8 propiedades de las semillas de comino negro

Gracias a su aporte de nutrientes y compuestos antiinflamatorios, las semillas de comino negro pueden ser un gran aliado para nuestra salud, sobre todo cardiovascular y respiratoria

Las semillas de comino negro, también conocidas como semillas benditas o ajenuz, son una planta herbácea que pertenece a la familia de las Ranunculáceas.

Si bien estas son originarias de Siria, sus cultivos se extendieron por la cuenca mediterránea. En la actualidad, también podemos encontrarlas en África, Asía y la península arábiga.

Durante siglos se han valorado por sus aplicaciones medicinales, las cuales provienen de su alto contenido en aceites naturales, antioxidantes y activos antiinflamatorios.

Estas propiedades, junto a sus vitaminas y minerales, pueden ayudar a proteger el organismo contra varias enfermedades. Si quieres aprovecharlas, lo puedes gracias a varios usos culinarios de esta planta, así como a través de remedios naturales, muy útiles contra algunas dolencias.

En este artículo, compartimos contigo 8 de sus propiedades para que no dudes en tenerlas en cuenta como posible alternativa. Ahora bien, recuerda que el comino es solo un complemento. Nunca puede constituir un sustituto medicinal, y que, en cualquier caso debes llamar a tu médico. 

Una vez realizada esta advertencia, ¡es hora de que descubras los múltiples beneficios de las semillas de comino negro!

1. Ayudan a controlar el colesterol

Las semillas de comino negro pueden ayudar a combatir el colesterol.

Los ácidos grasos insaturados y antioxidantes de las semillas de comino negro pueden actuar de forma positiva sobre el colesterol.

Su asimilación en el organismo ayuda a remover el lípido que se acumula en las arterias y, por lo tanto, contribuye a evitar la arteriosclerosis y los problemas de presión arterial alta.

Ver también: Baja tus niveles de colesterol malo con estos 5 remedios caseros

2. Contribuyen a eliminar los metales pesados

En nuestro organismo, se pueden acumular partículas de metales pesados. De no ser eliminados, pueden llegar a  influir en la aparición de enfermedades crónicas.

El comino negro cuenta con un poderoso fitoquímico conocido como timoquinona, el cual ayuda a remover estos residuos para mantener la sangre y las células saludables.

3. Son útiles para la salud respiratoria

Las semillas de comino negro son útiles frente a algunos problemas respiratorios.

Los aceites orgánicos que contienen las semillas de comino negro tienen propiedades antihistamínicas, expectorantes y antibióticas. Estas pueden ayudar a proteger la salud respiratoria ante el ataque de agentes infecciosos como los virus y bacterias.

Así, por ejemplo, Su aplicación y consumo puede disminuir la congestión de las vías respiratorias y ayudar a controlar la producción excesiva de flemas.

De hecho, a veces pueden constituir un complemento para el tratamiento de trastornos respiratorios como el asma o la bronquitis. Ahora bien, no olvides nunca que el diagnóstico de un profesional es el que debe prevalecer en todo caso.

Quizás te interese: 5 remedios naturales para reducir los síntomas de la bronquitis

4. Las semillas de comino negro: aliadas frente al insomnio

Por sus propiedades calmantes, las semillas de comino negro se han empleado en la medicina tradicional como tratamiento alternativo contra los trastornos de sueño.

Sus activos ayudan a controlar los síntomas de la ansiedad y el estrés y, a su vez, participan en la segregación de las hormonas que ayudan a regular los ritmos circadianos.

Lee también: Vence al insomnio con estos cinco consejos 

5. Son útiles para prevenir la obesidad

Persona que padece obesidad.

Las personas que incluyen semillas de comino negro en su dieta suelen tener menos riesgo de sufrir sobrepeso y obesidad.

Aunque no es un ingrediente quemagrasas milagroso, sus antioxidantes y aceites ayudan a disminuir la acumulación de grasa en la circunferencia de la cintura y de la cadera.

