8 motivos por los qué tienes sangrados tras el sexo

Daniela Castro 1 julio, 2018
La presencia de sangre después de tener sexo puede indicar algunas enfermedades del aparato reproductor. Por eso, aunque no siempre es grave, es mejor consultarlo con el ginecólogo.

Los sangrados tras el sexo, una condición que los médicos llaman coitorragia, es un síntoma que suele encender las alertas entre las mujeres. Aunque es normal sangrar tras la primera relación sexual por el rompimiento del himen, padecer este síntoma en otros momentos debe ser un motivo de preocupación.

Si bien no siempre indica un problema grave, en ocasiones es la señal de alerta de algunas enfermedades del sistema reproductor. Además, puede venir acompañado con dolor e irritación, llegando a ser un obstáculo para disfrutar la vida sexual plenamente.

¿Qué se puede esconder tras este síntoma? ¿Por qué es importante atenderlo? A pesar que puede ser algo de carácter leve y esporádico, es de suma importancia conocer su origen. Por eso, a continuación queremos compartir 8 posibles causas que podrían explicarlo.

Motivos por los que puedes tener sangrados tras el sexo

El sangrado vaginal que no corresponde al periodo menstrual se debe asumir como algo serio y de cuidado. Es cierto que no siempre aparece como resultado de una patología grave o lesión; sin embargo, merece una evaluación ginecológica para estar más seguras.

En algunas mujeres el síntoma genera un poco de vergüenza debido a los tabúes que aún se mantienen sobre el sexo. No obstante, para evitar cualquier complicación, es primordial contárselo al médico para que éste pueda hacer los chequeos pertinentes. ¿Cuáles son sus posibles causas?

1. Relaciones sexuales intensas

Tener relaciones sexuales por la mañana.

Las relaciones bruscas o salvajes suelen ser las principales detonantes de sangrados tras el sexo. Aunque es normal disfrutar el encuentro de forma intensa, a veces las penetraciones fuertes causan rompimiento de los vasos sanguíneos que se sitúan en la pared de la vagina.

A menudo, este tipo de sangrado cesa rápido, como ocurre con cualquier otra herida. Sin embargo, si es prolongado o pasa a ser algo recurrente, es mejor consultarlo con el médico.

2. Enfermedad pélvica inflamatoria

La enfermedad pélvica inflamatoria es la consecuencia de una enfermedad de transmisión sexual que no fue detectada de forma oportuna. Por lo general ocurre por infecciones como la clamidia, gonorrea o tricomoniasis. Sin embargo, algunos casos se producen por infecciones que no se contraen por vía sexual.

Además del sangrado postcoital, hay que estar pendientes de otros síntomas como el dolor pélvico, ardor al orinar o inflamación abdominal. La consulta es importante porque a veces se confunde con problemas comunes como la cistitis.

3. Endometriosis

Síntomas de endometriosis.

Las mujeres con endometriosis pueden tener sangrados tras el sexo de manera recurrente. Esta enfermedad ocurre cuando el tejido endometrial crece por fuera del endometrio. Producto de esto, también se pueden dar menstruaciones dolorosas, dolor durante el coito o al defecar.

4. Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Las enfermedades de transmisión sexual se deben considerar como un posible detonante de los sangrados postcoitales. A pesar que muchas trascurren de forma asintomática, a veces causan complicaciones que desencadenan esta y otras manifestaciones (dolor, irritación, secreciones).

Su atención oportuna es determinante en el tratamiento, pues entre más pronto se detecten mejor es el pronóstico. Por eso, en caso de tener relaciones sexuales sin protección, es importante consultar al médico cuando ocurre alguna señal mínima de alerta.

Descubre: Cómo evitar el mal olor de la zona íntima con 5 remedios caseros

5. Problemas hormonales

Hormonas en el ciclo menstrual.

Un desajuste hormonal puede ocasionar lo que se conoce como hemorragia uterina disfuncional (HUD). A menudo es el origen de los sangrados tras el sexo entre las mujeres jóvenes o menopaúsicas. Su tratamiento varía de acuerdo a la edad y severidad con que se presente.

6. Mioma o pólipo uterino

Tanto los miomas como los pólipos tienen una sintomatología que incluye sangrado vaginal anormal. De hecho, muchas de sus manifestaciones se parecen y suelen confundirse. Sin embargo, mientras que los pólipos se extirpan con cirugía, los miomas se pueden combatir con otros tipos de tratamientos.

7. Cáncer cervicouterino

En muy pocos casos los sangrados tras el sexo indican el desarrollo de cáncer. No obstante, no hay que pasar por alto que también puede ser la manifestación de cáncer cervicouterino u otro cáncer del aparato reproductor. Si el síntoma es frecuente, una citología vaginal podría resolver la duda.

Es importante saber: Enfermedades de transmisión sexual (ETS), ¿de qué estamos hablando?

8. Candidiasis vaginal

Candidiasis vaginal, infección.

Los sangrados por candidiasis vaginal se originan cuando la infección es severa o no controlada. Este problema afecta la vulva y la hace susceptible a las lesiones durante las relaciones sexuales. La causa de la hemorragia es la irritación externa que se produce durante el contacto sexual.

¿Estás teniendo este síntoma después de tener sexo? ¿Tienes mal olor, comezón o cualquier otra señal de alerta? Entonces consulta cuanto antes a tu ginecólogo de confianza. Dado que puede ser un problema grave, es mejor solicitar exámenes para determinar su causa.

Te puede gustar