8 razones de la deficiencia de magnesio y cómo solucionarlo

El magnesio es un mineral fundamental para nuestro organismo. Por ello debemos procurar que la ingesta de productos que lo contengan sea la adecuada, así como evitar los hábitos que nos hagan perderlo

El magnesio es un mineral esencial para nuestra salud, ya que participa en la regulación del sistema nervioso, la relajación y contracción de los músculos y más de 300 reacciones químicas del cuerpo.

Hay expertos que sugieren que casi todas las enfermedades tienen que ver con las deficiencias de este nutriente.

Y es que, además de ser el más necesario para el equilibrio eléctrico del organismo, es uno de los más difíciles de absorber, dado que los riñones excretan una parte significativa.

Los problemas de memoria, las dificultades de aprendizaje y los constantes calambres musculares son algunas de las señales de la disminución o falta de este mineral.

Aunque al principio puede parecer algo normal, lo más conveniente es tratar de identificar la causa e iniciar un tratamiento oportuno.

En esta ocasión hemos reunido esos 8 motivos por los que bajan sus niveles y cuáles son los alimentos que lo contienen.

1. Poca ingestión en la dieta

Poca ingestión en la dieta

Una de las causas más comunes de este tipo de deficiencia es el bajo de consumo de aquellos alimentos que lo aportan de forma natural.

Las dietas desequilibradas y basadas en alimentos poco saludables hacen que se dificulte la absorción de los niveles adecuados de magnesio.

Lee también: 5 hábitos poco saludables que provocan indigestión y reflujo ácido

2. Problemas intestinales

Las afecciones que afectan la salud intestinal y de todo el sistema digestivo son otro responsable de la disminución de este mineral.

Como el cuerpo tiene problemas para llevar a cabo los procesos digestivos y la correcta absorción de los nutrientes, el magnesio se termina perdiendo.

3. Consumo de alcohol y laxantes

Depresion alcohol

Las toxinas que se acumulan a causa del consumo excesivo de alcohol y las alteraciones que ocasionan los laxantes también impiden una buena filtración de magnesio.

El alcohol altera la función de los riñones y también es uno de los culpables del agotamiento de este mineral en los tejidos del cuerpo.

4. Insuficiencia renal

El déficit de magnesio es una de las señales de insuficiencia renal. Sin embargo, pocas veces se detecta de forma oportuna, ya que los médicos no suelen incluir entre los exámenes la medición de los niveles de este.

No obstante, el estar diagnosticados con cualquier fallo en el sistema renal indica que hay que incrementar su consumo.

5. Algunos medicamentos

Algunos medicamentos

Fármacos como el cisplatino y ciertos antibióticos alteran el funcionamiento renal e inhiben la asimilación de magnesio.

Esto suele ser más frecuente entre los pacientes que están bajo algún tratamiento que implica ingerirlos durante tiempo prolongado.

6. Trastornos endocrinos

Las enfermedades endocrinas como la disfunción de la glándula tiroidea, la paratiroides y la diabetes también dificultan la absorción de este nutriente.

Sus reacciones en el cuerpo conducen a expulsarlo en mayores cantidades, lo que influye en su notable disminución.

7. Sobreesfuerzos físicos

Está claro que el magnesio es uno de los minerales esenciales para tener un buen rendimiento físico y mental.

Sin embargo, cuando se realizan sobreesfuerzos deportivos o laborales es común que sus niveles disminuyan.

8. Abuso de diuréticos

Una parte importante del magnesio se elimina a través de la orina. Por esto, cuando se consumen diuréticos en exceso suelen presentarse deficiencias importantes.

No importa si son diuréticos convencionales o naturales: su ingesta excesiva puede resultar perjudicial para la salud.

Visita este artículo: ¿Por qué perjudicial aguantar las ganas de orinar?

¿Cómo solucionar la deficiencia de magnesio?

Cloruro-de-magnesio-remedio-natural

La cantidad diaria recomendada de magnesio para los hombres es del 350 mg, mientras que para las mujeres es de 330 mg.

Esta se puede obtener a través de suplementos, baños de sales y lociones especiales; no obstante, la mejor forma de conseguirlo es a través de aquellos alimentos saludables que lo contienen.

Los que mencionamos a continuación son algunos de los más recomendados. Cada cantidad equivale al consumo de 100 g.

  • Cacao o chocolate amargo: 420 mg
  • Nueces del Brasil: 410 mg
  • Harina de soja: 230 mg
  • Almendras: 230 mg
  • Cacahuetes: 180 mg
  • Nueces: 180 mg
  • Avellanas: 180 mg
  • Judías: 60 mg
  • Pistachos: 160 mg
  • Jengibre: 130 mg
  • Legumbres: 120 mg
  • Cereales integrales: 120 mg
  • Semillas de girasol: 420 mg
  • Algas desecadas: 770 mg
  • Salvado de trigo: 611 mg
  • Caviar: 300 mg
  • Sal común: 290 mg
  • Orégano seco: 270 mg

Ten en cuenta que los niveles mencionados son aproximaciones y pueden variar según la calidad del alimento.

Además, fíjate que esa cantidad corresponde a cada 100 gramos, y no todos pueden ser ingeridos a tales niveles.

Trata de balancear tu dieta para incluir varios alimentos que aporten cantidades significativas.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar