8 mentiras que las personas felices se niegan a creer - Mejor con Salud

8 mentiras que las personas felices se niegan a creer

Las personas felices saben sacar partido a las oportunidades y, en lugar de esperar que surja el momento perfecto, aprenden a propiciarlo, o aprovechan cualquier ocasión para lograr sus objetivos

Las personas felices tienen muchas diferencias pero, a la vez, cuentan con muchas similitudes: confianza, seguridad y una buena autoestima.

Todas estas personas son capaces de lograr sus objetivos y hacer cambios radicales. Puede parecer que logran lo que se proponen sin mucho esfuerzo, pero no hay nada más lejos de la realidad.

¿Cómo lo logran? Sencillo, las personas felices se dan cuentan de sus limitaciones y trabajan para cambiarlas.

Y es que la mayoría de las personas ordinarias creen en ciertas ideas que son falsas.

1. No puedes…

mujer feliz

Muchas son las veces que decimos lo que queremos hacer en voz alta y alguien te dice: “no puedes hacer eso”.

Mucho de nosotros nos lo creemos y no vemos que esta es una gran mentira.

Mira a tu alrededor: todo lo que tenemos en la vida fue porque a alguien se le ocurrió.

  • Si J. K. Rowling hubiese creído que era incapaz de escribir y, además, vivir de ello, el mundo no hubiese conocido a Harry Potter.

La verdad es que sí puedes hacer gran parte de las cosas que te propones.

Ver también: 5 consejos para incrementar la confianza en ti mismo

2. Necesito…. para…

Está bien, sí necesitas trabajo para poder tener dinero, pero lo que no necesitas es renunciar a tus metas para obtener ese dinero.

Las personas felices se dan cuenta de que esperar a la “situación perfecta” para poder hacer algo es totalmente ilógico.

La mayoría de las veces todo lo que necesitas para obtener lo que deseas es tener determinación y creer que puedes hacerlo.

La mayoría de las cosas que creemos vitales para lograr nuestros objetivos solo requieren de un poco de ingenio.

3. No me siento como…

Este sentimiento es lo más normal del mundo, pero a la vez es una ilusión. Algunas veces nos sentimos como defraudadores o como que estamos tratando de ocupar un puesto que no nos corresponde.

Tú eres tu propia fuerza, tú debes darte ánimo y, sobre todo, debes creer en ti.

Sabemos que no puedes sentirte bien todo el tiempo, pero sí es tu deber creer en ti y jamás dejar que nadie quiebre tu confianza.

Cuando te sientas como alguien falso, trata de averiguar qué está pasando y de dónde viene este sentimiento.

Piensa que gran parte de tus logros vienen de la confianza que tienes en ti mismo.

4. Soy demasiado viejo para…

Esgrima

No dejes que nadie te haga creer eso y, más importante aún, no lo creas tú.

Las personas felices se dieron cuenta de que esta es una de las falsedades más grandes.

La edad es solo un número que determina cuánto tiempo ha pasado desde el momento en que naciste, mas no es un obstáculo que se agranda con el tiempo.

Así que no importa la edad que tengas: siempre puedes cambiar, mejorar y reinventarte. Si alguien te lo dice, responde “mi edad solo es un reflejo de mis oportunidades, no de mis limitaciones”.

5. Es fácil decirlo, pero no lo puedo hacer

Obviamente, siempre será más fácil el decir que el hacer. Cualquiera puede decir que desea o que sueña mil cosas pero “hacer” amerita un esfuerzo.

Lo que las personas felices saben es que deben dar ese paso para lograr lo que quieren.

No se conforman con soñar. Saben que sus sueños son la base para todo lo que hagan, pero están dispuestos a hacer todo lo que sea necesario.

6. El control lo es todo

Las personas felices aceptan que no pueden controlar todo, así que enfocan su tiempo en controlar lo que pueden y se permiten sorprenderse con lo demás.

Se dieron cuentan de que es un malgasto de energía y tiempo el querer controlar todo. Así que no te dejes engañar: no malgastes tu enfoque en cosas incontrolables.

Te recomendamos leer: 9 formas de irradiar positivismo y buena energía a los demás

7. La vida es injusta

Es una creencia inmensamente grande y que hunde a muchas personas en una depresión. Ciertamente la vida es muy justa.

Claro que pasan cosas malas y todos, incluidas las personas felices, debemos enfrentar esta realidad. Esto no quiere decir que la vida sea injusta.

Las personas felices confían ciegamente en la justicia de la vida. Entienden que el dolor y sufrimiento son estados de ánimos transitorios, pero no determinantes.

Sí, pasan cosas malas. La vida en sí misma es un milagro digno de celebrar y ahí está algo bueno.

8. Las personas felices no existen

Esta frase es común, pero es falsa. Sí existe la felicidad y sí existen personas que viven felices, créelo. Sobre todo cree que te lo mereces y que tú lo eres.

Todos tenemos el poder de ser felices.

La felicidad es un derecho que todos tenemos al nacer, aunque muchas veces creemos que no es así por sentirnos menos.

La mayoría de las ocasiones pasa esto porque alguien nos lo dice, pero no lo creas. Recuerda: la felicidad es un derecho que tienes que reclamar.