8 posturas que permiten estimular el punto G y el clítoris a la vez

Laura Matos · 7 junio, 2018
¿Cansada de la tradicional penetración? Permítete disfrutar nuevas sensaciones con la estimulación del punto G y el clítoris. Descubre dónde encontrar y cómo excitar estas dos zonas erógenas durante tu encuentro sexual.

¿Cuántas veces no has deseado que te hagan sentir como en el cielo durante la intimidad? Pero es muy raro que puedas llegar al orgasmo con una simple penetración. Para lograr un máximo deleite debe estimularse el clítoris o, en su defecto, el punto G.

¿Sabes cuáles son las mejores posiciones para aprovechar la excitación vaginal y la de clítoris al mismo tiempo? En este artículo respondemos esta pregunta.

La ubicación del clítoris pudiera estar clara, pero qué sucede con los misterios que rodean al famoso punto G. El punto G es la forma reducida de decir ‘punto Gräfenberg’, nombre que toma del ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg quien investigó por primera vez el lugar femenino en los años 50 del siglo XX. Las posturas para incitarlo junto al otro órgano sí existen y pueden provocar el orgasmo anhelado.

El orgasmo femenino no se obtiene solo con la mera penetración

El punto G femenino.

¿Dónde está el punto G?

Se cree que el punto G está ubicado entre 5 y 8 centímetros en el interior de la vagina, en su cara anterior. Esta zona sobresale ligeramente, pero solo cuando las glándulas que están en torno a la uretra se hinchan. Se puede localizar introduciendo un dedo y dirigiéndolo hacia el ombligo.

Solamente se percibe si la mujer está excitada. Se erecta el punto G tomando la textura de una mora. No obstante, el lugar exacto de esta área varía de acuerdo a cada fémina.

El punto G es una zona cargada de terminaciones nerviosas cuya estimulación puede ser muy agradable. Como se sitúa junto a la esponja uretral, muchas veces, cuando se presiona pueden sentirse ganas de orinar. Esa sensación no es real, pero se recomienda vaciar la vejiga antes de explorar el punto G.

Las mejores posturas

Las mejores posiciones sexuales son aquellas que aportan mayor placer, que preservan la salud del cuerpo y propician un firme acercamiento y descubrimiento. Más aun si estas posturas excitan ambas zonas erógenas de la mujer: el clítoris y el punto G. Mira, a continuación, cuáles son las que más te convienen.

  • El perrito: Él se pone de rodillas detrás de ti. Esta postura permite una penetración más profunda y es también el ángulo ideal para golpear tu punto G. Como él está empujando, utiliza sus dedos o un vibrador para estimular tu clítoris.
  • El vaquero: Acuéstate boca arriba mientras él se sienta recto encima de ti y monta. La posición de El vaquero permite apretar tu clítoris contra su eje inferior. Mientras lo hace, pídele que de breves y poco profundas embestidas para alcanzar tu punto G.
  • La vaquera invertida: Mientras él está acostado boca arriba, siéntate encima dándole la espalda. Tú tendrás el control y él disfrutará la vista.
  • El maquinista. Túmbate de lado mientras él se arrodilla frente a ti, se apoya sobre una de tus piernas y envuelve su torso con la otra. Siempre que se mueva, su muslo presionará tu clítoris y también el abdomen suavemente.
  • La cuchara invertida. Deben acostarse de lado uno frente al otro. Es como hacer La cuchara, pero mucho más excitante porque recibes estímulos por partida doble. A través de los ligeros choques que te de tu chico podrás alcanzar tu punto G. Esta posición también facilita que puedas presionar tu clítoris contra él mientras se mueve.

Descubre estas: 4 técnicas para estimular el clítoris

Punto G de la mujer.

Otras posturas efectivas

Una penetración satisfactoria es uno de los objetivos durante la relación sexual, pero también que sea un encuentro natural y voluntario. En la medida de lo posible, estas técnicas deben evitar un incómodo esfuerzo que por el contrario obstaculice el momento, en todo caso, eres tú la que decides. Aquí tienes otras opciones:

  • La ostra: Abre las piernas. Cuando la vulva está expuesta, hay bastante estimulación de clítoris y de labios internos. Aquí podrás hacerlo con tus manos o con el contacto de su cuerpo.
  • El Om: Aquí solo necesitas el roce de pelvis contra clítoris.
  • Rana saltarina: Cuando ambos estén cómodos, tu chico puede aprovechar su libertad de movimiento para tocar tu clítoris.

Explora la sexualidad con tu pareja y descubre de qué manera puedes llegar a experimentar un mayor goce en la intimidad. Aprovecha las diferentes posturas para animar el punto G y el clítoris, esas dos áreas de tu cuerpo que te producirán sensaciones y momentos inolvidables.