Los 8 mandamientos para picar sano entre horas

Valeria Sabater 17 abril, 2015

Hace una hora y media que hemos desayunado y, de pronto, aparece el vacío en el estómago, esa sensación voraz donde surgen los deseos por comernos algún dulce, algún snack salado o algo que seguramente, hará mucho daño a nuestra conciencia y a nuestra cintura.

¿Qué podemos hacer? ¿Es posible picar sano entre horas y no “morir” en el intento? Desde luego. Te explicamos cómo conseguirlo, sin demasiados esfuerzos y sin que tengas que lamentar haberte saltado tu dieta. ¡Recuerda siempre estos 8 mandamientos!

1. Pica solamente cuando debas hacerlo

Comerse las uñas

La primera norma para picar sano entre horas y no engordar es saber que solo deberemos hacerlo dos veces al día:

  • Dos horas después de tu desayuno.
  • Dos horas antes de tu cena.

El mayor peligro del clásico “picoteo” es hacerlo con descontrol. Debes saber que nuestro cuerpo necesita de unos horarios fijos donde regular sus funciones, de ahí que siempre sea recomendable desayunar, almorzar y cenar a unas mismas horas. Si además lo acostumbramos a esas “pequeñas comidas” entre horas no pasará nada, siempre y cuando sean saludables y en unas mismas franjas horarias.

2. Alimentos prohibidos

rosca chocolate

Por curioso que resulte, a la hora de picar entre horas siempre nos apetecen las mismas cosas, y seguro que imaginas cuáles son:

  • Algo con chocolate.
  • Snacks muy salados.
  • Batidos o refrescos muy dulces.
  • Patatas fritas.
  • Dulces.

Son alimentos con sabores intensos y que, además, alivian nuestra ansiedad pero, lejos de saciar nuestra hambre, la elevan y además nos hacen engordar. Debes concienciarte de que no son adecuados y que debes eliminarlos desde hoy mismo de tu lista.

3. Cuida las cantidades

Snacks

Elige algo que sea saciante, que no sobrepase las 200 calorías y que, a su vez, tenga un color y un sabor atractivo. Las personas nos dejamos llevar mucho por los estímulos visuales y el sabor así que, antes de recurrir a la clásica barrita de chocolate, elige una pieza de fruta que previamente hayas preparado de un modo más atractivo. ¿Un ejemplo?

  • Una manzana verde cortada a trocitos con una cucharada de yogur griego natural espolvoreada con canela.¡Delicioso!

4. Planifica “tus picoteos”

ensalada-sandia-queso-menta--300x380

Sabes que te va a entrar el hambre a media mañana, así que puedes ir preparada ya con lo que vas a tomar ese día y que sabes es más saludable que lo que puedas picotear fuera de casa. ¿Quieres más ejemplos?

  • Un batido de fresa natural.
  • Un bol con cereales integrales.
  • Un bol con una zanahoria rallada con un poco de limón y dos nueces.
  • Un helado de yogur.
  • Un sándwich vegetal de pan de centeno.
  • Un kiwi cortado a trocitos con dos nueces.
  • Sandía cortada a trocitos con un poco de queso fresco bajo en grasas.

5. Acompaña tus picoteos con agua

Beber-agua

Para picar sano lo último que debemos hacer es acompañar lo que comamos con un refresco. ¡No lo hagas nunca, por mucho que te apetezca! Mejor una botellita de agua fresca. Es agradable y sienta muy bien.

6. Alimentos saciantes y nutritivos

ensalada frutas

El peligro que solemos correr a la hora de picar entre horas es que siempre acabamos eligiendo alimentos altos en grasas y que, además, nos dejan con hambre. Muchas veces compramos la clásica bolsa de patatas fritas de las máquinas expendedoras, y te aseguramos que pocas cosas pueden ser más contraproducentes para nuestra línea.

Lo ideal para picar sano es que “vayas preparada” de casa, tal y como te hemos señalado anteriormente. Elige alimentos que sean saciantes como, por ejemplo, una manzana, el pan integral, los frutos secos o incluso un yogur. Son aliados para tu línea y mucho más nutritivos que una “bolsa de patatas fritas”.

7. No te fijes en lo que comen otros

comer

Seguro que te habrá pasado en alguna ocasión. Estás trabajando y, de pronto, llega una compañera ofreciéndote un snack, un dulce o un poco de chocolate. ¿Cómo negarte? Al final, incluso acaba convenciéndote para ir a comprar algo juntas y te ves a ti misma picoteando aquello que no debes.

No te dejes llevar. Recurre siempre a lo que traes de casa y que previamente habrás preparado. Es mejor para tu salud y para no coger esos kilos de más.

8. Tómate tu tiempo

Comer-en-la-oficina-causa-depresión-y-afecta-productividad

¿Sabías que la sensación de saciedad tarda 20 minutos en llegar a nuestro cerebro? Así pues, recuerda siempre masticar despacio y con calma para favorecer la salivación, ayudando así a que los alimentos lleguen adecuadamente al estómago y podamos absorber los nutrientes con más facilidad.

Ya sabemos que en el trabajo no siempre es fácil disponer de esos 20 minutos para comer con calma, y que siempre acabamos comiendo lo primero que vemos y lo más rápidamente posible. No obstante, es cuestión de concienciarte. Si tienes poco tiempo, recurre a esa manzana para masticarla con calma y hasta donde llegues. Aunque no te la puedas comer entera, te saciará mucho más que una bolsa de patatas fritas y será mucho más sana.

Después, puedes poner sobre tu mesa una botellita con jugo natural e ir bebiendo poco a poco. Como ves, picar sano entre horas es posible. Vale la pena intentarlo y sobre todo… ¡Ir preparadas con algo de casa!

Te puede gustar