8 limpiadores caseros para la madera

Un remedio muy efectivo para eliminar tanto las manchas como las grietas de la madera pasa por utilizar vaselina. Sus compuestos oleosos nos permiten limpiar a la vez que dan brillo.

La madera es un producto tan bonito como delicado.

Por eso, en muchas ocasiones los limpiadores caseros se convierten en la mejor opción, mucho más que optar por productos químicos que aportarán igual o peor resultado y que podrán dañar la madera en sí.

Con estos limpiadores caseros para la madera no te pasará, toma nota de ellos.

Eso sí, debes tener en cuenta que lo primero será ver qué tipo de mueble es el que se quiere mejorar y qué queremos hacer con él.

En función de ello hay varias fórmulas caseras de limpieza que te permitirán ver los diferentes resultados.

1. Nueces para limpiar la madera

Nueces

Como lo oyes, las nueces pueden ser un producto perfecto para limpiar la madera.

Gracias al líquido acuoso que desprenden, y que es similar al aceite, conseguirás dar un aspecto nuevo a tus muebles y cualquier objeto de madera.

Para ello, solo tendrás que pelar las nueces y restregarlas por la parte de la base.

Así conseguirás que actúe como esperas y, por supuesto, no rayará.

2. Vinagre de vino y aceite de oliva

Con dos ingredientes tan sencillos como el vinagre de vino y el aceite de oliva podrás conseguir que tus muebles de madera luzcan impecables.

  1. Para ello tendrás que echar ambos líquidos a partes iguales en un recipiente.
  2. Con un trapo de algodón limpia con la mezcla por todo el mueble y deja secar durante una hora, aproximadamente.
  3. Como colofón final y para que quede aún mejor, puedes usar cera, algo que te permitirá sacarle brillo a la madera.

Este truco es muy efectivo, porque el aceite es un producto que hidrata la madera y el vinagre ayudará a quitar la suciedad acumulada.

Puede interesarte: Cómo utilizar aceite de oliva en la limpieza de tu hogar

Una vez seco nuestro mueble podemos pasarle otro trapo de algodón para sacar brillo. El resultado será inmejorable.

3. Mayonesa

Si lo que quieres es quitar posibles manchas que tengan los muebles por el derrame de algún líquido, bastará con extender un poco de mayonesa sobre estas.

Espera hasta que la mayonesa esté completamente seca, y frota con un trapo hasta que veas que desaparece.

4. Corcho

Corchos de botella

En el caso de que lo que quieras sea eliminar posibles marcas de vasos tendrás que frotar sobre la mancha con corcho y después limpiar la zona bien.

En el caso de que la mancha tenga ya bastante tiempo, lo que tendrás que hacer será emplear una mezcla de ceniza y gasolina y, con un trapo, extender por la mancha con movimientos circulares.

5. Vaselina

Si ves que tus muebles de madera están rayados entonces la vaselina puede ser todo lo que necesites.

Es recomendable tanto para las tan molestas rayas como para las grietas que a veces presenta la madera.

Para que actúe de manera efectiva habrá que:

  1. Aplicar una capa de vaselina sobre ellas y dejar actuar (cuanto más tiempo, mejor).
  2. Acto seguido solo tendrás que limpiar el mueble para retirar los restos de vaselina y listo.

En el caso de que lo que quieras sea restaurar golpes y pequeñas abolladuras, tendrás que poner un trapo húmedo sobre la zona y aplicar calor con la plancha.

Verás como disminuye casi por arte de magia.

6. Agua tibia

Bebe agua

Si lo que se busca es quitar restos de pintura que hayan podido caer sobre la madera, entonces con agua tibia será suficiente.

Lee también: Beneficios del agua tibia en ayunas

Para ello tendrás que mezclar tu producto de limpieza habitual con agua tibia y extenderlo con una toalla.

Luego tendrás que aclarar con más agua tibia (esta vez, sola) y limpiar con un trapo seco.

7. Amoniaco

Para tratar muebles de madera exterior e intentar combatir agentes como el moho, tendrás que mezclar un poco de amoniaco con medio litro de agua tibia.

Frótalo por todo el mueble con un trapo. Con esto será más que suficiente.

8. Zumo de limón

jugo de limón y limones

Otro modo de sacar brillo a los muebles de madera y que queden relucientes es:

  1. Mezclar un poco de aceite o zumo de limón con medio litro de aceite vegetal.
  2. Extender con un estropajo.
  3. Frota y deja actuar.

Verás como lo notas muy pronto, y tu madera vuelve a relucir.

Hay que asegurarse de poner suficiente limón para que no se seque, ya que no queremos rayar la madera cuando frotemos con el estropajo.

Con este truco la suciedad desaparecerá en un momento y lo notarás enseguida.

Además de limpiar la madera conseguirás un brillo incomparable.

 

Como has podido comprobar en este artículo, no es necesario recurrir siempre a limpiadores químicos para limpiar y cuidar nuestros muebles de madera. A veces tenemos a mano ingredientes con los que podemos hacerlo de una forma mucho más simple, así que no esperes más para probar estos trucos.