8 increíbles beneficios de la granada

Es una fruta deliciosa que, además, tiene un buen número de propiedades. Aporta antioxidantes, hierro, vitaminas y fibra ¡y no engorda! La granada no pueden faltar en tu dieta.

Los múltiples beneficios de la granada la convierten en una fruta deliciosa y ampliamente reconocida desde la antigüedad.

Cuenta con un moderado contenido de calorías y un elevado aporte de agua, hasta el 80% de su peso. Por eso, se ha recomendado para todo tipo de dietas, sobre todo, las que ayudan a perder peso de forma saludable.

Y es que, desde el punto nutricional, nos encontramos con una fuente natural de vitaminas C y B2, minerales y poderosos antioxidantes como los betacarotenos.

Cabe destacar que contiene una buena cantidad de fibra, la cual varía según la manera en la que se consuma. Esto quiere decir que es más conveniente comerla de forma directa que prepararla en zumo.

En cualquier caso, existen muchas razones por las que todos deberían empezar a disfrutar de esta exquisita fruta.

A continuación, vamos a compartir esos 8 increíbles beneficios que nos puede aportar su consumo.

Los 8 increíbles beneficios de la granada

Granada

1. La granada aporta antioxidantes

Las semillas de granada son ricas en compuestos antioxidantes que previenen y frenan los efectos nocivos que causan los radicales libres del ambiente.

Su consumo regular es una forma deliciosa de evitar el envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas asociadas al deterioro celular.

De hecho, se dice que llega a ser más saludable que el vino tinto y el té verde.

Ver también: El consumo de té verde y té negro reduce el riesgo de accidente cerebrovascular

2. Controla la presión arterial

Otro de los beneficios de la granada es que es una gran aliada del sistema cardiovascular.

Sus antioxidantes participan en el control de la presión arterial alta, dado que estimulan el flujo sanguíneo para que se transporte sin inconvenientes.

Esto, a su vez, beneficia otras partes del cuerpo, ya que previene la formación de trombos, venas varices y otras afecciones circulatorias.

3. Limpia las arterias

Limpiar-las-arterias

Sus efectos a nivel sanguíneo también ayudan a evitar la oxidación del colesterol en las paredes arteriales.

Su ingesta resulta muy buena para los pacientes con niveles de colesterol y triglicéridos altos porque facilita su expulsión para evitar patologías crónicas como la aterosclerosis.

4. Combate las enfermedades respiratorias

Su vitamina C y sus propiedades antiinflamatorias la convierten en un excelente remedio para las enfermedades que afectan al sistema respiratorio.

Está recomendada como complemento al tratamiento del asma, la bronquitis o trastornos comunes como la gripe y el resfriado.

5. Depura los riñones

Las semillas de granada son perfectas para depurar los riñones o equilibrar los líquidos del organismo. Sus antioxidantes y acción depurativa contribuyen a expulsar el exceso de sales y de sustancias tóxicas a través de la orina.

Su aporte significativo de potasio ayuda a mantener un equilibrio hidrosalino en el cuerpo y previene los trastornos asociados a la deshidratación.

6. Mejora la salud de la piel

Mejora la salud de la piel

Tanto el consumo de granada como su aplicación en mascarilla son útiles para mejorar la salud de la piel.

Su aporte de hierro estimula la oxigenación de las células y promueve la renovación de los tejidos.

Además, su jugo prolonga la vida útil de los fibroblastos, células encargadas de mantenerla elástica y firme.

Por su parte, los betacarotenos inhiben el daño oxidativo causado por los radicales y previenen signos de la edad como manchas y arrugas finas.

7. Tiene acción anticancerígena

Dada su riqueza en sustancias antioxidantes, no es de extrañar que ingerirla también tenga efectos positivos en la prevención de varios tipos de cánceres.

En concreto, ha demostrado ser efectiva contra el cáncer de mama, al parecer por el efecto antiproliferativo que tiene gracias a su contenido de ácido elágico. Esta sustancia tendría la capacidad de inhibir una enzima llamada aromatasa, que convierte los andrógenos en estrógenos.

En este proceso, la aromatasa participa en la carcinogénesis de la mama y, por lo tanto, las propiedades anticancerígenas de esta fruta resultan útiles.

Por otro lado, la Asociación Estadounidense de Urología sugiere que también es efectiva contra el cáncer de próstata, debido a sus compuestos vegetales.

Te recomendamos leer: Estas son las 4 semillas con mayor poder anticancerígeno. ¡Conócelas!

8. Combate la anemia

Combate la anemia

Su riqueza en hierro apoya la producción de glóbulos rojos y contribuye a mejorar la salud de los pacientes con anemia.

La ingesta de por lo menos una porción al día contribuye a controlar síntomas comunes como la fatiga, los mareos y la dificultad para alcanzar concentración.

Todos estos beneficios de la granada son razones suficientes para no dudar en incluirla con más frecuencia en la dieta.

Aunque lo más recomendado es comerla por sí sola, también se puede aprovechar en jugos, extracto, infusiones, entre otros. ¡Disfrútala!