidad en la piel (se prepara un tónico junto a lavanda y leche de menta). También sirve para eliminar el acné y las arrugas, enjuagar la boca y lavar los ojos con infecciones. Y, como si fuera poco, es delicioso para tus platillos.

Romero

En Grecia se creía que esta planta ayudaba a estimular la memoria. Las flores son de color lila y abren en primavera. En el verano es cuando se cultiva. Es un efectivo remedio contra la caspa, tónico para el cabello, para tratamientos faciales, reducir la oleosidad de la piel, sirve para dar friegas calientes y condimentar salsas, sopas y carnes.

Salvia

Se usa para tonificar el sistema nervioso, aliviar los problemas digestivos, la diarrea, los vómitos, la dispepsia, el resfrío, la gota, la fiebre, el reumatismo y la congestión nasal. Además, la salvia cicatriza las úlceras y activa la circulación de la sangre. También es eficaz en los pacientes con diabetes ya que reduce los niveles de azúcar en sangre. Se usa para cólicos intestinales, la artritis y en el Antiguo Egipto se creía que tenía la capacidad de asegurar la fertilidad de las mujeres. Se ha descubierto en la modernidad que tiene efectos estrogénicos, todos relacionados con el sistema reproductor femenino.

salvia5

Diente de león

En muchos jardines crece de manera natural. Su flor es dulce y sus hojas se pueden consumir en ensaladas. Se puede sembrar en cualquier suelo, aporta una gran cantidad de hierro y calcio (más que las espinacas), estimula la actividad hepática, elimina las toxinas más fácilmente, reduce los gases y aumenta el flujo de la bilis.

Hierbabuena

Hierbabuena

Tiene propiedades similares a las de la menta, y se puede plantar sin problemas en macetas o en la huerta. Se adapta a casi todos los climas, pero necesita bastante luz y humedad. Es un remedio casero muy bueno para la diarrea, los cólicos estomacales, las flatulencias, dolores menstruales, nerviosismo, ansiedad y trastornos del sueño.

Te puede gustar