8 formas de deshacerse de la grasa del vientre

¿Sabías que el arroz blanco, lejos de ser un alimento ligero, aumenta la grasa abdominal? Podemos sustituirlo por su versión integral o bien por otros cereales como la quinoa

Perder grasa del vientre es quizá uno de los mayores retos que tenemos a la hora de bajar de peso. Si bien la grasa tiende a localizarse en diferentes áreas de nuestro cuerpo, el vientre es el área más difícil de trabajar, ya que requiere mucho esfuerzo y fuerza de voluntad.

Aunque el ejercicio y la dieta ayuda a reducir la grasa abdominal, también es importante tener en cuenta otras recomendaciones que pueden ayudar a conseguir mejores resultados en poco tiempo.

Decimos que la grasa abdominal es la más difícil de eliminar, ya que esta zona tiende a acumular más grasa. Por tanto, un simple descuido, un antojo o cualquier otro inconveniente pueden acabar con semanas e incluso meses de esfuerzo.

Por esta razón, debemos ser muy comprometidas con la dieta y seguir varios consejos para lograr los resultados deseados.

Agua con limón en ayunas para la grasa del vientre

Limon

El consumo de agua con limón en ayunas es un gran apoyo para conseguir un vientre plano y quemar grasa abdominal.

El limón tiene propiedades desintoxicantes y depurativas que ayudan a eliminar los desechos del cuerpo. Así, favorece la digestión y contribuye a la quema de grasas. Mezcla el zumo de un limón en un vaso de agua tibia y agrégale una pizca de sal.

Bebe esta mezcla en ayunas todas las mañanas.

Lee más: Agua con limón en ayunas: esto es lo que notan las personas que la toman

Evitar el consumo de arroz blanco

El arroz blanco es un alimento refinado que contribuye a aumentar el peso corporal y la grasa abdominal. Si deseas tener un vientre plano, opta por incluir en tu dieta alimentos de trigo, como pan integral, arroz integral, cereales integrales, quinoa y avena.

La quinoa es un alimento recomendado ya que no tiene colesterol, no forma grasas en el organismo, es de fácil digestión y con un sabor muy delicioso. Este alimento es ideal para mujeres embarazadas, personas con anemia, con problemas de obesidad o celiaquía, ya que no contiene gluten.

Lee más: Receta de arroz con pollo muy al estilo español

Evitar el consumo de azúcar

azucar

El consumo de azúcar incrementa la grasa alrededor del cuerpo, vientre y cintura. Para lograr un vientre plano se debe evitar la ingesta de dulces, bebidas azucaradas y alimentos ricos en grasa.

Incrementar el consumo de agua

El consumo de agua ayuda a mantener el cuerpo hidratado, activa el metabolismo y estimula la eliminación de desechos del cuerpo.

Lo ideal es beber de un litro y medio a dos litros de agua al día. Eso sí, el agua se debe consumir dividida en varias veces al día. Pues beber los dos litros en una sola toma no aporta los mismos beneficios y, de hecho, puede ser perjudicial.

No te olvides de leer: ¿Por qué el agua con gas es peligrosa en el embarazo?

Comer ajo crudo

Comer ajo

Aunque el sabor y olor del ajo no son tan agradables como para comerlo crudo, lo cierto es que el esfuerzo vale la pena. El consumo de ajo crudo todas las mañanas apoya la dieta, ya que nos ayuda a quemar grasa con más facilidad.

En este caso, se recomienda comer de dos a ocho ajos crudos, seguidos de un vaso de agua con limón. Este tratamiento ayuda a quemar grasa y también es bueno para mejorar la circulación.

Incrementar el consumo de frutas y verduras

Una buena dieta para tener un vientre plano y bajar de peso debe incluir una cantidad importante de frutas y verduras. Se debe evitar el consumo de alimentos procesados y optar por comer alimentos orgánicos.

Tanto las frutas como las verduras se deben comer preferiblemente crudas, bien sea solas, en ensalada o en jugos naturales.

No comer procesados

Alimentos-procesados

El consumo de alimentos procesados y refinados es un impedimento para un vientre plano y quemar la grasa. Para eliminar la grasa del vientre es importante evitar carnes procesadas, harinas refinadas y enlatados, ricos en calorías.

Consume más especias

Aunque te cueste trabajo creerlo, las especias son un gran apoyo en la dieta y contribuyen a la pérdida de peso. Especias populares como la canela, el jengibre o la pimienta de cayena nos permiten activar el metabolismo, aportando otros beneficios a la salud. Además, ayudan a disminuir los niveles de azúcar en la sangre para evitar la diabetes.

  • García Gómez LJ, Sánchez-Muniz FJ. Revisión: Efectos cardiovasculares del ajo (Allium sativum). ALAN Caracas 2000;50(3)
  • Urbina Salazar AR. Elaboración de un fitofármaco sólido con propiedades adelgazantes preparado con diferentes dosis a base de alcachofa (Cynara cardunculus var scolymus), jengibre (Zingiber officinale) y apio (Apium graveolens) administrado a personas para comprar su eficacia. Riobamba, Ecuador 2012.