8 motivos para incorporar más pescado en tu dieta

Daniela Castro 12 enero, 2017
Más allá de ayudarnos a bajar de peso, el pescado es muy adecuado también para mejorar nuestra salud cardiovascular e incluso para combatir la depresión

Para nadie es un secreto que el pescado es uno de los alimentos más recomendados para todos los tipos de dietas.

Es una fuente saludable de ácidos grasos esenciales, proteínas de alta calidad y sustancias antioxidantes que le brindan muchos beneficios al organismo.

Además, es uno de los alimentos con más contenido de omega 3, un tipo de grasa saludable que le confiere efectos positivos sobre el sistema cardiovascular y cognitivo.

Incluso, dado que contiene menos calorías que otros tipos de carnes, algunos nutricionistas lo recomiendan como complemento para quienes buscan bajar de peso.

Y es que, aunque algunos detestan el olor que libera, hay muchas razones por las que todos deberíamos incrementar su ingesta.

Como sabemos que muchos desconocen sus bondades, en esta ocasión queremos destacar las 8 principales.

1. Comer pescado mejora la salud cerebral

salud cerebral

Las grasas saludables que contiene este alimento también ejercen un efecto muy interesante sobre la salud cerebral.

Gracias a sus propiedades y compuestos antiinflamatorios ayuda a lograr una óptima limpieza cerebral, disminuyendo el riesgo de deterioro asociado con la edad.

Además, dado que aumenta la producción de sustancias químicas para el bienestar, su consumo fortalece la memoria, las habilidades cognitivas y el equilibrio emocional.

¿Quieres conocer más? Lee: 7 recomendaciones para tener un cerebro joven

2. Combate la depresión

Si bien puede actuar de diferentes formas en cada caso, las grasas y antioxidantes del pescado pueden ayudar a reducir los episodios de estrés y depresión.

Como algunos ya saben, los nutrientes que se le brindan al cuerpo desempeñan un papel muy importante en la actividad que se encarga de regular las emociones.

Así las cosas, este alimento detienen la producción excesiva de cortisol y, a su vez, aumenta la presencia de endorfinas y serotonina.

3. Es una fuente de vitamina D

Pescado azul

La vitamina D es un nutriente esencial para la salud ósea, dental y de muchos otros sistemas complejos del cuerpo.

Esta se puede absorber mediante la exposición del cuerpo al sol, aunque también es posible adquirirla con algunos alimentos.

Pescados como el arenque y el salmón aportan grandes dosis de esta vitamina que, entre otras cosas, es necesaria para la absorción correcta del calcio.

4. Protege la salud visual

El consumo de pescado y otras fuentes de ácidos grasos omega 3 ejerce un efecto protector frente a trastornos visuales como la degeneración macular.

Este problema es la causa principal de discapacidad visual y ceguera, en especial durante la tercera edad.

Según diversos estudios, la ingesta de dos o tres raciones de pescados grasos pueden disminuir hasta un 42% el riesgo de degeneración macular en mujeres.

5. Fortalece el sistema inmunitario

Fortalecer el sistema inmunológico

Por tratarse de una excelente fuente de nutrientes esenciales, el pescado puede ser un gran aliado del sistema inmunitario.

Sus compuestos antiinflamatorios, sumados a su alto contenido de vitaminas y minerales, protegen el cuerpo frente a los patógenos dañinos y aumentan la respuesta de los anticuerpos.

Esto indica que, ingiriéndolo de forma regular, evita los continuos episodios de:

  • Gripe
  •  Resfriado
  •  Infecciones
  • Otras enfermedades recurrentes

6. Ayuda a ganar masa muscular

Aunque el aumento de masa muscular depende de muchos factores, el consumo habitual de pescados grasos es un excelente complemento para lograrlo.

Esto se debe a su significativo aporte de proteínas de alta calidad que, junto con los ácidos grasos esenciales, fortalecen los músculos y mejoran el rendimiento físico.

7. Mejora la calidad de sueño

recordar los sueños

Los problemas para dormir bien se han convertido en un trastorno común que, de no controlarse, conducen al desarrollo de enfermedades de mayor cuidado.

Por suerte, sin necesidad de recurrir a fármacos, se pueden adoptar algunas medidas para inducir al sueño reparador y mejorar la calidad de vida.

Los ácidos grasos omega 3, la vitamina D y los compuestos antioxidantes del pescado azul incrementan la segregación de las sustancias químicas que causan sensación de sueño.

Así, ayudan a combatir de forma eficaz el insomnio. 

Visita este artículo: Combate naturalmente la apnea del sueño con estos trucos

8. Previene las enfermedades cardiovasculares

El consumo regular de pescado graso es uno de los hábitos más aconsejados para proteger y mejorar la salud cardiovascular.

Esto se debe a su alto contenido de ácidos grasos omega 3, unos compuestos que disminuyen los niveles de colesterol malo, la presión arterial alta y el riesgo de muerte por enfermedades del corazón.

Estos, junto a sus proteínas y antioxidantes, contribuyen a regular los procesos inflamatorios del cuerpo, relacionados con el desarrollo de este tipo de problemas.

En conclusión, aumentar el consumo de pescado en la dieta es una excelente forma de promover nuestro bienestar físico y mental.

Salvo que exista algún tipo de alergia alimentaria, se puede ingerir varias veces a la semana sin ningún inconveniente.

 

 

Te puede gustar