8 ideas para aprovechar el pan duro: ¡No lo tires!

Valeria Sabater 6 marzo, 2015
Siempre que tu pan duro no tenga más de 5 días y no presente moho puedes utilizarlo con varios fines, como preparar unas deliciosas torrijas o pan rallado para empanar otros alimentos

¿Qué sueles hacer con el pan duro? Ya no nos sirve para prepararnos ese tierno y sabroso bocadillo. A los niños no les gusta y siempre preferimos los alimentos recién hechos, en especial el pan. No importa que sea de molde, integral o una baguette, al final los acabamos retirando para consumir el del día.

¿Sabes cuál es nuestra recomendación de hoy? ¡Nunca tires el pan duro! Te sorprenderás de las múltiples opciones que nos ofrece, interesantes ideas para tu cocina que seguro te son útiles. Descúbrelas con nosotros.

1. Pan rallado

Pan-Especias-Main

Esencial. El pan rallado es muy útil para nuestros platos cotidianos. No tienes más que llevar el pan duro de los días anteriores a tu robot de cocina. Lo cortas en láminas y lo vas triturando hasta obtener una buena cantidad.

Lo más recomendable es que el pan esté realmente duro ya que, de ese modo, lograremos que quede mucho más fino. Guárdalo en una bolsa de plástico y aguarda dos días antes de utilizarlo para hacer tus empanados, así estará mucho más seco y crujiente, y tus recetas quedarán más sabrosas.

2. Deliciosas torrijas

Torrijas

¿Has hecho torrijas alguna vez? ¡Son deliciosas! Es la opción más rica cuando almacenamos una o dos barras de pan duro. Te explicamos cómo puedes prepararlas:

¿Qué necesito?

  • Una barra de pan duro.
  • 250 ml de leche.
  • Un huevo.
  • 40 gramos de azúcar.
  • 20 gramos de canela.
  • 40 gramos de aceite de girasol.

¿Cómo hago mis torrijas?

  • Corta el pan en rebanadas, para después remojarlas con la leche que previamente habremos mezclado con canela.
  • A continuación, pásalas por el huevo batido, por ambas caras.
  • Por último, fríelas en una sartén donde hayas puesto a calentar el aceite de girasol. ¡Muy fácil! Ahora no tienes más que echar un poco de azúcar por encima y probarlas de inmediato. Te encantarán.

3. Picatostes

picatostes

Una de las formas más originales de utilizar el pan duro. Los picatostes son perfectos para acompañar nuestras sopas y nuestras cremas, y también para hacer originales guarniciones en nuestros platos. ¿Cómo podemos preparar nuestros picatostes? Muy fácil, toma nota:

¿Qué necesito?

  • Media barra de pan duro.
  • Aceite de oliva.
  • Hierbas aromáticas, como tomillo u orégano.

¿Cómo preparo mis picatostes?

  • Corta el pan en rodajas gruesas y, después, en cuadraditos.
  • Ahora fríelos con aceite. Si lo prefieres, al aceite puedes añadirle alguna especia o planta medicinal como, por ejemplo, tomillo u orégano. Estarán más sabrosos y aportarán más sabor a tus platos.
  • Cuando los picatostes ya estén doraditos, puedes retirarlos de la sartén.
  • Utiliza un papel secante para eliminar el exceso de aceite. ¡Ya están listos para incluirlos en tus sopas!

3. Canapés y originales entremeses

canapes

Nada más fácil y original. Con un poco de imaginación puedes elaborar divertidos canapés para tus almuerzos o para esas ocasiones especiales donde necesitas algo fuera de lo común.

No hace falta que te gastes dinero en las clásicas tostadas. Basta con que sigas las siguientes recomendaciones:

  • Corta el pan duro en rebanadas finitas.
  • Ahora tuéstalas durante unos minutos en el horno con un poquito de aceite, pimienta y orégano.
  • Una vez estén doradas y crujientes, ya puedes añadir la mezcla por encima.
  • Puedes poner, por ejemplo, trocitos de salmón con aguacate.
  • Deliciosas también con tomates cherry, apio, ajo y un poco de queso azul por encima. ¡Hay decenas de ideas riquísimas!

4. Pan de ajo:¡Riquísimo!

preparar-pan-de-ajo3

El pan de ajo es tan fácil de preparar que se va a convertir en algo indispensable en tu día a día. A tu familia le va a encantar y, sin lugar a dudas, es una de las formas más deliciosas de reutilizar el pan. Toma nota de cómo debemos prepararlo:

¿Qué necesito?

  • Una barra de pan duro.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • 4 dientes de ajo.
  • Una ramita de perejil.
  • Un poco de pimienta.

¿Cómo lo hago?

  • Empezaremos precalentando el horno a 160º centígrados.
  • Ahora, cortamos las rebanadas de pan, sin llegar a separarlas del todo, hundiendo el cuchillo solo hasta la mitad de la barra. Muy fácil.
  • Calienta un poco la mantequilla para que se derrita. Una vez líquida, incluye los ajos machacados, el perejil ya picadito y un poco de pimienta.
  • Seguidamente, procederemos a untar con esta mezcla nuestra barra de pan duro. Procura que cada rebanada quede bien impregnada, con cuidado para que no lleguen a separarse.
  • Ahora envolvemos la barra de pan con papel de aluminio, para después, llevarla al horno que previamente hemos precalentado.
  • La hornearemos durante 6 minutos. Pasado este tiempo, sacamos la barra del horno para retirar el papel de aluminio. A continuación, volvemos a introducirlo un instante más. Cinco minutos. Ya tienes listo tu pan de ajo. Debes permitir que se enfríe un momento antes de servirlo. Como ves, es una opción deliciosa y original que merece la pena probar.

¿Te animas? Cualquiera de estas opciones es fácil y recomendable. Puedes reutilizar tu pan duro siempre que tenga entre 3 y 5 días. Pasado ese tiempo observa que no tenga ninguna levadura o moho. Habitualmente, el pan de molde es el más perecedero, así que será más recomendable llevar a cabo estas ideas con baguettes o las clásicas barras que consumimos cada día.

Te puede gustar