Échale un ojo a: Conoce estos trucos mentales que te ayudarán a perder peso

Algunos los compuestos que contienen, tales como la timoquinona, o los ácidos grasos omega 3, contribuyen a la estimulación del funcionamiento del metabolismo y apoyan los procesos que transforman la grasa y los azúcares en energía.

6. Favorecen la cicatrización de la piel

El aceite esencial que se obtiene de estas semillas de comino es un efectivo complemento para promover la cicatrización de la piel, sobre todo ante heridas y quemaduras superficiales. Ello se debe a estas razones:

  • Su poder antiséptico ayuda a prevenir las infecciones en las zonas lesionadas. De paso, sus antioxidantes apoyan el proceso de regeneración.
  • Además, es útil de cara a mantener los niveles de colágeno estables. Esto es clave para mantener la piel saludable.

Te recomendamos leer: Soluciones naturales para atenuar las cicatrices

7. Ayudan a disminuir los dolores reumáticos

Algunos dolores reumáticos pueden ser aliviados con las semillas de comino negro.

Los ácidos grasos omega 3, unidos a los antioxidantes y minerales esenciales que contiene el comino, pueden llegar a favorecer el alivio de los dolores reumáticos causados por la inflamación de los tejidos.

Tanto su consumo como su aplicación externa pueden ayudar a reducir la severidad del dolor. Además, contribuyen a mejorar la circulación sanguínea en las zonas afectadas, lo cual es determinante para frenar los síntomas.

8. Son un complemento que ayuda a disminuir el riesgo de cáncer

Por su alta concentración de timoquinona, omega 3 y carotenos, las semillas de comino podrían funcionar como alimentos complementarios que nos ayudan a prevenir el cáncer.

Estos nutrientes esenciales ayudan a proteger las células contra los daños que les produce el estrés oxidativo y, además, contribuyen a remover las toxinas.

Por ello, también puede sernos útil para disminuir el riesgo de sufrir algunos cánceres como el de pulmón o riñón; así como los de próstata, hígado, colon o piel.

Te puede interesar: ¿Qué dice la OMS de la relación entre la carne y el cáncer?

¡Presta mucha atención!

Es importante mencionar que esta propiedad puede variar en cada paciente, dado que actúa en función de sus demás hábitos de vida.

Por otro lado, se requieren más investigaciones para comprobar cómo actúa contra las células cancerígenas. Además, es preciso saber que prevenir no significa curar. Productos como las semillas de comino nunca pueden acabar con un cáncer o detener su total aparición. 

Solo son un complemento que nos puede ayudar a prevenirlo. Por tanto, te volvemos a recordar la necesidad de consultar a un médico si crees que podrías estar ante un problema de salud grave. 

¿Incluyes esta especia en tu dieta? Si aún no te beneficias con sus propiedades, adquiérela en tiendas herbolarias y supermercados, e incorpórala en tus platos favoritos.

  • Iacobellis, N. S., Lo Cantore, P., Capasso, F., & Senatore, F. (2005). Antibacterial activity of Cuminum cyminum L. and Carum carvi L. essential oils. Journal of Agricultural and Food Chemistry. https://doi.org/10.1021/jf0487351
  • Gagandeep, Dhanalakshmi, S., Méndiz, E., Rao, A. R., & Kale, R. K. (2003). Chemopreventive Effects of Cuminum cyminum in Chemically Induced Forestomach and Uterine Cervix Tumors in Murine Model Systems. Nutrition and Cancer. https://doi.org/10.1207/s15327914nc4702_10
  • Taghizadeh, M., Memarzadeh, M. R., Asemi, Z., & Esmaillzadeh, A. (2015). The effect of cumin cyminum L. Intake on Weight Loss, Metabolic Profiles and Biomarkers of Oxidative Stress in Overweight Subjects: A Randomized Double-Blind Placebo-Controlled Clinical Trial. Annals of Nutrition & Metabolism. https://doi.org/10.1159/000373896