8 preguntas que tenemos que hacer a los profesores de nuestros hijos

Thady Carabaño 17 agosto, 2018
La educación de los niños comienza en el hogar y continúa en la escuela. Una buena comunicación con los profesores de nuestros hijos es una gran forma de apoyar el proceso formativo.

Nuestros niños pasan buena parte del día en la escuela. La buena comunicación que tengamos con los profesores de nuestros hijos es fundamental para apoyar y fortalecer su proceso de aprendizaje dentro de la escuela, y para saber que están bien en su sentido más amplio.

En la escuela los niños no solo aprenden: también socializan, hacen amistades, tienen triunfos y problemas que los enfrentan a sus emociones. Tus hijos serán tu primera fuente de información, pero evidentemente también necesitarás conocer el punto de vista de sus maestros, con quienes comparten buena parte del día a día.

Las 8 preguntas claves para los profesores de nuestros hijos

La educación de nuestros hijos comienza en el hogar y continúa en la escuela. A la inversa, es mucho lo que podemos apoyar a los niños desde el hogar sobre el proceso de aprendizaje que ocurre en la escuela.

Para ello, proponemos las siguientes preguntas claves para los profesores de nuestros hijos Estas nos permitirán ahondar tanto en el rendimiento escolar dentro del aula de clases como de las relaciones de nuestros hijos con el entorno escolar.

1. ¿Cómo es el rendimiento de mi hijo en la escuela?

Profesora con grupo de trabajo

Lo primero que debemos saber de los profesores de nuestros hijos es cómo es su desempeño escolar. Eso va más a allá de la calificación escolar que pueda aparecer en una boleta de notas o en el resultado de un examen.

Hay que preguntar a los profesores de nuestros hijos si trabajan bien mientras están en clases. Es importante saber si están enfocados en las actividades que se realizan dentro del aula, si muestran interés por el proceso de aprendizaje o si culminan a tiempo las tareas asignadas.

¿Lo sabías? Dar ejemplo es la mejor manera de educar

2. ¿Cuál es la metodología de trabajo que se utiliza dentro del aula?

Esta pregunta hay que hacerla incluso antes de llegar a los profesores de nuestros hijos. Cuando estamos en el proceso de seleccionar en qué centro educativo van a iniciar la escolaridad, debemos saber cuál es la metodología de trabajo. Seguramente la respuesta del profesor tiene que ver con la línea pedagógica de la institución educativa.

Es importante saber si los profesores mandarán deberes para realizar fuera del horario escolar, o prefieren que todo el proceso se centre dentro del aula, si es una escuela abierta, o trabajan por proyectos. Y, por supuesto, debes estar de acuerdo con esa metodología de trabajo.

No tiene ningún sentido que no apoyes la metodología de trabajo de la escuela, y que decidas reforzar el aprendizaje de tu hijo con una metodología opuesta. En caso de hacerlo, el resultado puede ser confusión en el niño.

3.  ¿Cómo puedo apoyar a mi hijo desde el hogar?

El proceso de aprendizaje puede ser reforzado y mejorado en el hogar. Para ello, es importante tener en cuenta que el rol de los padres es el de resolver dudas y confirmar que se cumpla con las responsabilidades. En ningún caso se trata de hacer los deberes por los hijos ni de sobrecargarlo con tareas extras.

Cuando los padres se involucran en el trabajo escolar que los niños desarrollan en el hogar es importante tomen en cuenta los siguientes factores:

  • Establecer un plan de estudio con los profesores.
  • Velar por que los niños puedan estudiar o hacer sus deberes en un ambiente tranquilo.
  • Los niños deben estar descansados a la hora de estudiar y de hacer los deberes.
  • Los padres deben lograr que el tiempo de estudio sea sin riñas y que no se asocie con un castigo.

4. ¿Hay algún sistema de estímulo al esfuerzo de los alumnos?

Pregunta a los profesores de tus hijos cómo valoran el esfuerzo de los estudiantes. De nuevo, se trata de ver más allá de las calificaciones escolares. Averigua si dentro del aula, o incluso dentro de la institución, hacen algún tipo de reconocimiento a los estudiantes que se destacan por su desempeño.

También es bueno saber cómo se estimula el esfuerzo de los niños: con qué frecuencia se cambian el entorno del aprendizaje, si los niños tienen la oportunidad de hablar y proponer qué es lo más relevante, con qué frecuencia los niños pueden moverse de la posición de sentados…

5. ¿Cómo se comportan mis hijos dentro del aula?

El tema del buen comportamiento incluye el respeto a los profesores y a los compañeros de estudio, al cumplimiento de las normas establecidas dentro de la escuela, cómo se relaciona con los demás niños. Seguramente si los niños tienen mal comportamiento, los maestros interpondrán la queja de inmediato con los padres.

Aún así, aunque no recibas quejas, es conveniente preguntar con frecuencia a los profesores de tus hijos. También es importante que recibas la buena noticia de que tus hijos son niños respetuosos, amables y amistosos.

6. ¿Cómo es la interacción de mis hijos con sus compañeros?

La escuela es el espacio donde el niño hace sus primeras amistades y también tienen sus primeros roces. Saber cómo se relaciona tu hijo con sus compañeros forma parte de su bienestar.

Los profesores de tus hijos deben informarte si estos comparten y juegan con sus compañeros en los descansos. también si son capaces de trabajar en equipo, cómo se comportan cuando está con su grupo de amigos…

7. ¿Cuáles son los procedimientos cuando un alumno se porta mal?

Esta es una pregunta fundamental. Debes saber si los profesores de tus hijos están a favor o en contra de los castigos, qué medidas se toman en caso de que existan problemas de conducta entre los niños.

El acoso escolar es una problemática creciente en todo el planeta. Es importante informarse sobre cuáles son los procedimientos en estos casos, tanto si tus hijos resultan ser las víctimas como si son los acosadores.

Lee este artículo: ¿Cómo saber si mi hijo hace bullying?

8. ¿Cómo puedo ayudar a que todo lo que me cuenten mejore?

Con frecuencia los padres dejan a los hijos en la escuela y no colaboran de ninguna forma con lo que ocurre dentro de esta. Se limitan a recibir la boleta de calificaciones o asistir a conversar con los profesores solo cuando son citados.

Ofrécete para ayudar en jornadas escolares o en cualquier actividad que requiera la participación de los padres. La educación es un trabajo conjunto. Tu apoyo a esa comunidad que es la escuela redundará en beneficio de tus hijos.

 

Te puede gustar